21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El representante de Ciudadanos ha perdido el respaldo del PP y de gran parte de los miembros de su partido, pero no se plantea dimitir

Granada indignada: Luis Salvador reparte todas las competencias con el único edil que le apoya

Imagen del actual alcalde de Granada
Imagen del actual alcalde de Granada
Luis Salvador, representante de Ciudadanos y alcalde actual de la Ciudad de Granada, ha decidido continuar en el cargo pese a perder el apoyo de la mayoría de su equipo en el Ayuntamiento. Debido a que solo queda un concejal que respalda a Salvador, el primer edil ha decidido repartir todas las competencias de la ciudad entre dos personas, algo que ha levantado la indignación de los ciudadanos que pedirán su dimisión en una concentración que tendrá lugar la próxima semana.

El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha firmado esta semana el decreto por el que reparte las presidencias de las comisiones municipales delegadas que se celebren en la etapa abierta entre él y José Antonio Huertas, nuevo portavoz del grupo de Ciudadanos. Esta decisión se ha producido después de que el Partido Popular decidiera romper el pacto con Ciudadanos con el que arrebató la alcaldía al Partido Socialista porque, según afirman los miembros del partido, Luis Salvador se negó a entregar el bastón de mando tal y como se había decidido al inicio de la legislatura.

En el documento firmado por el alcalde, al que ha tenido acceso Europa Press, se designa a Huertas para que desempeñe la “presidencia efectiva” de las comisiones de Economía, Hacienda, Personal, Servicios Generales, Organización y Servicios Jurídicos; de Participación Ciudadana, Mantenimiento, Medio Ambiente, Salud y Consumo; y de Presidencia, Contratación y Relaciones Institucionales.

En cuanto a las funciones del alcalde, Luis Salvador ejercerá la presidencia en las comisiones de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio; de Protección Ciudadana, Movilidad, Oficina Metropolitana y Proyectos Estratégicos; y de Urbanismo y Obras Municipales.

Imagen de José Antonio Huertas, único concejal que apoya a Salvador.

Esta designación que solo cuenta con dos representantes del partido se debe a que, junto al apoyo del PP, Salvador también ha perdido el respaldo de Manuel Olivares y Lucía Garrido, dos de los cuatro concejales de su propio partido, que han pasado a ser no adscritos y que se cree que pueden dar el salto a las filas del Partido Popular. De hecho, el actual alcalde de Granada lleva meses soportando la hostilidad de estos concejales que le acusan de mantener paralizado el Ayuntamiento.

Cabe recordar que este hecho puede suponer un serio problema para el futuro del partido liderado por Inés Arrimadas en Andalucía, ya que Ciudadanos y PP unieron fuerzas para gobernar la Junta de Andalucía.

En el marco de esta complicada situación, Elcierredigital.com ha tenido la oportunidad de escuchar las declaraciones de Luis Miguel Rodríguez Garzón, excompañero de Luis Salvador en Ciudadanos, que conoce de primera mano la forma de actuar de este político. Luis Miguel afirma que “no ha visto nada igual a lo que está sucediendo en Granada en sus 36 años de experiencia política”, y es que llama la atención que el devenir político de este territorio quede en manos de tan solo dos personas. Para Luis Miguel, supone un acto de completo “egocentrismo” que lo único que va a producir es que los ciudadanos granadinos sufran las consecuencias de un Ayuntamiento paralizado.

De hecho, Rodríguez Garzón explica que esta situación no solo va a afectar a Granada, sino que el empeño del actual alcalde de mantenerse en el cargo a toda costa va a afectar al ecosistema nacional de Ciudadanos, una formación que ya sufre las consecuencias de las guerras internas entre sus propios diputados.

Inés Arrimadas en Andalucía.

Ante esta situación tan compleja, la moción de censura por parte de la oposición resultaría una de las soluciones más factibles, ya que 25 de los 27 concejales que forman el Ayuntamiento no están de acuerdo con la continuidad de Luis Salvador. El problema para su realización es que, si se quiere impulsar una moción de censura, es necesario proponer un candidato alternativo para el cargo con el apoyo de una mayoría absoluta. En este caso, los 25 concejales del Ayuntamiento solo están de acuerdo en que Salvador no debe continuar como alcalde de la ciudad, pero no son capaces de consensuar un candidato para sustituirle.

Si esta moción no saliera adelante, la ley establece que si en una sesión de investidura no hay un candidato que obtenga la mayoría absoluta, automáticamente queda investido el líder de la lista más votada, que en este caso fue el representante socialista Francisco Cuenca. Debido a esta situación, el PSOE podría gobernar sin la necesidad de pactar con ningún partido y solo necesitaría a sus "aliados" Podemos-IU o a cualquier otro grupo para sacar adelante los proyectos que requieran la mayoría absoluta en el pleno.

La situación que atraviesa esta ciudad es tan delicada que sus propios vecinos han decidido convocar una concentración para pedir la dimisión de Luis Salvador el día 15 de junio. Esta iniciativa ha sido llevada a cabo por la Asociación Juntos por Granada, organización que espera poder elegir democráticamente a un nuevo gobierno municipal y evitar así que la ciudad continúe paralizada por la irresponsabilidad de sus líderes actuales.

COMPARTIR: