10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente culé impulsa una candidatura independiente contra Ada Colau que podría hacer un agujero en Junts per Catalunya

Sandro Rosell, al ataque: Vuelve a primera línea para lograr la alcaldía de Barcelona en las municipales de 2023

/ Sandro Rosell
Sandro Rosell ha insinuado en una entrevista concedida a El Periódico de Catalunya que se presentará a las elecciones municipales de Barcelona en 2023. El expresidente culé está detrás de un grupo independiente que intentará desalojar a Ada Colau a costa de hacerle un agujero a Junts per Catalunya, en cuya órbita ideológica se sitúa Rosell.

Era un secreto a voces que se ha confirmado: Sandro Rosell optará a la alcaldía de Barcelona en 2023. El expresidente culé intentará aprovechar el hartazgo que provoca Ada Colau entre las élites de la Ciudad Condal y la debilidad de Junts per Catalunya para liderar un grupo independiente de corte tecnocrático.

"Nos estamos planteando seriamente presentarnos a la alcaldía de Barcelona", asegura Rosell, cuya imagen ha ganado enteros tras confirmarse que nunca debió ingresar en prisión. El empresario asegura que "la ciudad ha perdido el liderazgo que tuvo" y asegura que quiere "llevar al ayuntamiento mejores gestores profesionales. La política no debe hacerse en el ayuntamiento sino en el Govern catalán o el central. Un ayuntamiento está para cuidar a su gente".

Su lema será "Cuidamos a las personas" con la intención de evitar que le señalen como candidato de las élites, tal y como le ocurrió a Manuel Valls. Rosell asegura que quiere cuidar "a las que duermen en la calle, las que no tienen recursos. Los jóvenes sin oportunidades laborales. Las personas también son los empresarios, los pequeños comerciantes. Todo el mundo. Con prioridad a los que lo pasan mal".

También ha asegurado que las personas de su grupo deberían "dejar aparcada su ideología en la entrada del ayuntamiento".

Colau, favorita

Ada Colau es la gran favorita en las encuestas para repetir como alcaldesa de Barcelona en 2023. La líder de los 'comunes' arrastra algunas polémicas, pero aprovecharía la debilidad de sus rivales para volver a hacerse con la vara de mando.

Y es que los competidores de Barcelona en Comú no pasan por su mejor momento: en ERC repite Ernest Maragall a pesar de las dudas que suscita su liderazgo, Junts per Catalunya acaba de perder por sorpresa como candidata a Elsa Artadi (y su banquillo es tan pobre que suena para ocupar el cartel el exalcalde Xavier Trías) y en el PSC no está claro quién liderará la plancha electoral.

Suspicacias

En el nacionalismo postconvergente miran con suspicacia como Sandro Rosell cocina a fuego lento una lista que finalmente no estará ligada a Centrem que lidera la exconsellera Àngels Chacón, ex número 1 del PDeCAT.

El expresidente culé no quiere que su lista electoral sea advertida como personalista, tal y como le ocurrió a Manuel Valls en 2019, y para ello está intentando cerrar algunos fichajes de renombre. Es el caso de Josep Lluís Trapero, ex jefe de los Mossos d'Esquadra durante dos etapas.

Sandro Rosell. 

Este policía ejerció el cargo en pleno 1 de octubre, situación por la cual se le abrió un proceso judicial del que acabó absuelto, y hace un año fue restituido en el cargo por ERC... que hace unos meses sin embargo lo fulminó.

Trapero, actual director de la división que evalúa los operativos de los Mossos, podría sopesar unirse al proyecto de Rosell, que buscaría con su fichaje combatir la inseguridad de Barcelona.

Dudas en el PSC

En este río revuelto pretende pescar el PSOE, que sabe que el próximo año solo tiene opciones de vencer en una de las siete principales ciudades de España: Barcelona, que fue uno de sus graneros de voto durante varias décadas.

El PSC necesitaría un revulsivo para sorpassar a Barcelona en Comú y sabe que su portavoz en el consistorio barcelonés, y primer teniente alcalde de Colau, Jaume Collboni, tendría dificultades para convertirse en primera opción.

El concejal socialista, bien valorado desde Ferraz, no quiere dar su brazo a torcer, tal y como aseguró hace unos meses: "Presentaré mi candidatura y creo que seré candidato único". El PSOE sopesa ofrecerle el cartel al ministro Miquel Iceta, que repetiría idéntica opción a la que siguió Salvador Illa para relevarle a él como candidato del PSC en Cataluña: cambiar La Moncloa por su tierra.

 

COMPARTIR: