30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace unos días fallecía Lorenzo Sanz aquejado de la pandemia, que rigió el club blanco desde noviembre de 1995 hasta julio del 2000

Fernando Martín, el empresario y expresidente del Real Madrid que venció en la UCI al coronavirus

Fernando Martín dirigió al Real Madrid entre febrero y abril de 2006
Fernando Martín dirigió al Real Madrid entre febrero y abril de 2006
Fue presidente interino del Real Madrid entre febrero y abril desde 2006, desde que dimitiera de la presidencia Florentino Pérez y hasta que fuera elegido como máximo mandatario Ramón Calderón. Durante su etapa como cabeza visible del club blanco, el equipo no perdió ningún encuentro de Liga, pero si fue eliminado de Champions contra el Arsenal. Hace unos días Fernando Martín logró vencer al coronavirus después de estar en la UCI casi una semana.

El expresidente Fernando Martín Álvarez, cuya estancia en el club fue breve, entre febrero y abril de 2006, ha logrado superar a los 72 años el COVID-19. El dueño de la empresa Martinsa fue ingresado en la UCI del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, donde ha podido vencer la enfermedad.

Martín, de 72 años, licenciado en Ciencias Químicas, asumió la presidencia del club tras la dimisión, en febrero de 2006, de Florentino Pérez. En esos dos meses el equipo no perdió ningún partido de Liga, pero fue eliminado de la Champions League por el Arsenal.

Fernando_Martin_3

Fernando Martín, expresidente del Real Madrid

Así también en 2006 Martín se convertiría en uno de los empresarios más poderosos del país al anunciar la compra en Bolsa de la inmobiliaria Fadesa por 4.000 millones de euros. Además, Martín poseía el 2,5 por ciento de Unión Fenosa, y paquetes accionariales importantes en BBVA y Santander.

De esa manera un semidesconocido señor de Trigueros del Valle, provincia de Valladolid, hijo de familia numerosa, de seis hermanos, se convertía en febrero de 2006 en presidente del club de fútbol más galáctico del mundo, y de una de las mayores inmobiliarias del país. La suerte entonces le sonreía, pero el 26 de abril del mismo año, la junta directiva del club merengue decidió convocar elecciones a la presidencia del club en contra de su opinión, lo que provocó su dimisión. Durante el proceso fue sustituido interinamente por Luis Gómez Montejano. En principio sugirió que se presentaría a esos comicios, pero finalmente no lo hizo. El elegido sería Ramón Calderón. Así acababa la carrera en el fútbol profesional de este licenciado en Químicas que intentó antes entrar en política de mano de la UCD.

Desde entonces la suerte de Fernando Martín declinó poco a poco, porque el 14 de julio de 2008 -dos años después de anunciar la compra de Fadesa-, presentaba la mayor suspensión de pagos de la historia de España. Martinsa-Fadesa tenía 7.000 millones de euros en deudas. ¿Qué pasó en tan poco tiempo?

Todo comenzó con su destitución del Real Madrid, mientras se encontraba de vacaciones en Florida, Estados Unidos. Entonces Martín llamó por teléfono a quien pensaba era su persona de confianza, Florentino Pérez, que nunca se puso al aparato. Él no lo sabía, peor sus males en realidad habían comenzado con la compra de Fadesa, una inmobiliaria fundada por el gallego Manuel Jove, que poseía terrenos en toda la geografía española y contaba con 2.300 millones de euros en caja, o eso decían las auditorias. Era el boom del mercado inmobiliario y los promotores compraban suelo sin hacerle demasiado ascos a las zonas, compraban todo lo que podían aunque se endeudaran y tanta voracidad acabó pasando factura al sector de la construcción.

Martinsa desarrolló dos promociones importantes al norte de Madrid, Las Tablas y Montecarmelo, que dieron mucho dinero a la empresa y entonces sus perspectivas eran de crecimiento sin techo. Con Fadesa pensó que llegaba su mejor etapa como empresario. Pero su esposa, María Jesús del Agua e incluso sus hijos, Fernando y Javier, que hicieron sus carreras en McKinsey dudaron de la operación. Pero Fernando Martín se endeudó en la compra de Fadesa. Después llegó la crisis y 900 trabajadores se quedaron en la calle y la empresa pasó de estar valorada en 6.000 millones de euros a 1.300 millones en un par de años. Las deudas terminaron de enterrar la empresa. Pero el empresario resurgió de sus cenizas, gracias a la condonación de parte de la deuda por parte de algunos proveedores. Ahora, doce años después le ha ganado una batalla al coronavirus.

Lorenzo Sanz falleció por coronavirus

Quien no pudo lograrlo fue el empresario madrileño Lorenzo Sanz Mancebo y expresidente del Real Madrid, que falleció el 20 de marzo en Madrid víctima de la enfermedad del coronavirus. Sanz fue principalmente conocido por su etapa como presidente del Real Madrid entre noviembre de 1995 y julio del 2000, año en que le sustituyó Florentino Pérez en la presidencia. Estuvo dos días ingresado en la UCI de un hospital, pero la neumonía que le causó el coronavirus obligó a los médicos a entubarle, y además padecía una afectación renal grave. Al contrario que Martín no logró vencer la enfermedad.

El que fue sucesor de Ramón Mendoza logró la ansiada séptima Copa de Europa en 1998, trofeo que no conseguía desde 1966, y la octava en el año 2000. Bajo su mando el Real Madrid también logró una Liga en 1997, una Supercopa de España en 1997 y una Copa Intercontinental en 1998. Pero a pesar de estos éxitos deportivos la trayectoria económica del club no fue nada positiva, un punto que ha repetido en sus negocios personales, con diferentes problemas judiciales y polémicas.

Lorenzo_Sanz

Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid, también falleció por coronavirus

En aquella época con Ramón Mendoza le tocó el papel de escudero de su jefe, algo similar a lo que hacían entonces Joan Gaspart en el Barcelona de Núñez, Enrique Cerezo en el Atletico de Gil o Pedro Cortés en el Valencia de Roig. Los cuatro llegaron a ser presidentes, pero ninguno tan exitoso como Sanz en el Madrid. Su oportunidad llegó en noviembre de 1995 y en solo cinco años el Real Madrid alcanzó dos Champions. La primera, en Amsterdam contra la Juve, tras treinta y dos años de sequía. La segunda en París en el año 2000.

COMPARTIR: