13 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Asociación Independiente de Guardias Civiles ha denunciado a varios agentes autonómicos implicados en el altercado

Enfrentamiento entre la Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra por un incidente de tráfico en el túnel de Almandoz

El túnel de Almandoz (Navarra), escenario del enfretamiento entre guardias civiles y polícias forales
El túnel de Almandoz (Navarra), escenario del enfretamiento entre guardias civiles y polícias forales
La AIGC (Asociación Independiente de Guardias Civiles) ha denunciado ante el Juzgado de guardia de Pamplona a los policías forales de Navarra implicados en un incidente con dos guardias civiles el pasado lunes con motivo de una intervención de tráfico en el túnel de Almandoz. El colectivo de la Benémerita ha presentado esta denuncia “por si los hechos fueran constitutivos de varios delitos penales”.

Según la  AIGC, el lunes 11 de febrero, hubo una actuación en la carretera N-121-A en Almandoz (Navarra) después de que un camión cargado de pacas de paja dañara las luminarias, una de las cuales cayó sobre un vehículo. Este suceso desató un enfrentamiento entre los agentes de ambos cuerpos de seguridad por la competencia para atender y gestionar el asunto.

La Asociación Independiente de Guardias Civiles indicó que los guardias civiles fueron “abordados por al menos cuatro policías autonómicos, quienes rodearon el vehículo oficial impidiéndole marchar”. Además, el conductor del vehículo de la Guardia Civil fue obligado a realizar la prueba de alcoholemia, a la que accedió “para evitar un incidente de consecuencias impredecibles”, en la que dio 0,0 mg/l.  

El camión que causó el incidente en el túnel destrozó parte de la luminaria del túnel de Almandoz con su cargamento de paja.

Discusión por la competencia del caso

Todo empezó cuando la patrulla de la Guardia Civil se dirigió al lugar para identificar al conductor del camión causante del accidente con la luminaria y el túnel para completar la instrucción de las diligencias oportunas.  Una vez allí, una patrulla de la Policía Foral que se encontraba junto al vehículo implicado rechazó “entregarles la documentación del citado vehículo y del conductor, argumentando que, por orden de sus jefes, debían pedirla por el conducto reglamentario".

Cuando los guardias civiles terminaron de hablar con el conductor y de realizar las comprobaciones oportunas, se dispusieron  a marcharse cuando  “de forma sorpresiva fueron abordados por al menos cuatro policías autonómicos, quienes rodearon el vehículo oficial y dejándolo inmovilizado".

Hechos de “gravedad evidente”

La asociación de guardias civiles denuncia que  los hechos “revisten una gravedad evidente y suponen un ataque directo y sin precedentes por parte de estos policías autonómicos a la confianza, relación y colaboración que deben mantener los miembros de ambos cuerpos policiales". Por ello,  la AIGC se dirigirá al Ministerio del Interior y al Gobierno de Navarra para que “procedan a depurar las responsabilidades de todo tipo en las que hayan incurrido estos agentes de la Policía Foral”.

Ambos cuerpos de seguridad se enfrentaron por la competencia del incidente en el túnel de Almandoz. 

Ante el conflicto surgido por este incidente, la Agrupación Profesional de Policía Foral (APF) ha emitido un comunicado de apoyo a la actuación realizada por los agentes del cuerpo policial autonómico en dicho enfrentamiento con la Guardia Civil. Y, previendo la polémica que levantará el caso, añaden que “los posibles incidentes puntuales entre agentes que comparten una misma labor no pueden ser utilizados por ningún sindicato o asociación para ganar adeptos en el colectivo al que representan. Menos aún, que una asociación que dice representar los intereses de los guardias asentados en Navarra, politice y manipule los hechos, enmarcándolos en el debate sobre el posible traspaso de las competencias de tráfico a la Policía Foral".

COMPARTIR: