14 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El que fuera Ministro del Interior y Vicepresidente del Gobierno en los años de Zapatero sufrió un ictus a primera hora de la tarde del día 8 de mayo

Alfredo Pérez Rubalca sufre un ictus: retrato de un camaleón político, el 'fin de raza' de un PSOE de otro tiempo

Alfredo Pérez Rubalcaba.
Alfredo Pérez Rubalcaba.
El exsecretario general del PSOE y exministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ingresó sobre las seis y media de este miercoles en estado grave por un ictus en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid). Finamente, se descartó que hubiese peligro para la vida del líder socialista. Rubalcaba es un representante de la época final del bipartidismo. Su vida lejos de la política desde 2014 se ha caracterizado por la discreción y evitar las polémicas.

Alfredo Pérez Rubalcaba (Solares, Cantabria, 1951) es para muchos el protagonista del final de toda una etapa del PSOE, paralelo al fin de toda una época del propio país de España. Fue capaz de acudir a los comicios de noviembre de 2011, tras el adelanto de las elecciones por parte del entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero, sabiendo que el PP de Mariano Rajoy estaba a punto de desembarcar en el Gobierno como un rodillo. Muchos le acusaron de llevar al partido a sus peores resultados, claro que por entonces nadie sabía quién era Pedro Sánchez, el Lázaro de la izquierda española.

Cántabro de nacimiento, Rubalcaba se trasladó desde temprana edad a vivir a Madrid junto a su familia. Su abuelo era militar republicano y su padre piloto de Iberia. Pasó sus primeros años en el elitista barrio de Salamanca. Doctor en Química Orgánica por la Universidad Complutense de Madrid, ha sido ministro de Educación y Ciencia (1992-1993) y ministro de la Presidencia (1993-1996) en los Gobiernos de Felipe González. En la V Legislatura fue diputado por circunscripción electoral de Toledo (desde 1993), pasando a serlo por Madrid tras las elecciones de 1996 y 2000, por Cantabria en 2004 y por Cádiz en 2008.

En abril de 2006 fue nombrado ministro del Interior, una época muy dura en la que batalló duramente contra el fin de ETA. El 21 de octubre de 2010 tomó posesión como vicepresidente primero y portavoz del Gobierno de España, conservando además sus responsabilidades en el Ministerio del Interior. Anunció su renuncia de sus cargos el 8 de julio de 2011 para presentarse como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales de 2011.

En junio de 2014 anunció que dejaría su escaño en el Congreso y la vida política en septiembre de 2014 para volver a la universidad a impartir clases de Química Orgánica. Finalmente, la renuncia a su escaño se hizo efectiva el 2 de septiembre de 2014, pactando previamente con el PP de Mariano Rajoy algo vital para el futuro de España con la continuidad de la monarquía. Así logró consensuar la abdicación de Juan Carlos I y la llegada al trono de su hijo Felipe VI.

Rubalcaba en los años 80. 

Durante sus años como Ministro del Interior suscitó todo tipo de polémicas por la cantidad de poder que fue capaz de acumular. El uso de los Servicios Secretos le generaron muchas críticas. Pero siempre su actitud fue tajante ante las mismas, aguantándolas de forma estoica. Esta fue una de sus características principales. Tanto o más como su sentido del humor, con un estilo socarrón característico del norte.

Una vida callada tras su salida de la política

Tras su abandono de la política, Pérez Rubalcaba volvió a su puesto de profesor universitario. La crisis económica hizo que la vida laboral de los ex políticos y las famosas puertas giratorias acabaran con la buena imagen de algunos líderes de la política española. Pero ni esto le afectó. No hizo declaraciones ruidosas sobre la actualidad política, ni se convirtió en otro clásico entre los ex Barones de los partidos.

Alejado de la vida pública, desde hace un lustro, Rubalcaba es casi una rara avis en el actual panorama político. Ya fuera de peligro tras sufrir este miércoles un iptus, el ex Ministro de Interior y ex Vicepresidente del Gobierno se recupera para volver a su día a día familiar y callado.

Pilar Goya y su marido en la entronización de Felipe VI. 

Siempre, a pesar de los muchos rumores que han circulado por los cenáculos de la capital de España, junto a su fiel y discreta compañera de vida, la profesora del CESIC Pilar Goya, con la que lleva ya cuarenta años de matrimonio y con la que comenzó un noviazgo en 1968, siendo ambos adolescentes ya que eran vecinos del barrio de Salamanca.

COMPARTIR: