28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ex número trece del mundo ha vuelto a su país para alistarse en el ejercito y defender a Ucrania de la invasión rusa

El extenista ucraniano Alex Dogopolov cambia la raqueta por las armas tras someterse a un entrenamiento militar

Alex Dogopolov.
Alex Dogopolov.
El extenista ucraniano Alexandr Dolgopolov, que estuvo entre los quince mejores del mundo, ahora ha vuelto a su país para alistarse al ejército y sumarse a la defensa frente a la invasión rusa. Así lo ha contado él mismo en sus redes sociales después de haberse sometido a un entrenamiento militar de tiro.

Alexandr Dolgopolov comenzó su carrera profesional en 2006 nunca pasó inadvertido dentro de una pista de tenis, destacaba de el su potente revés a dos manos y su estilo poco ortodoxo a la hora de golpear a la bola. A pesar de retirarse muy joven, con tan solo 28 años, en 2018, su trayectoria fue buena. Ganó tres títulos ATP, fue finalista en otros seis torneos y en 2012 estuvo cerca de colarse entre los diez mejores tenistas del mundo, siendo el número 13. Durante su carrera se consiguió ganar más de siete millones de euros.

Ahora el extenista de 33 años de edad ha decidido regresar a su Kiev natal para unirse al ejercito ucraniano e intentar evitar la invasión rusa. Según explicó Dolgopolov, en su cuenta de Instagram, él estaba en Turquía con su hermana y su madre cuando comenzó la invasión rusa de Ucrania, hace tres semanas. Pero poco a poco empezó a cuestionarse sobre cómo debía actuar en el conflicto bélico.

“La guerra me atrapó en Turquía. Llegué allí el día antes de que todo comenzara y me llevé a mi hermana ya mi madre. ¿Por qué? Porque después de mucha información de las mejores agencias de inteligencia del mundo y mucha incredulidad en casa, entendí que las posibilidades de una guerra, con ataques en Kiev y en todo el país, eran muy altas. Entonces me pregunté qué ocurriría en los primeros días/semanas”, comenzó explicando en sus redes sociales.

Con el comienzo de la invasión, el extenista entró en pánico y expresó que su cometido en esos momentos era informar lo que realmente estaba ocurriendo en “ese infierno” y “reunir dinero”. Pero al ver que la situación cada vez era más dura y complicada en su país, decidió volver y alistarse en el ejército como hacen la mayoría de los hombres ucranianos. Antes, realizó un entrenamiento de tiro de siete días  junto a un exmilitar y cuando se vio preparado emprendió su vuelta a Ucrania.

"Antes eran raquetas y cuerdas, ahora esto", publicó en su perfil de twitter junto a una fotografía en la que se ve un arma, un casco y un chaleco antibalas, entre otras cosas.

“No soy Rambo en una semana, pero estoy bastante cómodo con las armas y puedo disparar de tres a cinco veces en la cabeza, a una distancia de 25 metros, estoy con tranquilidad y en el ambiente de entrenamiento”, expresó Dolgopolov en su Instagram.

"Cuando encontré a algunos tipos que planeaban ir a Ucrania desde los EE. UU. comenzamos nuestro viaje. Tomamos algunos chalecos antibalas para nosotros y nuestro ejército, volamos a Zagreb... y conduje por Europa y entré a Ucrania desde Polonia, y por fin, estoy en Kiev", continúo.

Este es mi hogar, y lo defenderemos! ¡Con todas las personas que se quedaron! Muchas gracias y todo el respeto a las personas famosas que están en el terreno. Todo el respeto y estoy orgulloso de cómo este país está unido, incluso bajo presión de un dictador loco. ¡La verdad está detrás de nuestra tierra! Estaré en Kiev hasta nuestra victoria y después. Gloria a Ucrania”, concluyó su mensaje.

Otros tenistas han actuado de la misma forma

Dolgopolov no es el único extenista que se ha unido al ejercito ucraniano para defender a su país de la invasión rusa. Andrei Medveded (finalista de Roland Garros y número 4 del mundo en 1994) y Segiy Stakhovsky, que dijo haber sido la decisión más difícil de su vida, hicieron lo mismo. Además, otros deportistas ucranianos tampoco han dudado en formar parte del ejercito como: Wladimir Klitschko (boxeador), Yuriy Vernydub (entrenador del Sheriff Tiraspol) y Andrei Tchmil (ciclista).

COMPARTIR: