23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su presencia en París, en la celebración de la victoria del actual presidente galo frente a Le Pen, ha levantado rumores

Manuel Valls posible fichaje del Gobierno de Macron tras dejar el Ayuntamiento de Barcelona

/ Manuel Valls
Manuel Valls ha negado que quiera volver a la primera plana de la política francesa a pesar de que dejó el Ayuntamiento de Barcelona para convertirse en un tertuliano favorable a Macron, que ha celebrado su victoria en las presidenciales francesas con la presencia del ex primer ministro francés.

En 2018 Manuel Valls sorprendió a propios y a extraños al asegurar que iba a probar suerte en la política catalana. El ex primer ministro francés, pareja de la acaudalada barcelonesa Susana Gallardo, lanzó Barcelona pel Canvi con la intención de batallar en las municipales coaligado con Ciudadanos.

El triunfo de ERC en la cita de 2019 obligó a Valls a cambiar de discurso y a posibilitar en la investidura que Ada Colau se mantuviese con la vara de mando para enfado de Albert Rivera, que forzó que Cs rompiese con Barcelona pel Canvi.

Valls, sin demasiada ocupación ni protagonismo, pareció cansarse de la política catalana el pasado año y renunció al acta de concejal para volver a París para convertirse en apoyo del presidente Emmanuel Macron en las tertulias de la televisión estatal Radio Monte-Carlo y del canal informativo BFMTV.

Macron desechó los ofrecimientos implícitos que le lanzó Valls, que parecía querer tener ganas de volver a la política francesa. El exconcejal ha negado la máxima a pesar de que algunos rumores lo colocan en las listas del partido macronista La República en Marcha en las próximas legislativas.

Valls también se dejó ver hace unos días en la fiesta de celebración de Macron, exultante tras haber sido reelegido al vencer en segunda vuelta a la ultraderechista Marine Le Pen.

Foco de comentarios

El diario Liberation ironizó sobre la presencia de Valls en la fiesta de Macron con el que antaño compartió partido: el Partido Socialista de Francia. El citado medio no se corta: "Puede que lo hayas visto (o no) en tu televisor justo antes del discurso de victoria de Emmanuel Macron en el Campo de Marte, el domingo por la noche: en primera fila, entre algunos de los más cercanos y principales apoyos del presidente reelegido (el primer ministro Jean Castex, el jefe del Modem, François Bayrou, el jefe de los senadores del LREM, François Patriat, el diputado y consejero del Elíseo Thierry Solère o el ministro Sébastien Lecornu), estaba... Manuel Valls".

"Pero, ¿qué hacía el expresidente del Gobierno en un lugar tan destacado, elegido como diputado con el apoyo de LREM en 2017 pero que nunca fue nombrado en ningún sitio a pesar de las incesantes ofertas de servicios? ¿Debemos ver esto como una señal de un futuro nombramiento en el segundo quinquenio o una nominación para las elecciones legislativas?", se preguntan.

Segunda fila

Valls asegura que en la política francesa "los partidos tradicionales van desapareciendo" y han dado paso "al hipercentro de Macron, la extrema derecha y extrema izquierda". "La política nos puede reservar muchas sorpresas pero esos partidos de Gobierno que no han sabido adaptarse a la sociedad, a lo que los ciudadanos esperan, a los cambios digitales, están en peligro para sobrevivir", añade.

Manuel Valls. 

El ex primer ministro, que votó por Salvador Illa en las últimas elecciones catalanas, ha desmentido a la SER que tenga intención de volver a la política: "Lo que me preocupa más es lo que vamos a ver ahora, lo que puede pasar la próxima vez, el próximo choque es el choque entre dos populismos y eso sí que sería dramático. Lo que me interesa es participar de una forma u otra (intelectual, política...) en cómo reconciliamos la sociedad francesa con ella misma, con las instituciones y la democracia".

"Esa es la gran tarea de Emmanuel Macron y por eso le he apoyado. Yo tengo mi libertad... escribo, hablo, tengo una vida muy equilibrada y muy feliz. Ya he gobernado", concluye.

La ex mano derecha de Valls funda un nuevo partido catalán

La abogada y empresaria Eva Parera preside el nuevo partido Valents tras haber realizado una pirueta vital que la ha llevado de defender el derecho a decidir en el Senado con los democristianos de Unió Democrática, durante los últimos coletazos del pacto entre el partido de Durán i Lleida y Convergència, a convertirse en una de las caras del constitucionalismo en Cataluña.

El nombre de Parera adquirió peso político cuando se convirtió en mano derecha del proyecto municipalista Barcelona pel Canvi que lideraba Manuel Valls y que se asoció con Ciudadanos en 2019. El fracaso en las urnas, la ruptura de Valls y Albert Rivera por la decisión del primero de apoyar a Ada Colau como alcaldesa para evitar al independentista Ernest Maragall (ERC), y el creciente desinterés del ex primer ministro francés por la política catalana, llevaron a Parera a, sin renunciar al acta de concejala, sumarse a la lista del PP en las últimas autonómicas.

Alejandro Fernández le abrió las puertas 'populares', que solo consiguieron tres actas en las últimas autonómicas (la del propio Fernández y la de dos fichajes externos, Lorena Roldán procedente de Cs y Parera).

Parera, que compatibiliza el Ayuntamiento de Barcelona (con un sueldo anual de casi 85.000 euros) y el Parlament de Catalunya (donde no tiene sueldo por tener dedicación exclusiva en el consistorio), se ha hecho acompañar en este nuevo proyecto por Joan López Alegre (ex del PP) o Marilén Barceló (que ha dejado Cs pero retiene su acta como concejal en Barcelona).

La tesis que defiende Valents es que Vox podría comerse el voto constitucionalista tras haber sorpassado al PP en las últimas autonómicas. La formación de Santiago Abascal tiene visos de crecer a Ciudadanos, que se desangró en las urnas de 2020 y no parece que vaya a mejorar.

La Organización de Valents y las Relaciones Institucionales estarán en manos de Jean Castel y Jorge Soler, exdiputados autonómicos de Ciudadanos. 

COMPARTIR: