28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El holandés formó parte de mítica la selección de su país conocida como 'la naranja mecánica' y fue jugador estrella del equipo catalán en los 70

Seis años sin el inventor del fútbol moderno: Johan Cruyff, el ideólogo del 'dream team' del Barça

Johan Cruyff.
Johan Cruyff. / Se cumplen seis años de la muerte del mítico jugador del Barcelona.
El 24 de marzo de 2016 un cáncer acabó con la vida de Johan Cruyff, considerado por muchos como el inventor del fútbol moderno. Fue el creador de 'la Naranja Mecánica' y del ‘Dream Team’, aquel FC Barcelona que, bajo su dirección, enamoró a los amantes del fútbol de toque.

Podrán pasar los años, pero su legado será eterno. Se cumplen seis años del adiós al hombre que inventó el fútbol moderno, el Rey del cambio de ritmo, de los remates imposibles, el creador de la Naranja Mecánica y del ‘Dream Team’, aquel FC Barcelona que, bajo su dirección, enamoró a los amantes del fútbol de toque, de creación, el ‘Jogo bonito’ que un día nos enseñó Brasil y que este romántico holandés nos regaló de por vida. 

Seis años sin Johan Cruyff, seis años en los que su Barça del alma ha vivido los peores años de su historia y que, con la llegada de un nuevo aniversario de su adiós, ha retomado esa impronta de juego que dejó en Can Barça y de la que tomaron muy buena nota, primero Pep Guardiola y posteriormente Xavi Hernández, el alumno aventajado que ha devuelto la ilusión al barcelonismo, resucitando a un equipo muerto y con graves problemas económicos y deportivos, capaz de ganar en el Santiago Bernabéu al líder Real Madrid con un sonrojante cero a cuatro y casi igualando aquella inolvidable manita lograda por Cruyff en su día en el Coliseo Blanco. 

Pero esta historia tiene un fondo muy humano que forjó a Cruyff para crear futbolistas pero, por encima de ello, personas con valores, con las que intentar hacer desde el fútbol un mundo mejor. Su infancia no fue nada fácil. Nació en el seno de una familia humilde, su padre era frutero y su madre ayudaba en la frutería además de ser empleada de limpieza en el Ajax, donde se encargaba de asear los vestuarios. Esas circunstancias le conformaron.

De Ámsterdam a Barcelona

Acababa de cumplir 10 años cuando fue escogido entre más de 300 niños para entrar en las categorías inferiores del Ajax de Ámsterdam gracias a una hábil gestión de su madre, que convenció al entrenador para que viera jugar a su hijo. Ahí comenzaba el idilio de Johan y el Ajax. Dos años más tarde, su padre fallece de un ataque al corazón, teniendo que abandonar sus estudios para centrarse de lleno en el fútbol, donde encuentra una nueva figura paterna en el cuidador del campo del Ajax, al que no dudaba en ayudar en su trabajo.

Cruyff en sus años en el Barcelona. 

Futbolísticamente, fue el entrenador Rinus Michels quien más y mejor forjó al que es considerado mejor jugador europeo de la historia. Ingenió un plan de trabajo físico y mental para desarrollar al máximo la figura estilizada y delgada de Johan, algo que en su carrera dejó evidente, aguantando las entradas más duras y sin arrugarse nunca ante sus rivales.

Su historia es sobradamente conocida tanto como futbolista como entrenador, pero también lo es su legado futbolístico. Hay mucho detrás de ese icono y hombre único. Johan Cruyff era, por encima de todo, una persona empática y especialmente amable con el resto del mundo. Saludaba a cada uno de los empleados con los que se cruzaba en las instalaciones y fuera de ellas, porque nunca olvidó sus raíces y ese poco gratificante trabajo de su madre en el Ajax limpiando los vestuarios.

De hecho, desde su llegada al FC Barcelona comenzaron a cambiar los hábitos del club, al que transformó poco a poco para hacerlo un poco más humano porque, como él siempre decía, “eso hace al club aún más grande”. Un ejemplo de ello fue el detalle que tuvo con los empleados de la limpieza para facilitar su labor en la medida de lo posible. Su primer cambio fue que todos los futbolistas, desde los del primer equipo hasta los de menor categoría, los benjamines, dejaran su ropa tras los partidos en el cesto de la ropa y no en el suelo, como se hacía hasta ese momento.  

Romántico como pocos, siempre mantuvo su carácter ganador, incluso cuando, con su habitual sencillez, comunicó en octubre de 2015 que padecía un cáncer pulmonar, el mismo que el 24 de marzo de 2016 acabó con su vida. Se fue Johan, queda la Leyenda, Cruyff, el inventor del fútbol moderno.

COMPARTIR: