24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 1904 se fundó la institución responsable de organizar y dirigir el fútbol, un deporte que llega a cualquier rincón de nuestro planeta

La FIFA cumple 117 años: Historia de una de las instituciones más poderosas del deporte a nivel mundial

Copa del Mundo de la FIFA
Copa del Mundo de la FIFA
Uno de los mayores culpables del éxito y de la globalización que ha logrado el mundo del futbol es la FIFA. Esta organización, encargada de elegir el camino que sigue este deporte, cumple 117 años de historia este mes. Una historia en la que, pese a las dificultades sufridas en sus inicios y a los duros golpes recibidos por el fantasma de la corrupción, ha logrado que el fútbol se convierta en una herramienta de entretenimiento y de ayuda a las personas que más lo necesitan.

La Copa Mundial de Fútbol es, con permiso de los Juegos Olímpicos, el evento deportivo más importante de todo el mundo. 1.120 millones de personas pueden confirmar este dato, ya que esta fue la audiencia que obtuvo la final de Mundial del año 2018 a lo largo del planeta. España también puede dar fe de esta afirmación, y es que, según un informe de Barlovento Comunicación, la final que jugó la Selección Española que nos hizo levantar el trofeo en el año 2010 tuvo una audiencia media de más de 14 millones de personas, convirtiéndose así en lo más visto en la historia de la televisión de nuestro país. La creación y organización de este histórico torneo corresponde a la FIFA, que este mes de mayo cumple 117 años de historia.

FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) es la institución que gobierna las distintas federaciones de fútbol de todo el planeta. Cuenta con 211 federaciones afiliadas, convirtiéndose así en una de las instituciones deportivas más importantes de todo el mundo. Fue fundada en París en el año 1904, con el objetivo de crear una federación que regulase la celebración de partidos internacionales oficiales de fútbol.

Su primer presidente y fundador fue Robert Guérin, quien solicitó a las distintas asociaciones nacionales de fútbol en Europa que contemplasen la posibilidad de crear una federación internacional. Algunas de estas asociaciones dieron el visto bueno a la idea lo que condujo al nacimiento de la FIFA.

Antiguo acto de la FIFA

Pese a su gran éxito en la actualidad, los comienzos de la FIFA no fueron fáciles, ya que su primer torneo internacional, celebrado en 1906, fue un absoluto fracaso, algo que provocó la marcha de su fundador. Este revés inicial no acabó con las aspiraciones de la asociación que logró, poco más tarde, extenderse fuera de Europa a países de América y África, aunque la Primera Guerra Mundial supuso un duro golpe, ya que la posibilidad de jugar partidos durante esta época se vio gravemente afectada.

No fue hasta el año 1921 cuando apareció la persona que cambió la historia del fútbol, y es que ese año, Jules Rimet (nombre que recibió la primera copa del mundo) llegó a la presidencia de la FIFA. Rimet creó en el año 1930 la primera Copa del Mundo de Fútbol en Uruguay y, pese a las complicaciones en los viajes de ciertos países, el torneo fue todo un éxito, suponiendo un antes y un después en el devenir de este deporte. Tras este primer torneo, se han celebrado 20 ediciones del Mundial de Fútbol, que en el año 2022 tendrá lugar en el país de Catar, convirtiéndose así en el primer Mundial celebrado en un país árabe de la historia.

El famosos futbolista Pelé sosteniendo la Copa Jules Rimet.

El fútbol masculino no es el único centro de atención de la FIFA, ya que esta organización vela por el desarrollo y el progreso tanto del fútbol femenino como del fútbol formativo. De hecho, desde la celebración del primer Mundial Femenino en el año 1991, este torneo se ha celebrado de forma ininterrumpida en 8 ocasiones. En cuanto al fútbol formativo, FIFA organiza torneos y actos para jóvenes de todas las categorías de edad con la intención de colaborar en su formación y en su desarrollo en el mundo del deporte.

Pero el éxito del deporte no es el único fin de esta institución y en el año 2018 se creó la Fundación FIFA. Esta es una entidad independiente que apoya a organizaciones que utilizan el fútbol como una herramienta de cambio social para mejorar la vida de los jóvenes desfavorecidos de todo el mundo. De hecho, la Fundación permite a estas organizaciones solicitar su ayuda y su financiación para seguir colaborando en ayudar a los más jóvenes. Su Programa FIFA Legends, que lleva a los jugadores retirados más importantes de la historia a conocer los lugares más desfavorecidos e interactuar con las personas más afectadas, es un ejemplo de la gran capacidad que tienen los futbolistas para ayudar a los que más lo necesitan.

El exfutbolista Samule Eto'o durante un acto de la Fundación FIFA.

Como cualquier organización que mueve una gran cantidad de dinero, La FIFA no iba a quedar exenta de polémica ni de corrupción. El caso más importante en este sentido fue el conocido como FIFA Gate. En el año 2015, tuvo lugar la redada en Suiza que desató el mayor escándalo en la historia del fútbol. En ella, 9 personas relacionadas con la FIFA fueron acusadas de soborno, fraude y lavado de dinero en relación con derechos televisivos, la adjudicación de la sede de algunos torneos o los contratos de patrocinio de algunas marcas deportivas. El entonces presidente de la FIFA, Joseph Blatter, fue suspendido 8 años de toda actividad relacionada con el fútbol. Este escándalo provocó que, desde ese momento, cualquier decisión de la FIFA se viera relacionada con el fantasma de la corrupción por parte de los seguidores del fútbol.

El expresidente de la FIFA Joseph Blatter durante el boicot a un acto organizado por la institución.

Viendo cómo la FIFA ha conseguido superar la crisis tan importante que provocó la corrupción y cómo ha solucionado la ausencia de torneos y público en los estadios debido al Coronavirus (para los que ha asignado otras fechas con el objetivo de perder el mínimo dinero posible), todo hace indicar que esta asociación deportiva seguirá gobernando el mundo del fútbol durante mucho tiempo, aunque, en un mundo que despierta tantos intereses, no se puede asegurar absolutamente nada.

COMPARTIR: