16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Así se gestó el sobreseimiento de un concejal investigado por el caso Púnica

Desde que el Caso Púnica se hizo público han sido numerosas las noticias que se dieron a conocer. Alguna de ellas fueron adelantadas en El Cierre Digital, siendo un claro ejemplo la imputación tanto a Esperanza Aguirre como a Cristina Cifuentes que tuvo lugar en septiembre del 2019.

Precisamente esta última recibió una buena noticia hace unos meses: la que fue presidenta de la Comunidad de Madrid, al menos de manera temporal, se despedía de las acusaciones de prevaricación y cohecho

En concreto, fue el instructor Manuel García Castellón el encargado de determinar que la causa estaba sobreseída. Así lo indicó ante la Audiencia Nacional, la cual lleva años instruyendo este caso que tan polémico fue en su momento -y lo sigue siendo a día de hoy-. Ello no es de extrañar, puesto que la investigación hace referencia a una trama que supuestamente abarcó numerosos delitos, entre ellos el blanqueo de capitales y la corrupción.

Uno de los investigados era un concejal. Hablamos en pasado porque recientemente su caso ha quedado sobreseído y debidamente archivado. En próximas líneas detallaremos cómo se ha gestado este desarrollo de los acontecimientos.

Corrupción en el Ayuntamiento de Valdemoro

La causa comprende numerosas piezas, siendo la séptima la conocida como Waiter Music. Se trata de una empresa a la que se concedieron contratos de manera irregular. Uno de los supuestos implicados era el concejal que nos ocupa.

Dichos contratos fueron asignados por el Ayuntamiento de Valdemoro con el objetivo de organizar las Fiestas Patronales del año 2007 al 2012, ambos incluidos. La investigación a este concejal venía dada por las sospechas de que había sido partícipe de dicha corrupción.

La lista de hechos que se le habían imputado era bastante amplia: aplicar de manera improcedente varios trámites urgentes, aprobar prórrogas de determinados contratos que suponían unos gastos muy por encima de los normales, etcétera. Uno de los más graves se resumía en una serie de irregularidades encontradas en varias facturas, las cuales acabaron estableciéndose como falsas.

Declaración y escritos convincentes

Ante esta situación, Chabaneix Abogados se personó defendiendo a un concejal. La labor era complicada, puesto que el concejal investigado por la Operación Púnica tenía que lidiar con varios hechos imputados de considerable gravedad, destacando la supuesta malversación, así como la prevaricación, girando ambos delitos entorno a las facturas que Waiter Music emitió al ayuntamiento del anteriormente mencionado municipio madrileño de 77.000 habitantes.

Estar convencido de la inocencia de uno mismo no es suficiente para conseguir el sobreseimiento en una investigación de tanta magnitud como la de la Operación Púnica.

En este caso dos especialistas se pusieron manos a la obra con el caso: Luis Chabaneix y Ana Quiroga Durán. El Juzgado de Instrucción de la Audiencia Nacional acabó sobreseyendo el caso y posteriormente archivándolo, lo cual fue fruto principalmente de la declaración llevada a cabo por el acusado.

El concejal, siguiendo las indicaciones de ambos profesionales, hizo una declaración impecable, la cual estuvo preparando durante bastante tiempo. El objetivo era claro: demostrar que él no podía ser el responsable de esos hechos, ya que tenía otras competencias distintas.

A esta estrategia se sumaron varios escritos redactados por los mejores abogados penalistas. Y es que sabían que la declaración, a pesar de ser realmente buena, tal vez no resultaría suficiente para lograr un sobreseimiento del caso convenciendo por completo a Manuel García Castellón y a la Audiencia Nacional en general.

Con la ayuda de estos profesionales, el concejal fue capaz de demostrar que las responsabilidades las tenían otras personas ajenas, ya que él tenía que llevar a cabo funciones muy distintas.

La estrategia pasó no solo por defenderse ante las acusaciones con una buena declaración y unos escritos inmejorables, sino también por determinar exactamente qué tipos de cargos públicos sí tenían las competencias relacionadas con los hechos que inicialmente se le imputaban a él.

Poco a poco los diversos hechos imputados fueron cayendo por su propio peso. El simple hecho de haber estado en la Junta de Gobierno como concejal no era suficiente para determinar la culpabilidad de este trabajador del Ayuntamiento de Valdemoro. Por ende, su responsabilidad era nula en referencia a todas las infracciones que inicialmente se habían asociado a su figura pública.

Más de la mitad del sumario terminado

Con este sobreseimiento la Audiencia Nacional da por terminado un total superior al cincuenta por ciento del sumario de la Operación Púnica. A día de hoy son un total de seis las vías de investigación que siguen en activo.

Así pues, siete años más tarde, todavía queda mucho camino por recorrer con tal de averiguar quienes fueron los responsables de los diversos hechos irregulares que acontecieron en esta trama que abarca no solo altos cargos, sino también concejales de pequeños ayuntamientos como es el caso recientemente descrito.

Su sobreseimiento es una clara muestra de lo importante que es seguir a rajatabla los consejos para elegir abogado penalista, algo de lo que tomarán buena nota los posibles futuros implicados no solo del caso Púnica, sino también de otras tramas que vayan saliendo a la luz.

COMPARTIR: