23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Enrique Maya no podrá aprobar los presupuestos de 2022 por la negativa de los tres grupos progresistas del Consistorio de la capital navarra

Temor en UPN a perder el Ayuntamiento de Pamplona por una moción de censura de EH Bildu y PSOE

/ Maya
Navarra Suma (UPN) teme que una moción de censura participada por EH Bildu y PSOE deje sin la vara de mando al alcalde de Pamplona, Enrique Maya, que verá cómo ambos grupos se unen a Geroa Bai para tumbarle el 30 de diciembre los presupuestos de 2022.

Navarra Suma (UPN) teme perder el control de su gran plaza, Pamplona. Y es que los tres grupos progresistas de la oposición, que forman mayoría en el consistorio, están uniendo sus fuerzas para complicarle la gobernanza.

El alcalde Enrique Maya previsiblemente verá rechazados sus presupuestos de 2022 en el pleno que se celebrará este próximo 30 de diciembre. El edil creía que los iba a aprobar gracias a su voto de calidad en caso de empate porque a EH Bildu le faltaba un concejal: Joxe Abaurrea, que ha dimitido tras ser condenado por unos incidentes acaecidos antes del lanzamiento del txupinazo de Sanfermín 2019.

Pero finalmente la Junta Electoral ha dado luz verde a la sustitución de Abaurrea. Y este hecho posibilitará que los grupos progresistas tumben los presupuestos, salvo pacto sorpresa de Navarra Suma y PSOE.

La sustitución también enfría la moción de censura que había sido anunciada por Geroa Bai, que aseguró que iba a intentar descabalgar a Maya si este se aprovechaba de la ausencia de un compañero de corporación y salvaba los presupuestos a pesar de su minoría.

En la oposición existe un gran enfado porque Maya incumplió varios puntos de su acuerdo presupuestario de 2021 con el PSOE, porque va a apostar por endeudar Pamplona en 26 millones para "obras megalómanas" y porque "las previsiones de ingresos no se ajustan a la realidad".

Otras polémicas en el Ayuntamiento de Pamplona

Los presupuestos no son la única polémica para UPN ya que la responsable de Comunicación del Ayuntamiento de Pamplona, Edurne Elío, puso en duda hace unos días el protocolo de agresiones sexistas del Ayuntamiento de Pamplona en una jornada de comunicación llamada Des-Encuentros.

Enrique Maya. 

La Plataforma de mujeres contra la violencia sexista de Navarra afirma que las declaraciones "echan por tierra, no solo el trabajo que desde hace décadas ha hecho el movimiento feminista de manera conjunta con el movimiento popular y la ciudadanía, sino el de la propia institución en contra de las agresiones sexistas en el ámbito festivo".

Elío, según este colectivo, "se recreó en imágenes que en reiteradas ocasiones se ha pedido que no se difundan, porque son vejatorias para las mujeres y porque no representan el modelo festivo que queremos para nuestra ciudad". Y afirmó que el caso de 'la Manada' fue el más grave ocurrido en las fiestas de San Fermín, a pesar de que hace unos años fue asesinada la joven Nagore Laffage.

Palos políticos

EH Bildu, Geroa Bai y PSN afirman que Elío se mostró "en contra de que se visibilicen y denuncien todas las agresiones sexuales y sexistas que se cometen en Sanfermines". "Consideramos gravísimo este cuestionamiento público de la actuación del Ayuntamiento en contra de las agresiones sexistas por parte de quien ostenta hoy la máxima responsabilidad del área de Comunicación", añaden.

Los partidos dicen que este posicionamiento "constituye un ataque a la línea de flotación de uno de los ejes estratégicos de un protocolo que ha concitado el consenso y el apoyo tanto del movimiento feminista como de las distintas áreas municipales, responsables del Servicio Municipal de Atención a la Mujer y profesionales especializadas en violencia machista".

COMPARTIR: