27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El equipo catalán es hoy en día el club de fútbol más endeudado del mundo y pretende un acuerdo con un fondo de inversión para evitar su desaparición

El Barça se convierte en el campeón mundial de la deuda y busca socio para no desaparecer

/ Laporta
El Barça se convierte en el campeón mundial de la deuda y busca su salvación. El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ya advirtió el pasado verano que el club dejaba ir a Leo Messi porque los problemas económicos que había heredado de su anterior Junta Directiva eran mayores de los previstos. El mandatario blaugrana busca ahora nuevas vías de ingresos tras sufrir mayúsculas pérdidas que, según él, el equipo arrastra desde los tiempos de su anterior presidente Josep Maria Bartomeu.

Agosto de 2021. Joan Laporta incumple una de las promesas electorales que le habían llevado de nuevo a la presidencia del Fútbol Club Barcelona: Leo Messi, quizá el jugador más talentoso de la historia del club, salía del equipo.

El presidente, en una de sus escasas apariciones serias, fue rotundo: "Los números del club son preocupantes. Hemos recibido una herencia nefasta y eso hace que la masa salarial sea de un 110 por ciento de los ingresos totales. Su gestión ha sido calamitosa. No tenemos margen salarial. Hay que cumplir el fair-play, conocemos la normativa, y no tenemos margen. Los números son peores de lo que nos habían dicho".

El Barça arrastra a LaLiga

LaLiga presentó anteayer su Informe Económico-Financiero de la temporada 2020-21. El director general del organismo, Javier Gómez, advirtió que los clubes perdieron 892 millones de euros por el impacto del covid-19 y por las cuentas del Barça, que acumuló el 55% de los números rojos (481 millones).

Cabe recordar que la primera división se jugó prácticamente sin fútbol y apenas hubo traspasos, lo que restó más de un 24% los ingresos de los clubes respecto a la temporada anterior. Esta situación eleva la deuda de los clubes hasta los 1.946 millones.

Campeón mundial

Financial Times desveló que antes de la pandemia el FC Barcelona se convirtió en el primer club de cualquier deporte en superar una deuda de 1.000 millones de dólares (860 millones de euros). Esta cifra ha aumentado hasta los 1.200 millones de euros, 731 de ellos a corto plazo.

Camp Nou. 

El prestigioso diario británico sitúa el inicio de la debacle blaugrana en 2015, año en el que ganó su cuarta Champions en diez años. En aquel momento, Bartomeu había prescindido de Andoni Zubizarreta y comenzó a supervisar personalmente fichajes y las elevadas subidas de salario.

Y a pesar de algunas ventas millonarias, Neymar salió por más de 200 millones, el Barça comenzó a fichar muy mal: Coutinho se convirtió en el fichaje más alto de la historia del club (120 más 40 en variables y ahora se negocia su venta por 20 millones), Dembelé supuso un desembolso de 138 kilos y también llegaron otras incorporaciones que no funcionaron (Malcolm, André Gómez, Turan o Neto).

También se elevaron varias nóminas por encima de los 20 millones: Gerard Piqué, Sergio Busquets, Jordi Alba... y Samuel Umtiti.

Botes salvavidas

LaLiga vendió el 10% de su negocio al fondo CVC por 2.700 millones para dotar de recursos a los equipos y ahora el Barça negocia un acuerdo con este fondo de inversión para lograr 300 millones, 75 de los cuales irían a aumentar su masa salarial. El club blaugrana también ha cerrado un patrocinio con Spotify y quiere vender Barça Studios por algo más de 300 millones.

Con estos ingresos el club intentará mejorar la plantilla que dirige Xavi Hernández, cariacontecido al ver que este verano no tendrá las incorporaciones necesarias para la plantilla por una mala situación económica que no tiene visos de mejorar demasiado a corto plazo.  

COMPARTIR: