22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La asociación UniónGC dice que 20 vacantes en la frontera de Ceuta llevan cubriéndose con comisiones de servicio desde hace mas de tres años

Condiciones de los guardias civiles en las fronteras de Ceuta y Melilla: "Forzosas, quebranto económico y suspensión de permisos"

Miembros de la Guardia Civil. Foto: UnionGC
Miembros de la Guardia Civil. Foto: UnionGC
Desde UniónGC se ha solicitado al Ministerio del Interior que se adopten las medidas precisas para que los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla sean dotados con el personal permanente que sea necesario. Según ha denunciado esta asociación, 20 vacantes que existen en el puesto fronterizo de Ceuta llevan cubriéndose con comisiones de servicio desde hace mas de tres años, en algunos casos, comisionando al personal de forma forzosa.

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) ha registrado en la Jefatura de la Zona de la Guardia Civil de Cantabria, un escrito en el que se denuncia que, de manera periódica, se vienen comisionando a componentes de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) de Cantabria en labores de vigilancia de las fronteras de España con Marruecos. En UnionGC entienden que las citadas comisiones contravienen el marco jurídico que las regula y solicitan que se revierta la orden.

Según se ha señalado desde esta asociación, las comisiones contravienen el marco jurídico que las regula, entre otras cosas, por la necesidad de motivación de los actos realizados por la Administración. Dicha motivación tiene como objeto, tal como explican, "evitar que estos actos se realicen de forma arbitraria y que exista un control de la legalidad de los actos administrativos".

Los puestos a ocupar son 20 vacantes que, según UnionGC, existen en el puesto fronterizo de Ceuta, y que llevan cubriéndose con comisiones de servicio "desde hace más de tres años, en algunos casos comisionando al personal de forma forzosa", advierten.

"Esto demuestra -a su juicio- la dejadez de la Dirección General de la Guardia Civil para cubrir la demanda de ciertos puestos de trabajo, empleando para ello los mecanismos necesarios", según exponen.

Asimismo, los guardias civiles consideran que existe una "desviación de poder y abuso de derecho" por parte de la Administración, "contraviniendo el espíritu de la ley, no especificado los motivos que motivan dicha comisión", ya que, según añaden, "las circunstancias que acaecen en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla, lejos de ser extraordinarias, se han convertido en necesidades habituales que debían haber sido subsanadas con personal destinado y no comisionado".

Consecuencias de esta gestión

Desde UniónGC consideran que estas decisiones están causando "una serie de problemas a todos los guardias civiles destinados en este tipo de unidades". Por un lado, por "lo forzoso de la comisión en algunos de los casos". Por otro, por la "vulneración de los derechos en materia conciliación de la vida laboral y familiar de los agentes afectados".

La asociación incide, asimismo, en los "quebrantos económicos, al haber sido suspendidos los periodos de permiso que ya estaban solicitados, para fechas coincidentes con la comisión".

Ciudad de Ceuta

Esta situación provoca, según denuncia la asociación, la "merma de personal que se produce en todas las comandancias afectadas y en concreto en la de Cantabria, donde esta unidad es un importante pilar, tanto en la prevención de delitos como en el apoyo a otras unidades, en situaciones comprometidas".

Ante esta situación,  UniónGC ha solicitado al Ministerio del Interior "que se cese en el abuso de derecho y la desviación de poder en la que incurre, y se adopten las medidas necesarias para que los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla sean dotados con el personal permanente que sea necesario".

 

COMPARTIR: