26 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Javier Esparza aseguraba en 2017 que su partido, socio de PP y Ciudadanos, apostaba "por la vertebración del territorio foral"

La apuesta del presidente de UPN por la cocapitalidad de Tudela resquebraja el partido navarro

/ Javier Esparza. Foto: Parlamento de Navarra.
El alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, visitó el Parlamento de Navarra con el ánimo de exigir la cocapitalidad de Navarra para la ciudad que gobierna. El edil de la coalición Navarra Suma pretende que el Ejecutivo foral inyecte cada año más de 5 millones de euros a la capital de la Ribera por ofrecer servicios a otros municipios de su comarca.

El fenómeno literario de la 'España vaciada' ha provocado que se genere una gran sensibilidad social hacia los municipios menos poblados del Estado. Prácticamente todos los partidos políticos, quizás por electoralismo, quieren hacer bandera de la lucha por hacer sobrevivir los pueblos.

Y en esta tarea destaca el PSOE, que decidió que Teresa Ribera se convirtiera en ministra de Transición Ecológica... y Reto Demográfico. Y en este 'reto demográfico' se encuadra la lucha estatal por combatir el éxodo rural.

El PSOE se contradice

Varios gobiernos regionales del PSOE dicen batallar en favor de la vertebración territorial. Pero lo cierto es que, mientras no se lance una fiscalidad específica para la 'España vacía' similar a la Canarias, muchas de estas políticas son marketing en vez de acciones que ayuden a frenar la dinámica poblacional.

María Chivite, presidenta de Navarra, ha sido una de las que más está apostando por la cohesión territorial, al menos de forma dialéctica. Y es que los socialistas, a la vez que dicen defender a los pequeños municipios, están preparando unas partidas extraordinarias para 'cabeceras de comarca' en la Comunidad Foral.

La presidenta navarra María Chivite. Foto: Parlamento de Navarra.

O sea, que el PSN-PSOE va a inyectar millones de euros en varias ciudades navarras (Tudela, Estella o Sangüesa) y quizás rebaje las partidas económicas anuales que reciben los municipios más pequeños de la autonomía.

UPN se lanza en tromba en favor de la cocapitalidad de Tudela

Unión del Pueblo Navarro (UPN) también dice defender la cohesión territorial y su líder, Javier Esparza, aseguró hace cuatro años que esta formación regionalista creía "en la vertebración del territorio" de la Comunidad Foral.

No parece demostrarlo este socio de PP y Ciudadanos ya que esta semana se lanzarán a defender en el Parlamento de Navarra la concesión del Gobierno foral a Tudela de una carta de capitalidad que podría llevar aparejada una inyección anual en torno a los 5 millones de euros (con el ánimo de compensar los servicios que presta a pequeñas localidades vecinas).

Esta intentona no cae a gusto de todos ya que la Agrupación Ribera de Izquierdas (ARIZ) asegura que está en contra de todas las cartas de capitalidad por ser estas herramientas "una práctica insolidaria y contraria al equilibrio territorial".

Polémica a la hora de cuantificar la cantidad

El Ayuntamiento de Tudela exige 5,6 millones de euros al Gobierno de Navarra tras realizar un informe sobre el que pesan algunas sombras. Aun así, el alcalde de la ciudad, Alejandro Toquero (Navarra Suma), hace oídos sordos a las polémicas y dice que este trabajo "comenzó a gestarse el año pasado y ya está en poder de la presidenta de Navarra, María Chivite; yo se lo entregué personalmente hace unos días".

Pero el digital navarro e-Ribera.com ha desvelado que el Ayuntamiento de Tudela en el citado informe "omite en todo momento los ingresos directos que obtiene por ejercer de faro industrial y comercial de la zona (IAE), los beneficios que cuentan sus ciudadanos por tener servicios 'en la puerta de casa' o la tasa de actividad que se genera en su suelo".

"Ni tampoco señala los ingresos indirectos que logra gracias a contar con servicios en su municipio que en muchas ocasiones en realidad son ofrecidos y sufragados por administraciones como Gobierno de Navarra o el Gobierno de España", añaden.

El citado medio asegura que Tudela tan solo cuantifica los supuestos gastos que se le derivarían a la "población de derecho" (sus empadronados) por ofrecer servicios a la "población de hecho", otros riberos.

El propio informe reconoce en su página 19 que "no existe evidencia específica que permita calcular la parte del presupuesto (de Tudela) que está destinada a proveer servicios específicos de capitalidad" y en el aparado 'Metodología y cuantificación' admiten que es complicado cuantificar la cantidad exigida al Ejecutivo foral porque "no existe una guía única para hacerlo".

E-Ribera además cuenta que la cifra económica reclamada resulta tras hacerse un "cálculo directo desde el análisis coste-beneficio-impacto" que se mezcla con el 9,4% que el economista catalán Albert Solé-Ollé sostuvo hace quince años que le parecía una cifra porcentual idónea para que sean reclamados por un municipio que ejerza de cabecera de comarca siendo menor de 75.000 habitantes.

El digital señala que "resulta sorprendente que el trabajo de la carta de capitalidad de Tudela se apuntale sobre un porcentaje que no está pensado específicamente para Tudela y que además no recoge ninguna singularidad sobre los servicios que presta en la zona (ni sobre las particuliaridades de la Ribera)".

Y aseguran que "más de cien páginas" del informe "se sostienen sobre la 'estimación tipo' de Solé-Ollé y por una regla de tres: han dividido el presupuesto anual de Tudela (alrededor de 45 millones de euros) entre su número de empadronados (en torno a 36.000) y ese gasto per cápita lo han multiplicado por el 9,4% de la población del resto de municipios riberos (52.000). ¿Resultado con más dudas que certezas? 5,6 millones de euros".

Fuentes cercanas a UPN señalan a Elcierredigital.com que en el partido "existen cada vez más voces que dudan de que Tudela deba exigir la carta de capitalidad antes de que Javier Esparza pida una mejor financiación para otros municipios más pequeños y con más problemas económicos".

COMPARTIR: