20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La victoria socialista en las urnas y la continuidad de Pedro Sánchez auguran la continuidad del proceso a expensas de la decisión en el Supremo

A punto de cumplirse 80 años del Desfile de la Victoria, así está el proceso sobre la exhumación de Francisco Franco

El Desfile de la Victoria recorrió las calles de Madrid con miles de soldados marchando
El Desfile de la Victoria recorrió las calles de Madrid con miles de soldados marchando
El 19 de mayo de 1939 Madrid asistía al conocido como Desfile de la Victoria por sus calles. Ahora que se acerca el 80 aniversario de aquel episodio de la historia de España, la victoria de Pedro Sánchez y su probable continuidad en la Moncloa alimentan la incertidumbre sobre el final del proceso de exhumación que él abrió.El BOE ha pubilcado ya un real decreto aprobado por el Gobierno que concede al Estado la titularidad del panteón del cementerio de El Pardo donde irían los restos de Franco.

Este mes de mayo se cumplen los 80 años de aquel desfile. Un mes en el que el país celebra elecciones autonómicas, municipales y europeas, y que acaba de salir de otras, las generales. Unos comicios que han dado el triunfo al Partido Socialista, cuyo líder, Pedro Sánchez, tiene preparado otro desfile para los restos de Francisco Franco, pero será en la más estricta intimidad. Todo parece estar listo para que los restos del dictador sean exhumados y abandonen el Valle de los Caídos con destino a otro lugar, casi seguro al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo.  

De hecho, este domingo, el BOE ha publicado un real decreto aprobado por el Gobierno concede a la Administración General del Estado la titularidad del panteón del cementerio de El Pardo donde serían trasladados los restos de Franco y que hasta ahora pertenecía a Patrimonio Nacional

El Desfile de la Victoria daba paso a cuarenta años de dictadura. 

Los bienes de Patrimonio Nacional, por normativa, están destinados a uso y disfrute de la Familia Real, por ello, al pasar el panteón de El Pardo a la Administración del Estado, este puede disponer del citado lugar y concederle el destino que elija. La venta, alquiler o regalo estarían incluidas entre las posibilidades. 

Antes de la celebración de los comicios, el Gobierno, ahora en funciones, de Pedro Sánchez, convulsionó a todos anunciando su intención de trasladar los restos del  dictador y acabar con la peregrinación en el Valle de los Caídos, un lugar financiado por los fondos públicos, por tanto, pagado por todos los españoles. No pudieron llevarlo a cabo porque se convocaron elecciones y, además, la familia Franco y la Fundación Francisco Franco han intentado con un recurso por la vía contencioso-administrativa detener y retrasar el proceso. Sin embargo, con la reciente victoria socialista en las urnas, Sánchez se ve legitimado para llevar adelante este proyecto que era uno de los principales objetivos de su Gobierno.  

Un hecho significativo es que en todo este tiempo, hasta la reciente publicación en el BOE del mencionado traspaso de titularidad del panteón de Mingorrubio, en El Pardo, la familia Franco no ha facilitado o propuesto un lugar alternativo para trasladar los restos del dictador, tal y como ofreció el Gobierno ahora en funciones de Sánchez. Confían en el procedimiento judicial abierto, pero su silencio en estas semanas, parece no dejar más opciones al Ejecutivo en funciones para continuar con su objetivo.   

10 de junio, fecha límite 

La última fecha proporcionada como factible para la exhumación es el 10 de junio próximo, aun con el recurso interpuesto por el abogado que representa a la familia Franco, Luis Felipe Utrera-Molina. Ellos mantienen la esperanza y confían en algún movimiento del Supremo, incluso durante la campaña electoral. Lo que es poco probable. La familia ya declaró que daría la batalla, al menos en público. Por ello, según su letrado, están dispuestos a llegar hasta el Tribunal Constitucional.  E incluso, como ha declarado el propio Utrera-Molina en alguna ocasión, “en el caso de que el Supremo suspendiese la exhumación, todavía habría que esperar a la sentencia definitiva”.

El Valle de los Caídos recibe todavía a miles de visitantes. 

Mientras tanto, en los cuatro primeros meses de 2019 las visitas han aumentado un 67,02% con respecto al mismo periodo de 2018. En enero hubo 19.686 visitantes,  24.705 en febrero,   36.893 en marzo y en abril, 36.757.

La inminente resolución del contencioso ha provocado un efecto llamada de seguidores y visitantes ante la todavía tumba en el Valle de los Caídos. A pesar de todos los obstáculos, incluidos los de los benedictinos que habitan la Basílica del Valle, parece algo imparable y que tendrá un desenlace, a juicio de muchos expertos, pacífico, ordenado como corresponde a una democracia que respeta los derechos fundamentales de todos sin excepción.

COMPARTIR: