23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La AUGC denuncia que dos años después del 1 de octubre los agentes destinados en la ciudad condal se hacinan en cuarteles del ejército

Denuncian la precaria situación de los guardias civiles en Barcelona: Treinta grados, sin aire frío ni ventilador y tres agentes por habitación

Agentes de la Guardia Civil durante  operativo de seguridad en Bardelona
Agentes de la Guardia Civil durante operativo de seguridad en Bardelona
Casi dos años después del famoso 1 de Octubre, los miembros de la Guardia Civil asignados de forma excepcional en Barcelona continúan en condiciones precarias, según ha denunciado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). “A los responsables del Interior y Defensa parece darles igual, ya que hemos denunciado este tema varias veces y no tenemos respuesta” asegura el responsable de la asociación en Barcelona.

La Asociación de guardias civiles ha reclamado por la “triste realidad” en la que viven los agentes de élite del cuerpo asignados en Barcelona. Los destinados en la región viven en un cuartel militar ubicado en la Avenida Diagonal de la ciudad condal, en condiciones poco aptas. Las temperaturas de las habitaciones alcanzan los 30 grados centígrados y los espacios no cuentan con aire acondicionado.

No obstante, según denuncian los funcionarios, lo más grave es que por la antigüedad de las instalaciones, no está permitido utilizar ventiladores, ya que el sistema eléctrico no soportaría la carga de estos aparatos.

Además los agentes deben compartir cuarto y baño, cada habitación tiene asignados tres guardias civiles. Los servicios de baño no disponen  de agua caliente, ya que según la organización, las calderas se encuentran averiadas y no existe presupuesto para su reparación.

Alfonso Marino, representante de la asociación en Barcelona ha indicado a elcierredigital.com que la situación se mantiene desde 2017 sin ningún cambio sustancial. “El único cambio que se ha realizado desde el 1 de octubre de 2017 fue que el primer espacio era una nave vacía donde los agentes se encontraban hacinados y ahora son habitaciones de tres personas cada una” explica Marino.

El responsable de la asociación informa que los agentes destinados en Barcelona son relevados cada 35 días. “El problema se agudiza ahora en verano, quienes vivimos en Barcelona no podemos no tener aire acondicionado, mucho menos no tener ni siquiera un ventilador”. Marino asegura que se han tramitado varias reclamaciones, pero las denuncias se pierden en el camino.

“El problema recae en que los espacios son del Ejército, por tanto, dependen del Ministerio de Defensa, pero las reclamaciones también son tramitadas con Interior. Las denuncias al ser elevadas a los responsables del centro se pierden en el camino o simplemente son ignoradas. Ninguno de los dos ministerios se hace responsable o les da igual la situación” asegura el portavoz.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia también las “precarias” dietas, que implican 60 euros diarios, que consideran insuficiente para subsistir en una ciudad como Barcelona. A los gastos cotidianos se suma el de lavandería, ya que las instalaciones no prestan servicio de lavandería. “Cada uno resuelve como hace” comenta Alfonso Marino, que se muestra preocupado porque muchos lavan la ropa en lavanderías de la calle y quedan “expuestos a mostrar los uniformes en un ambiente que puede ser hostil”.

La Asociación concluye que “resulta incomprensible que una institución como la Guardia Civil no cuente ni  con el presupuesto ni la planificación necesarios para garantizar unas condiciones de vida dignas a sus trabajadores”.

COMPARTIR: