10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La formación comunista se ha posicionado a favor de Yolanda Díaz en su afronta contra Iglesias y Montero por el control de la izquierda

El PCE cierra filas en su guerra contra Podemos, que echó sin miramiento a Enrique Santiago

El Cierre Digital en
/ Enrique Santiago
La guerra de la izquierda alternativa ha alejado al PCE de Podemos, que no perdona a sus compañeros que se hayan posicionado de forma inequívoca por Yolanda Díaz tras distanciarse de Pablo Iglesias. Ione Belarra ha decidido que Enrique Santiago deje de ser secretario de Estado de la Agenda 2030.

Podemos ha tirado por la borda en el último mes a a la número 2 y al número 1 del PCE, Amanda Meyer y Enrique Santiago, que han salido del Gobierno de España por decisión de Irene Montero y Ione Belarra

Meyer perdía la jefatura del Gabinete del Ministerio de Igualdad, que supuestamente la relevó porque ahora arranca un cambio de ciclo político, y ahora Santiago se ha quedado sin la secretaría de Estado de la Agenda 2030, que pasa a manos de Lilith Vestrynge

Perfil bajo 

El PCE continúa apoyando a Iglesias en su guerra mediática contra Atresmedia, tal y como se evidencia en el último número de Mundo Obrero, y Enrique Santiago por su parte ha apostado por marcar un perfil bajo y no hacer sangre con su destitución. 

"Me han comentado que han decidido una reestructuración del Ministerio y que para lo que queda de legislatura, pensaban que era mejor que pudiera dedicarme al trabajo en el grupo parlamentario, para sacar adelante el programa de Gobierno. Es la explicación que han dado y yo la tengo que respetar. No soy de broncas internas y, en primer lugar, es de agradecer que una ministra de un partido haya querido contar conmigo, siendo de otro partido. No es muy habitual. Y en segundo lugar, es de agradecer que podamos seguir todo el mundo trabajando en lo que viene por delante", asegura. 

Santiago, eso sí, reconoce la guerra de la izquierda: "La relación personal es buena, y la política creo que es conocido por todo el mundo cómo está. Esas negociaciones (por Andalucía) desgastaron mucho el espacio político y limitaron la capacidad de generar ilusión para arrancar en buenas condiciones el proceso electoral de Andalucía. Hemos manifestado distintos puntos de vista". 

Enrique Santiago

El secretario general del PCE asegura que con Yolanda Díaz comparte que es "imprescindible generar un proceso de movilización social que ilusione a muchas personas que están desilusionadas después de unos años muy duros. Compartimos la necesidad de que las personas sean protagonistas de los cambios sociales y de que hay que reforzar la organización de un espacio donde se integren no solamente esas personas, sino las organizaciones sociales, donde participen los sindicatos y, por supuesto, del que tienen que formar parte los partidos que se sienten democráticos y de izquierdas". 

Grietas internas en el PCE tras sus primarias

El XXI Congreso del Partido Comunista de España acabó con la centenaria formación descosida e incluso con "riesgo de escisión" después del intercambio de golpes entre partidarios del renovado secretario general Enrique Santiago y el concejal zaragozano Alberto Cubero

El edil maño venció en territorios como Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias o la Comunidad de Madrid, superando finalmente el 45% de apoyos a pesar de que Santiago forma parte del Gobierno y tenía el apoyo de personalidades como el ministro Alberto Garzón, que cerraba su lista. 

Gritos de "pucherazo"

Santiago superó por poco el 54% entre gritos de "pucherazo" en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid por parte de algunos partidarios de Cubero, fuertemente apoyado por la UJCE (las juventudes comunistas). El sector crítico tiene dudas sobre la posibilidad de que pudieran participar en el Congreso algunos compromisarios elegidos por el Partido Comunista de Andalucía (clave en el triunfo del vencedor, ya que esta federación cuenta con alrededor del 40% de los militantes del partido). 

Es cierto que los ocho nombres en duda no decantaron el sufrido triunfo de Santiago, que aun así no pudo evitar mostrar su rostro serio tras vencer por la mínima. Desde el sector oficialista denuncian la guerra sucia mediática de Cubero, respaldado por varios compromisarios que filtraron fotografías, vídeos y datos durante toda la jornada a un medio afín (el digital El Común). 

Cubero, por su parte, denunció que el inicio del XXI Congreso se retrasase porque Santiago tenía interés en que la militancia del PCE arropase la presentación del proyecto Sumar de Yolanda Díaz, demasiado transversal para el sector crítico de la formación comunista. 

La unidad que no llegó  

Cubero, que hace unos meses saltó a la fama por llamar "carapolla" a José Luis Martínez-Almeida en un pleno municipal, aseguró en Público que en los últimos tiempos "no ha sido posible alcanzar una unidad" en el PCE "y eso se ha materializado en dos documentos: un documento mayoritario y otro documento alternativo, que presentamos nueve secretarios políticos de nueve territorios". 
 
"Consideramos que nuestras posiciones políticas solo pueden avanzar en la sociedad si hay movimientos y organizaciones sociales fuertes que las impulsen desde la movilización, desde el conflicto, desde la generación de poder popular", añade.
 
El concejal, además, asegura que "el capitalismo o la crisis social, económica y de cuidados que existe no es posible solucionarla desde la vía de la socialdemocracia, que consideramos que es una vía muerta, que ya no hay margen y que por lo tanto es necesario tener una estrategia clara, definida, de ruptura y que solo desde esa ruptura del régimen del 78 se puede conquistar la alternativa social, feminista y ecologista que planteamos desde el PCE".
COMPARTIR: