08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministro Ábalos restó importancia a los acontencimientos asegurando que todo ocurrió de “forma asumible”

El aniversario del 1-0 se salda con acciones de los CDR y críticas de los sectores más duros del independentismo al President Torra

El primer aniversario del reférendum ilegal para derimir la autodeterminación de Cataluña ha dejado las imágenes esperadas de tensión en la calle. Sin embargo, la decisión de Quim Torra de fomentar las acciones de los Comités de Defensa de la República (CDR) ha puesto a su Gobierno ante la tesitura de dar avances en el llamado procés.

Las numerosas manifestaciones, que tomaron las calles de las principales ciudades catalanas, estuvieron salpicadas de abucheos y peticiones de dimisión al Govern y al propio Torra, con acusaciones de estar traicionando el "mandato" del referéndum de hace un año. "Desobediencia o dimisión", le han reclamado grupos de manifestantes.

Desde primera hora la jornada estuvo marcada por diferentes acciones de los CDR como los cortes en algunas carreteras y el boicot a peajes en la A-7. También en Girona un grupo de personas convocadas por los CDR ha cortado el tránsito del AVE por la localidad saltando a las vías. Por la tarde había marchas en ciudades como Tarragona, Lérida o Gerona, la mayoría de ellas ante las subdelegaciones del Gobierno.

Desde el Gobierno del PSOE se quitó importancia a los hechos acaecidos. El  ministro de Fomento, José Luis Ábalos,  aseguró que la jornada transcurrió “de modo asumible". Ábalos ha querido responder también al PP y a Ciudadanos asegurando que no había "hechos objetivos" que justifiquen la aplicación del artículo 155 en Cataluña, como están pidiendo estos dos partidos desde hace semanas y les exigió no entrar “en las provocaciones" de los independentistas.

El resumen de la jornada deja imágenes de una sociedad catalana tan dividida como hace un año y de una situación política que parece no avanzar hacia una solución clara. El “otoño caliente” que prometía el president de la Generalitat parece empezar a cumplirse, pero puede volverse en su contra como prueban las críticas desde los sectores más independentistas y los abucheos que recibió junto al President del Parlamente, Roger Torrent, en la manifestación ante la comisaria de Via Layetana en Barcelona

COMPARTIR: