27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Onalia Bueno ha pedido la dimisión del Delegado del Gobierno en Canarias y ha llevado a los tribunales la situación del muelle de Arguineguín

La alcaldesa de Mogán, indignada por las políticas "nulas" de Pedro Sánchez en inmigración

Inmigrantes en Arguineguín.
Inmigrantes en Arguineguín. / Ayuntamiento de Mogán
Onalia Bueno, alcaldesa de Mogán, siente que el municipio está desamparado ante la inacción del Gobierno central. La presión migratoria no cesa en el muelle de Arguineguín y el hacinamiento de las personas que llegan a sus costas es ya una estampa habitual. Incluso han surgido también desencuentros a nivel local, como la negativa en agosto del Ayuntamiento de Agüimes a levantar un centro de acogida con carácter temporal en el polígono de Arinaga.

Más de 17.000 inmigrantes han llegado a Canarias en lo que va de año. Estos números, solo comparables a los de la crisis de los cayucos de 2006, han puesto contra las cuerdas al municipio de Mogán, incapaz de gestionar la alta presión migratoria a la que hace frente cada día el campamento del muelle de Arguineguín. Onalia Bueno, alcaldesa de Mogán, clama al Gobierno central por soluciones que contribuyan a abordar esta situación.

En una entrevista a la Cadena Ser, Bueno, del partido político Ciudadanos para el Cambio, denunció el pasado martes la inacción del Gobierno en este asunto. “No entiendo cómo este Gobierno, que se dice progresista, puede permitir esto”, sentenciaba. Además, ese día se había conocido que la policía había recibido órdenes para sacar a más de 220 inmigrantes del campamento y dejarlos en la calle, una decisión que cogió por sorpresa tanto al ayuntamiento como al Gobierno de Canarias. Por este motivo, consideró que el Ejecutivo “estaba más preocupado en cómo resolver este lío mediático y político”.

La citada orden causó indignación tanto en las Islas como a nivel nacional y propició que la alcaldesa pidiera el cese del Delegado del Gobierno en Canarias. “Solicito la dimisión del Delegado del Gobierno en Canarias porque en ningún momento ha estado a la altura de las circunstancias, y también apelo al Gobierno de España a tomar cartas en el asunto de forma urgente e inminente”, informó el pasado martes en un comunicado.

Incluso fue la propia Bueno la que avisó al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, quien no había recibido ninguna noticia al respecto. Sigue siendo una incógnita la autoría de la orden, lo que ha puesto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el centro de la polémica. Este se ha limitado a decir que se ha abierto una investigación al respecto.

El Presidente de Canarias se pronuncia sobre la orden a los policías de expulsar a inmigrantes del campamento.

 Denuncia por la situación del muelle de Arguineguín archivada

De hecho, el Ayuntamiento de Mogán presentó una denuncia a finales de octubre por las pésimas condiciones en las que se encuentran las personas que pernoctan en el muelle de Arguineguín. Según la regidora, el consistorio ya había agotado las vías institucionales y no les quedaba otro remedio que interponer la denuncia para evitar “que continúe la vulneración de los derechos humanos en ese campamento”. “Un juez tendrá que comprobar el atropello a los derechos humanos que se está realizando. Hemos esperado suficiente y ofrecido mucho tiempo al Gobierno de España para que actuara con diligencia”, lamentó hace casi un mes la alcaldesa en un comunicado.

Este lunes se ha conocido que el Juzgado de Instrucción nº 2 de San Bartolomé de Triana ha declarado el sobreseimiento libre y el archivo de la denuncia. Según la autoridad judicial, no se reúnen los caracteres de delito necesarios, si bien reconoce que los inmigrantes irregulares que permanecen hacinados en Arguineguín se encuentran “en una situación deplorable”. El 13 de noviembre este juzgado ordenó una inspección ocular al campamento para “conocer los hechos manifestados en la denuncia”, pero en esta no se apreciaron indicios delictivos.

Patinazo de Marlaska

Tampoco han sentado nada bien en el municipio las recientes palabras de Grande-Marlaska sobre el tiempo que los inmigrantes permanecen en Arguineguín. En una entrevista al programa Espejo Público, el ministro garantizó que las personas migrantes nunca están más de las 72 horas que establece la Ley tras las cuales pasan a estar a disposición del régimen de acogida. Las declaraciones dejaron estupefacto al Gobierno regional y llevaron al presidente autonómico a afirmar en el Parlamento de Canarias que Marlaska “se equivoca gravemente”.

Inmigrantes en Arguineguín. | Foto: Ayuntamiento de Mogán

Por estas razones, Onalia Bueno está condenando de forma pública y reiterada las políticas que se encuentra realizando el Gobierno de Pedro Sánchez en relación con la crisis migratoria, a las que califica como “nulas”. También denunció que la Delegación del Gobierno en Canarias “miente al indicar a los medios de comunicación que desconocía que se habían liberado más de 220 personas migrantes en las calles de Arguineguín”.

En esta línea también se ha posicionado la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias, a la que pertenece Mogán. La Asociación “reclama a las autoridades españolas y europeas una solución al drama social y humano de los migrantes”. En concreto, la AMTC exige al Gobierno central, a la par que a la Unión Europea, “una solución inmediata para resolver la situación de los migrantes hacinados en un campamento que no reúne unas condiciones dignas y que se suma a las tristes y lamentables circunstancias en las que estas personas se han visto obligadas a llegar a Canarias”.

Desencuentros a nivel local

Pero lo cierto es que los desencuentros entre las autoridades locales y autonómicas y el Ejecutivo central no son los únicos que han existido. En el pasado mes de agosto, la tensión política se vivió también entre instituciones de Gran Canaria. El Ayuntamiento de Agüimes, otro municipio de la Isla, rechazó levantar un centro de acogida temporal en el polígono de Arinaga, lo que hubiera ayudado a aliviar la presión en el muelle de Arguineguín. Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria y exalcalde del municipio, habría estado también detrás de esa negativa del consistorio, según denunció el portavoz del Partido Popular en Canarias, Marco Aurelio Pérez.

Por ello, en septiembre, el grupo popular en el Cabildo criticó la “despreocupación y el desinterés” de Antonio Morales, del partido político Nueva Canarias. El portavoz del PP incidió en que el presidente de esta institución había pasado el mes de agosto de vacaciones mientras repuntaba la inmigración con fuerza y que, además, trató de retrasar un pleno en el que abordarían la situación migratoria. Según Pérez, se produjo para “restar trascendencia al debate”, ocultando la inacción del presidente.

Por otro lado, si bien la situación continúa siendo preocupante en Arguineguín, en los últimos días ha comenzado el proceso de desmantelamiento que prometió el ministro de Interior. Y es que ya se ha finalizado la preparación del nuevo Centro de Acogida Temporal a Extranjeros en Barranco Seco (Las Palmas de Gran Canaria). Por ello, se han reubicado más de 400 inmigrantes en estas instalaciones, dejando en 592 las personas que han dormido en el puerto del municipio de Mogán el pasado fin de semana.

El número es alto, pero queda lejos de los más de 2.300 inmigrantes que pernoctaban allí hace menos de dos semanas. Muchos han sido realojados en complejos turísticos o instalaciones públicas como el colegio León, en Gran Canaria, que se sumó a principios de mes a la red de acogida.

COMPARTIR: