16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente andaluz se aferra a un recurso al Constitucional y a un posible indulto del Gobierno de Sánchez, quien en 2016 defendía su inocencia

Griñán, hundido tras su condena a prisión por el caso ERE mientras el Supremo inhabilita a Chaves

/ Chaves y Griñán
El expresidente andaluz José Antonio Griñán ingresará en prisión si su recurso ante el Constitucional no lo evita. El caso ERE podría llevar a prisión al miembro del PSOE, al que también podrían indultar tal y como le ocurrió a José Barrionuevo y Rafael Vera por su implicación en los GAL.

José Antonio Griñán está "hundido" después de que el Tribunal Supremo le haya condenado a 6 años de prisión a cuenta de la malversación de caudales públicos que se llevó a cabo bajo sus años al frente de la Junta de Andalucía. 

La malversación de 680 millones de euros públicos por parte de miembros del PSOE, UGT y CCOO también implica que otro expresidente socialista, Manuel Chaves, haya sido inhabilitado durante 9 años. 

Como Vera y Barrionuevo

Griñán recurrirá al Constitucional y podría pedir el indulto al Gobierno para evitar ingresar en prisión, tal y como le ocurrió al exministro José Barrionuevo y el ex secretario de Estado Rafael Vera por su implicación en los GAL

Ambos protagonizaron una imagen emblemática en 1998 al abrazarse a Felipe González a las puertas de la cárcel de Guadalajara. Cabe recordar que Barrionuevo apenas estuvo tres meses y medio en la cárcel a pesar de haber sido condenado a diez años de cárcel porque fue indultado por el Gobierno de José María Aznar, que también indultó a Vera. 

Ratificación de condenas

Ambos presidentes, que gobernaron Andalucía entre 1990 y 2013, fueron condenados por la Audiencia Provincial de Sevilla: Chaves a 9 años de inhabilitación por prevaricación y a Griñán a 6 de prisión y 15 de inhabilitación por malversación y prevaricación. 

El citado fallo dice que Griñán "era plenamente consciente de la palmaria ilegalidad de los actos en los que participó", asumiendo "la eventualidad de que los fondos vinculados al programa 31L fueran objeto de disposición con fines ajenos al fin público al que estaban destinados".

El mismo tribunal aseguró sobre Chaves que "la decisión de dar estas ayudas no partía de la Consejería de Empleo, sino que era una decisión del Gobierno en su conjunto". Su abogado Pablo Jiménez de Parga dice que "ni los sucesivos acuerdos por los que el Consejo de Gobierno desde 2001 a 2008 aprobó el anteproyecto de ley de presupuestos para el año siguiente y su remisión como proyecto de ley al Parlamento de Andalucía ni las modificaciones presupuestarias acordadas por el Consejo de Gobierno pueden ser consideradas" resoluciones administrativas. 

Las defensas de ambos expresidentes creen que la instrucción de la jueza Mercedes Alaya tuvo connotaciones "políticas". 

Los palos de Bendodo

Elías Bendodo, número 3 del PP estatal, se ha convertido en el principal azote del PSOE por los ERE. En 2019 decía que "será difícil recuperar el dinero de los ERE, pero más complicado era construir una alternativa política al PSOE y hoy, ustedes, están en la oposición, aunque no se hayan dado cuenta todavía". 

José Antonio Griñán. Foto: Flickr. 

"Van a tardar muchos años en levantar cabeza porque para levantar cabeza hay que reconocer errores (...) les vendrán bien unas cuantas legislaturas en la oposición. Hubo un gran fraude y hubo un gran plan", añadía Bendodo. 

Griñán intentó lavar la imagen del PSOE hace unos meses 

El expresidente autonómico José Antonio Griñán intentó lavar la imagen del PSOE andaluz hace unos meses con su libro, 'Cuando ya nada se espera'. La presentación de la obra corrió a cargo de Alfonso Guerra, que aseguró que su compañero "se hace estudioso por saber, por conocer y que encuentra bien pronto dos objetivos en su vida: la familia y la defensa de las instituciones públicas, teniendo como tarea servirlas". 

El exvicepresidente afirmó que es "un libro claro, preciso, denso, contundente, trufado de ilustración y de emociones y muy bien escrito, que evidencia en su autor una amplitud de lecturas que no es muy habitual en un político. Es una carta afectuosa de un padre, identificado por los valores de la ilustración, aunque él en parte lo niega, a un hijo dolido porque no puede comprender que la vida de su padre, al servicio de la democracia y la convivencia pueda merecer un castigo tan injusto". 

Griñán, por su parte, señaló que "este libro está dedicado a mi familia, pero también a mi partido y a la gente de mi partido, y a muchos de ellos los veo aquí", y también a los que "hicieron de la Transición la historia más hermosa del siglo XX. No hay otra más, no hay otra historia como la historia de la transición política entre 1975 y, yo diría, que 1986. Nunca un país ha sentido al otro como a la persona con quien entenderse y ha sabido que la reconciliación era el único camino para construir un sistema político de libertades. Es fácil decirlo pero era muy difícil hacerlo". 

COMPARTIR: