01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las peñas del club franjirrojo apoyan gran parte de las reivindicaciones de los jugadores, que tienen como punto en común las críticas a su directiva

Lío en el fútbol: El Rayo Vallecano se planta con acusaciones al presidente Martín Presa

Jugadores del Rayo Vallecano.
Jugadores del Rayo Vallecano.
Los jugadores del Rayo Vallecano se niegan a entrenar después del comunicado del club justificando el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y tras negociaciones infructuosas con el presidente de la entidad, Raúl Martín Presa, que el martes ni siquiera se presentó en las instalaciones. El director deportivo David Cobeño y el entrenador Paco Jémez casi "llegan a las manos" debido a la tensión que reina entre jugadores, cuerpo técnico y directiva.

La vuelta del fútbol profesional a España parece estar prevista para la semana del 12 de junio, por lo que los equipos han empezado a entrenar en sus respectivas ciudades deportivas guardando las pertinentes medidas de seguridad. Todos, menos uno, el Rayo Vallecano. Jugadores y cuerpo técnico han llevado a cabo su segundo plantón y se han negado a entrenar, después de que el club justificase el lunes el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para “salvaguardar la viabilidad presente y futura” y en el que asegura “en ningún momento se ha vulnerado ningún derecho de ningún futbolista como falsamente afirma AFE”.

Producto de la tensión acumulada, el director deportivo del club David Cobeño y el entrenador Paco Jémez, estuvieron a punto durante el martes de llegar a las manos. En unas imágenes captadas por Deportes Cuatro, Cobeño decía: “¡Que yo no he hecho el p… ERTE! ¡No me toquéis!”. La bronca acabó con el directivo sufriendo un ataque de ansiedad ya que, según él, “¡me estáis faltando al respeto todos!”, apuntando a los jugadores y cuerpo técnico. El exportero del club, que ahora está instalado en la directiva, se situó como el blanco de las iras de los futbolistas, ya que, debido a la ausencia del presidente, Raúl Martín Presa, es el propio Cobeño el que tiene que acudir a hablar con tofos los afectados por el ERTE.

Cobeño y Raúl Martín Presa.

"Todos los jugadores del primer equipo se encuentran desde el 14 de marzo en un ERTE de reducción de jornada, pero no de suspensión de empleo. Todo ello, como no podía ser de otra forma, para respetar escrupulosamente los derechos laborales de estos trabajadores, los cuales han estado dados de alta por el tiempo que han estado trabajando en sus domicilios”, explicaba el comunicado del Rayo.

Según el texto de la directiva, en la tarde del domingo 17 de mayo, Paco Jémez, a través de unos de sus preparadores físicos, “envió a la plantilla un plan de trabajo diferente al establecido para hoy y comunicado previamente a LaLiga”.

Apoyo a los jugadores desde las peñas

A mediados del mes de abril, las peñas del Rayo Vallecano, a través de un comunicado de la Plataforma ADRV, mostraron su inquietud con el futuro de la competición liguera por la posibilidad de disputar partidos a puerta cerrada y mostraron su rechazo al ERTE que pretende iniciar el club. "No hay información ni de puertas para dentro ni de puertas para fuera. La afición está abandonada. Los socios no saben si el Rayo les gratificará los partidos incluidos en el abono o si tendrá algún gesto con ellos. Parece que no existen. No cuentan para nada", decían en aquel entonces los aficionados en su comunicado.

Un mes después del comunicado, el colectivo de peñas del Rayo Vallecano ha explicado a elcierredigital.com que “coincidimos con la plantilla en parte de sus reivindicaciones, porque esto es un desastre” y añaden que lo que hay es “una dejadez de funciones y un abandono del barco por la ineficiencia del gestor”. Respecto al problema ocurrido en la ciudad deportiva, según las peñas, es que “el presidente (Raúl Martín Presa) señalaba a terceras personas y están acusando a Cobeño, que casi ha llegado a las manos con Jémez”.

Paco Jémez con mascarilla.

Además, el Rayo Vallecano es, junto con el Albacete, el único equipo que tiene un partido pendiente por aplazamiento. Madrileños y manchegos deben de jugar la segunda parte de su encuentro aplazado en diciembre de 2019 por supuestos insultos desde la grada de Bukaneros del Campo de Fútbol de Vallecas al delantero del Albacete, Roman Zozulya. Al parecer y según señalan las peñas “tiene previsto jugarse el 9 de junio”. Esto significaría que la reanudación de la competición española la llevarían a cabo el Rayo Vallecano y Albacete, días antes de que se de el pistoletazo de salida al reestreno de LaLiga.

COMPARTIR: