05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Monseñor Escrivá de Balaguer, su fundador, llegó a Pamplona en 1937 tras pasar por Burgos y huir del Madrid republicano del inicio de la Guerra Civil

Setenta años de la implantación del Opus Dei en Navarra con las miras puestas en Madrid

El Cierre Digital en
/ Escrivá de Balaguer.
El Opus Dei celebró en octubre el 70 aniversario de su implantación en Pamplona, ciudad en la que cuenta con las poderosas Universidad de Navarra y la Clínica Universidad de Navarra, amén de otros negocios educativos.

Alrededor de 1.700 personas participaron el pasado 8 de octubre en una misa de acción de gracias organizada por la Universidad de Navarra del Opus Dei, prelatura que este pasado 17 de octubre cumplió siete décadas en la Comunidad Foral. 

El vicecanciller Ignacio Barrera explicó en la eucaristía que "hace setenta años, con la bendición y el ánimo de san Josemaría Escrivá, llegó a Pamplona don Ismael (Sánchez Bella). Le prestaron unos miles de pesetas y unas aulas. Él y quienes se unieron a la aventura semanas después pusieron el trabajo, la magnanimidad y la confianza en Dios. También el afán de servir a sus semejantes, de buscar la verdad y de llegar al conocimiento del hombre, del mundo y de Dios". 

"Reiteramos ahora el deseo de seguir siempre las huellas de san Josemaría. La generosidad y la magnanimidad son algunas señas de nuestra identidad. Las vemos hechas vida en los primeros que llegaron, en tantos profesores, alumnos y otros trabajadores que nos precedieron -muchos celebran con nosotros este aniversario desde el cielo- y en los que hoy trabajan en todos los campus de la Universidad", añadió. 

De cuando Escrivá de Balaguer se enamoró de Navarra

Josemaría Escrivá de Balaguer consiguió escapar del Madrid republicano de los inicios de la Guerra Civil y llegó a Burgos. El fundador del Opus Dei parece ser que encontró cierta tranquilidad vital a finales de 1937 en la Pamplona carlista controlada por Emilio Mola

El religioso oscense visitó en el invierno del 37 al obispo de la diócesis de Pamplona, monseñor Marcelino Olaechea. Y allí se quedó maravillado con una ciudad serena tan entregada a la religión. Este viaje, sin duda, influyó en que la prelatura que fundó eligiese Pamplona como sede del todopoderoso Estudio General de Navarra-Escuela de Derecho, que nació en 1952 y poco después se convertiría en la Universidad de Navarra en la que los cachorros del régimen franquista daban sus primeros pasos públicos. 

"La Universidad de Navarra nació por un querer de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, que ya en 1951 había tomado la decisión de poner en marcha un centro universitario en Pamplona. Había entonces, en España, doce universidades", explican desde la Universidad de Navarra. 

En abril de 1952, los catedráticos Amadeo de Fuenmayor y José Mª Albareda viajaron a Pamplona, donde se reunieron con el obispo, monseñor Enrique Delgado, y presentaron el proyecto a la Diputación Foral de Navarra, que prometió su apoyo. Se fijó el nombre de Estudio General de Navarra, ya que la ley no admitía entonces universidades no estatales. San Josemaría encargó a Ismael Sánchez Bella, catedrático de Historia del Derecho, su puesta en marcha, recuerdan desde la Universidad. 

Escriva2

Universidad de Navarra. 

En 1958, la Universidad de Navarra puso en marcha una Escuela de Periodismo que se convirtió en faro de la profesión, mientras el Opus Dei copaba en Madrid los puestos clave en la dictadura gracias a los tecnócratas liderados por Laureano López Rodó que iban a modernizar España para desasosiego de los ortodoxos y autárquicos 'camisas azules' que ganaron la Guerra Civil. 

Y en 1962 abrió sus puertas la prestigiosa Clínica Universidad de Navarra, que nacía al calor de la Escuela de Medicina y de Enfermería que se habían inaugurado en 1954. Esta clínica abrió sede en 2017 en la Comunidad de Madrid, donde han puesto en marcha la unidad de Protonterapia (terapia con protones) más avanzada de Europa.

El discurso más desinhibido de Escrivá de Balaguer 

El fundador del Opus Dei aseguró que la Universidad de Navarra aspiraba "a que en todas sus actividades esté presente la conciencia de que el trabajo es testimonio de la primacía del hombre sobre las realidades materiales, medio de desarrollo de la propia personalidad, vínculo de unión entre los seres humanos y un modo fundamental de contribución al progreso de la humanidad". 

En 1960 el Ayuntamiento de Pamplona convirtió a Escrivá de Balaguer en hijo adoptivo de la ciudad, título que no se atrevió a quitárselo ni EH Bildu. Y el discurso del religioso fue al menos llamativo: "Señor alcalde: al recibir de vuestras manos el honroso título, no voy a caer en la falsa humildad de decir que no merezco tan alta distinción. Si lo hiciera, faltaría a la verdad y causaría agravio a vuestra justicia, pues no cabe mayor prueba de cariño que ésta que yo he dado a Pamplona"

Escrivá de Balaguer tenía mucha confianza en relacionar al Opus Dei con Pamplona y así lo expresaba: "Queremos que en este ambiente, propicio para la reflexión serena, se cultive la ciencia enraizada en los más sólidos principios y que su luz se proyecte por todos los caminos del saber".

En 1968 la Universidad de Navarra se abría a los extranjeros, que hoy en día copan sus aulas, y Escrivá de Balaguer aseguraba que la institución "se abre ahora en todos los países a nuevos campos, hasta hace poco inéditos, incorpora a su acervo tradicional ciencias y enseñanzas profesionales de muy reciente origen y les imprime la coherencia y la dignidad intelectual, que son el signo perdurable del quehacer universitario"

El Opus en pleno franquismo

El periodista Patxi Zamora detalló en Naiz los innumerables favores que recibió el Opus del franquismo: "La Diputación navarra ofreció el edificio de la Cámara de Comptos y el del Museo de Navarra para la incipiente facultad de Derecho, y luego construyó gratis la de Medicina y Farmacia. El Ayuntamiento de Pamplona les regaló el terreno del actual Colegio Mayor Aralar y abrió el expediente de expropiación de otros 900.000 metros cuadrados, a la vez que la banca pública le concedía créditos en unas condiciones tan ventajosas que diversos medios de comunicación en el Estado francés publicaron reportajes al respecto".

"El mayor contratiempo que sufrió el Opus Dei en estos primeros años se produjo con la llegada al consistorio de unos ediles que marcaron época en cuanto a la defensa de los intereses de la ciudadanía. Miguel Ángel Muez, Jacinto Martínez Alegría y Jesús Velasco se enfrentaron a la apisonadora opusiana paralizando la expropiación de los terrenos que se dedicarían al campus. Ésta hubo de ser aprobada por el Consejo de Ministros, capitaneado por Carrero Blanco, forzando al Ayuntamiento a pagar 500 millones de pesetas a los propietarios para, de forma inmediata, donarlos al Opus", añadió. 

La segunda empresa más grande de Navarra

El Opus Dei es hoy en día dueño de la segunda empresa de Navarra solo por detrás de Volkswagen, ya sus negocios suman alrededor de 4.500 empleados. La Universidad, que cuenta con más de 10.000 alumnos, sigue pesando mucho en la Comunidad Foral. 

La prelatura quiere recuperar en Navarra la influencia perdida en la pasada legislatura. Y es que el Gobierno foral liderado por Uxue Barkos decidió cortar un convenio que permitía durante 30 años que 8.000 personas, trabajadores y familiares de la organización católica, fueran atendidos en la Clínica Universidad de Navarra con cargo a todos los navarros

Clinica2

Clínica Universidad de Navarra en Madrid. 

Barkos decidió que esos cinco millones de euros anuales que se destinaban al uso y disfrute del entorno opusino nutrieran a la Sanidad pública. La expresidenta navarra reconoció en una entrevista que no fue fácil echarle un pulso a los nuevos 'reyes de Navarra'.

"Como me decía recientemente un alto cargo del Opus Dei, esta institución ha vivido muy cómoda con las administraciones anteriores y creo que este es el  momento de que el Opus Dei aprenda a convivir con gobiernos de signo completamente diferente y seguramente mucho más incómodos, pero también es el momento de que la sociedad navarra aprenda a convivir con una entidad que también ha traído mucho y bueno a Navarra. Pero es muy importante delimitar claramente los ámbitos de actuación. Creo que estaban demasiado entremezclados", aseguró. 

Sus antecesores favorecieron al Opus

Los antecesores de Barkos favorecieron al Opus: los socialistas Gabriel Urralburu y Javier Otano permitieron el citado convenio ventajoso y los regionalistas Miguel Sanz y Yolanda Barcina también lanzaron ciertos guiños a la prelatura. 

Sanz entregó a la Universidad de Navarra la Medalla de Oro de la Comunidad Foral y aseguró que era "de justicia reconocer y agradecer los notables efectos generados por aquella gran decisión adoptada por el beato Josemaría Escrivá de Balaguer, por la elección de Navarra como sede de la universidad pensada por él para impartir a alumnos de toda España y de otros países, una formación basada en los principios cristianos y encaminada al servicio de la sociedad".

Yolanda Barcina, que presidió la Comunidad Foral durante una legislatura, mantuvo su apoyo sobre una de sus vicepresidentas, Lourdes Goicoechea, que fue acusada de presionar a funcionarios públicos para que permitieran ventajas fiscales al Opus.

El actual alcalde de Pamplona, el regionalista Enrique Maya (que ha ejercido durante más de tres décadas como profesor de la Universidad de Navarra), amagó con cerrar un centro público de FP para cederle sus terrenos al Opus, pero la presión popular lo evitó. 

COMPARTIR: