16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La hasta ahora responsable del Ministerio Público aduce motivos de salud para dimitir coincidiendo en menos de un día con la salida de Adriana Lastra

Álvaro García Ortiz, número dos Dolores Delgado, nuevo Fiscal General del Estado

Álvaro García Ortiz
Álvaro García Ortiz
Dolores Delgado ha dimitido como Fiscal General del Estado tras dos años en el cargo. La que fuera ministra de Justicia deja el puesto aduciendo sus conocidos problemas de espalda, pero su dimisión, producida solo 24 horas después de la de Adriana Lastra abre todo tipo de conjeturas.

Pedro Sánchez está de otra vez de reforma de sus cargos de confianza, como ya hizo en el verano de 2021, tras la debacle del PSOE en la Comunidad de Madrid. Entonces para enfado y sacrificio de los que habían sido "sus peones", como José Luis Ábalos, Carmen Calvo e Iván Redondo. Ahora, el presidente del Gobierno está haciendo lo mismo este verano tras la decepción socialista en Andalucía. 

Es cierto que en este caso los cambios están siendo de guante blanco, ya que dos piezas claves del 'sanchismo' han caído en un plazo de 24 horas por sendos motivos de salud. Adriana Lastra dejaba la vara de mando de Ferraz por su embarazo y al día siguiente hacía lo propio Dolores Delgado, por dolores de espalda

La hasta ahora Fiscal General del Estado había estado de baja hace unas semanas tras haber sido intervenida en la columna vertebral, tal y como explicó la ministra de Justicia Pilar Llop: "La Fiscal General del Estado tiene, como ella misma me ha manifestado, la espalda rota y, además, dos hernias discales. Los médicos le han recomendado tranquilidad, evitar tensiones y le han advertido de que su salud esta en riesgo".

Dolores Delgado. 

Llop subrayó "lo difícil de una decisión en la que ha tenido que conjugar su inequívoca vocación de servicio público con un alto sentido del deber y responsabilidad". Y es que Delgado "no se encuentra en las condiciones físicas exigidas para tan alta función", ya que será intervenida en las próximas fechas. 

Salpicada por las polémicas

Lo cierto es que en el mundo judicial se han acogido con escepticismo estas excusas de Delgado, que aunque desde hace años tenía una imagen muy controvertida, Pedro Sánchez la había mantenido en el cargo.

Fue en 2020, cuando Delgado fue nombrada Fiscal General del Estado a pesar de su ligazón al PSOE, cuestionándose con ello por parte de toda la oposición la supuesta independencia del cargo que pasaba a ostentar. Delgado asegura que "el balance de estos dos años y medio de mandato es satisfactorio" porque "se han cumplido los objetivos del proyecto, en el que se han logrado hitos históricos para la carrera fiscal y la justicia española y un cambio de paradigma en la Fiscalía, centrado en la transparencia, los valores democráticos, los derechos humanos, la perspectiva de género y la protección de los más vulnerables".

Su sustituto para el cargo será el hasta ahora número dos de Delgado, Álvaro García Ortiz, al que tampoco se le presume demasiada imparcialidad por haber participado en un acto de la precampaña gallega del PSOE en 2020. El consejero autonómico madrileño Pedro Rollán, del PP, aseguró ayer que "el Gobierno no se ha puesto en contacto con el PP y ha perdido una oportunidad para favorecer la independencia del poder judicial. García Ortiz es alguien con cercanía al PSOE, es tropezar con la misma piedra". 

Una dimisión, solo 24 horas después de Adriana Lastra

El PSOE no se ha recuperado de la remodelación interna que el pasado año conllevó la caída de José Luis Ábalos, Iván Redondo o Carmen Calvo, y que aupó y promocionó a Adriana Lastra, ahora ya en la lista del club de  sanchistas caídos. La asturiana, convertida en su día en vicesecretaria general del partido y persona clave en que la histórica formación se considere en sus estatutos como  "feminista", anunció 24 antes que Dolores Delgado su dimisión aduciendo razones personales relacionadas con su embarazo

Esta excusa de Adriana Lastra para dejar su cargo provocó extrañeza en la oposición, que denuncia la incoherencia. Cuca Gamarra, del PP, aseguró que desea a Adriana Lastra "que todo vaya muy bien. Pero siempre debe existir la posibilidad de no renunciar, de no dimitir, sea la que sea la responsabilidad del puesto que se ocupe. Este no es el camino de la igualdad, es la baja con reincorporación en sus funciones". 

COMPARTIR: