25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sombras en el oasis nacionalista: los casos de corrupción que acechan al PNV

Hasta no hace mucho tiempo los nacionalistas proclamaban los menores niveles de corrupción y la mayor transparencia en la política vasca como seña de identidad del autogobierno. Incluso el PNV aseguraba que ese tipo de comportamientos irregulares no encajaban con “los valores del partido, ni con la cultura política vasca”.

En realidad, la autoproclamada limpieza ética convertida entre “ellos y nosotros”, nacionalistas versus constitucionalistas, nunca lo fue. La historia lo demuestra y vamos a contarla.

Todo comenzó a cambiar en 2009 con el primer caso más sonado de corrupción del PNV, el “caso De Miguel”, una trama de políticos y empresarios que se valieron de una red de sociedades para el cobro de comisiones ilegales y la adjudicación de contratos públicos, donde el cabecilla de la trama era Alfredo De Miguel y todos actuaban como si fuera la mafia siciliana. Y todos ellos, de uno u otro modo, estaban vinculados al PNV.

Otros de los casos más sonado es el “Caso Margüello”,una trama que va desde 1996 al 2009 , donde se firmaron contratos ilegales entre empresas ligadas a tres médicos y ex altos cargos del Gobierno. Todo ellos actuaron de manera premeditada para beneficiarse de contratos públicos en la sanidad publica.

Por al qué entonces el Doctor Margüello, nombre del caso, habría recibido un 30% de comisiones por intervenciones realizadas por su empresaria sanitaria a pacientes de la lista de espera de Osakidetza, del cual era el jefe de unidad del Hospital de las Cruces.

El terremoto que supuso estos dos casos para el PNV fue enorme, pero le fue seguido de más casos. En 2012, la justicia condeno al  fiscal jefe de la Hacienda de Vizcaya, Juan Ramón Ibarra, por simular inspecciones a empresas que luego no se llevaban a cabo. Completándose con casos menores de los alcaldes de pequeños municipios con Bakio, Orozko, Karrantza… todos ellos vinculados al PNV.

El ultimo caso sonado de corrupción para el PNV es el “caso Osakidetza” que amenaza con devaluar más la honestidad del PNV. Un caso que afecta a más de trece especialistas medicas con el amaño de los procesos de la Oferta Publicas de Empleo que se llevo a cabo en el curso 2016-2017 y que supuso la dimisión del consejero de salud, Jon Darpón, y la dirección del Servicio Vasco del Salud.

Ortuzar, por un lado intenta diferenciar la ejecutiva del partido con la del Gobierno vasco y por otro lado, salvar el buen hacer de Urkullu en el Gobierno, donde en un acto que se conmemoraba el nacimiento del partido, afirmaba que “no sé si somos un oasis o un paraíso, pero se parace mucho” para justificar la buena gestión del ejecutivo vasco del PNV.

Lo que esta claro es que el PNV tiene un tsunami de condenas que sacuden el prestigio que tanto alardeaban. Y lo ha hecho con la mayor sentencia condenatoria de corrupción de la historia del PNV, con 15 condenados, 54 años de prisión y  un sumario de más de 1.200 folios, que demuestra que el PNV fue la plataforma donde se realizaron los delitos y el nexo de union de todos los condenados.

 

COMPARTIR: