07 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La ya exvicepresidenta valenciana ha alegado: “no voy a ser coartada para que expulsen a Compromís del Gobierno de Ximo Puig”

Mónica Oltra deja sus cargos políticos tras ser investigada sobre el encubrimiento del abuso de su exmarido a una menor

Mónica Oltra.
Mónica Oltra. / La exvicepresidenta del Gobierno valenciano.
La vicepresidenta del Gobierno valenciano y líder de Compromís, Mónica Oltra, ha dimitido de sus cargos y rechazado su escaño. Según ha declarado en una rueda de prensa, lo hace para que no se expulse “a Compromís del Gobierno”. La antigua vicepresidenta está imputada por presuntamente encubrir el abuso de su exmarido a una menor de edad tutelada. Hace un par de días, afirmó que no iba a dimitir porque “no existe prueba directa”.

Mónica Oltra —vicepresidenta del Gobierno valenciano y líder de Compromís—, ha presentado finalmente su dimisión. Lo ha hecho cinco días después de ser imputada por encubrir, presuntamente, a su exmarido en un caso de abusos a una menor tutelada. Según ha comentado en la rueda de prensa en la que ha comunicado su retirada, ha decidido apartarse para no “comprometer el cambio que se inició en 2015. No voy a ser su coartada para que expulse a Compromís del Gobierno".

Oltra ha afirmado marcharse “con la cara bien alta y los dientes apretados” y ha alegado que “ganan los malos”. Además, ha expresado que no solo va a dejar los cargos que ostenta en el Gobierno valenciano sino también el escaño que le pertenece en las Cortes. “No necesito estar aforada. Si no soy digna de estar en el gobierno, menos lo soy de estar en la Cámara de representación popular”, ha expresado. Al perder esta condición, el caso volverá al juzgado de instrucción.

Se negaba a presentar su dimisión

La semana pasada Oltra aseguró que no iba a presentar su dimisión pese a la imputación. La portavoz del Gobierno valenciano explicaba que era “coherente” y que su postura era “ética, estética y política, no es una postura personal, que es lo que me ha caracterizado siempre”. Añadía, además, que “lo único que cambia tras la imputación es que podré explicarme ante los jueces”.

Oltra compareció ante los medios de comunicación el pasado viernes tras el pleno del Gobierno. Allí justifico su decisión de mantenerse en el puesto defendiendo que el pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana señala que “no existe prueba directa” de que ordenara el supuesto encubrimiento. “Es la frase que define el auto”, subrayó Oltra ante la gran expectación generada por los medios.

Mónica Oltra.

Asimismo, la portavoz del gobierno valenciano también quiso explicar que no había hablado acerca de su imputación con Ximo Puig, el presidente valenciano: “No necesito hablarlo con el presidente, sabe perfectamente lo que hay, no necesitamos hablarlo”. Tampoco parece haberle comunicado hoy su dimisión. Además, Oltra, que se mostró muy tranquila en todo momento, subrayó que se sentía apoyada por el Consell y que ningún miembro del Gobierno valenciano le ha reclamado su dimisión.

Oltra también quiso defender su postura y recalcó sus diferencias con Francisco Camps, expresidente de la Generalitat. “He comparecido en innumerables ocasiones y he presentado toda la documentación. Nunca me he escapado del control de las Cortes ni de sus preguntas”. “Cualquier comparación con el comportamiento corrupto del PP es odiosa”, añadió.

Y por último denunció que “esto es una cacería política que viene de la extrema derecha y no tiene nada que ver con hacer justicia. Es una cuestión política”, y respecto a la presión que tiene que soportar de los medios que piden su dimisión concluyó diciendo que “la presión se aguanta”.

Mónica Oltra, imputada por encubrir abuso sexual

El jueves pasado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana imputó a Mónica Oltra, la vicepresidenta autonómica, por presuntamente encubrir el caso de abusos de su exmarido a una menor tutelada, por el que fue condenado en diciembre de 2019. Un hecho de gran relevancia ya que Oltra lideraba la consejería de Políticas Inclusivas, de la que dependen los centros de menores.

Luis Eduardo Ramírez, exmarido de Mónica Oltra.

Según el auto, existe “una serie de indicios que en su conjunto ponen en evidencia que diferentes funcionarios de la Conselleria de Igualdad y Políticas inclusivas pudieran haberse concertado con el fin de ocultar o dificultar la investigación de los abusos sexuales imputados” de la expareja de Oltra.

El Tribunal Superior aprecia indicios de que la líder de Compromís maniobró, junto a otras personas, para obstaculizar la investigación sobre su exmarido o incluso para proteger su propia carrera política. Esta decisión judicial sacudió el pasado jueves al Gobierno valenciano cuando la oposición reclamó la dimisión de Oltra o que el presidente valenciano, Ximo Puig, la destituyera. Sin embargo, Puig se limitó a manifestar su apoyo “ahora y siempre” a la justicia y explicó que la imputación de su vicepresidenta “en absoluto” afecta a la estabilidad de su Ejecutivo.

Además, el tribunal expone que los trámites que llevó a cabo la consejería una vez se conoció el caso de abusos no pueden entenderse como ilegales pero que, en su conjunto “hacen pensar que han sido elaborados con un propósito muy concreto de una muy dudosa legalidad”: beneficiar la situación procesal del marido de Oltra, o “tratar de proteger la carrera política” de la vicepresidenta. Además, señala el tribunal: “Cierto que no existe prueba directa que vincule esos singulares trámites con la aforada”, pero considera que los indicios “hacen pensar que fueron orquestados precisamente con ese fin”.

En la resolución, el tribunal también menciona las declaraciones públicas de Mónica Oltra, en las que aseguró que había sido ella la que había encargado el expediente administrativo sobre el caso de abusos. La propia vicepresidenta se desdijo, pero el tribunal opina que “no por ello deja de ser un elemento a considerar”. Y  por todo esto, abre diligencias “con el fin de investigar hasta qué punto esa sospecha inicial tiene la entidad suficiente como para permitir que el proceso pueda continuar su curso ordinario”.

COMPARTIR: