23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El líder de la oposición mantiene al todavía alcalde de Badalona como presidente del Comité de Alcaldes tras aparecer en los 'Pandora Papers'

El escándalo de García Albiol y el silencio de Casado comprometen el discurso ético del PP

/ García Albiol y Pablo Casado
Pablo Casado no logra que la corrupción sea cosa del pasado en el Partido Popular, que calla ante la aparición de Xavier García Albiol en los 'Papeles de Pandora'. El todavía alcalde de Badalona sigue siendo el presidente del 'Comité de Alcaldes' del PP, compuesto por 2.000 primeros ediles.

Pablo Casado no logra que la corrupción sea cosa del pasado en el Partido Popular, tal y como se evidenció en la última convención de la formación conservadora que tuvo como invitados a varios célebres exdirigentes salpicados por esta lacra.

Esta situación se ha agravado con el silencio cómplice del palentino ante la aparición de Xavier García Albiol en los 'Papeles de Pandora', tal y como destaparon El País y La Sexta, comprometen el discurso ético del Partido Popular. El todavía alcalde de Badalona recibió en 2005 un poder general de una sociedad del paraíso fiscal de Belice que se tramitó a través de una gestora radicada en Andorra.

Esta exclusiva no ha conllevado ni la dimisión de Albiol como alcalde de Badalona ni la decisión de Casado de destituirlo como presidente del Comité de Alcaldes del Partido Popular, que integran más de 2.000 primeros ediles.

Es evidente que Teodoro García Egea cuenta con Albiol (y con el concejal barcelonés Josep Bou) como principales arietes en su particular guerra contra el portavoz 'popular' en el Parlament de Catalunya, Alejandro Fernández.

El 8 de noviembre, cambio en Badalona

Albiol decía hace unos días sobre los Pujol que "no pueden tener los mismos derechos los vecinos que llevan pagando toda la vida sus impuestos a los que no". Quizá esta misma teoría ha invitado al PSC, ERC, Badalona en Comú y Junts per Catalunya (con el apoyo externo de Guanyem Badalona) a cerrar un pacto para llevar a cabo una moción de censura el próximo 8 de noviembre.

El socialista Rubén Guijarro se convertirá en el cuarto alcalde de la cuarta ciudad más poblada de Cataluña en apenas tres años y medio. Albiol dice que "la moción no se sustenta en unos hechos de hace 16 años sino en su impotencia al ver que nuestro proyecto tiene cada vez más apoyos".

Acto de Albiol junto a Casado en 2019. Foto: Flickr 'Populares'. 

"Desde la emoción y el dolor, desde la pena, desde el sufrimiento, si alguien cree que a medio plazo seguirá ganando en los despachos lo que no gana en las urnas es que no conoce esta ciudad ni a mí. Me dedicaré en cuerpo y alma para que en mayo de 2023 Badalona tenga la ciudad que quiera la mayoría", añadió el dirigente que accedió por primera vez a la alcaldía de la ciudad hace una década bajo la asesoría de Iván Redondo.

Albiol perdió el trono en 2015 en favor de Dolors Sabater (Guanyem Badalona), que a su vez cayó en 2018 por una moción de censura liderada por el socialista Álex Pastor (que dimitió el pasado año por romper el confinamiento domiciliario cuando iba borracho y agredir a un policía).

Y Albiol, que lideró la lista más votada en 2019, recuperó entonces la vara de mando tras realizar unos innecesarios comentarios sobre la vida privada de su excompañero de pleno.

Cambio de discurso

Albiol asegura estar respaldado por sus compañeros de partido, tal y como declaró hace unos días: "Esta mañana, reunión de la dirección del PP de Barcelona con el grupo municipal de Badalona, en la que nos han transmitido todo su ánimo y fuerza ante la moción de censura de PSC y CUP, que va en contra de los vecinos. Trabajaremos sin descanso para conseguir en 2023 una mayoría suficiente para gobernar".

El 'popular' se reafirma en sus 'trece': "No he cobrado ni un euro". Pero días antes intentó mentir tras aparecer en los papeles: "Primera noticia. No me suena. ¿En Andorra?, ¿A mi nombre? Primera noticia. No me suena de nada eso. Yo no he estado en Belice nunca".

Posteriormente reconoció que al menos la información era cierta: "En el año 2005, en un momento en que no ostento cargos de gobierno o ejecutivo de representación política, acepté que se me otorgara un poder de una compañía que iba a acometer proyectos empresariales. Ese proyecto quedó sin recorrido y no obtuve de él ni rendimientos, ni incremento de patrimonio, ni retribuciones de ningún tipo. Nunca hice uso de ese poder mercantil".

Y añadió: "No hay ninguna conexión de este apoderamiento con mi actividad política, insisto, era un poder que respondía única y exclusivamente a la voluntad de acometer proyectos empresariales, pero que no se llevaron a cabo y que nunca generaron ningún tipo de ingreso o incremento patrimonial".

COMPARTIR: