23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El vocal del club madrileño ASEGURA QUE LA VICTORIA CONTRA EL EIBAR HA SIDO “UNA INYECCIÓN DE MORAL”

Ángel González, dirigente del C.D.A. Navalcarnero: "Soñamos con enfrentarnos al Barça de Messi"

El pasado domingo 17 de enero el Club Deportivo Artístico Navalcarnero venció al Eibar en uno de los partidos de la Copa del Rey. El equipo madrileño de segunda B se convirtió así en uno de los dieciséis mejores equipos de España hasta el momento al vencer al equipo vasco. Una victoria en tiempos de pandemia que ha supuesto una “gran ilusión” para la plantilla.

El pasado 17 de enero el Navalcarnero y el Eibar se disputaban un puesto en la siguiente ronda de la Copa del Rey. Empatados en la primera mitad, el equipo madrileño nunca perdió el ánimo de ganar al equipo vasco y fue en el segundo tiempo cuando los dos goles que faltaban para la victoria llegaron. Esnáider hizo honor a su apellido como hijo del exfutbolista Juan Eduardo Esnáider y cazó dos remates, el primero de Mario García y el segundo de Álex Alonso. En el minuto 79 la victoria fue clara para el equipo de Segunda B en un partido histórico para el club.

Tras un domingo trascendental, los jugadores volvieron al campo para seguir entrenando. Centrados y con la mente en los próximos partidos, Ángel González, vocal del Navalcarnero, cuenta para elcierredigital.com que la vuelta a los entrenamientos se desarrolló en un ambiente bromista al principio, pero que “una vez que el equipo empieza a entrenar nada más que piensa en trabajar”.

El equipo madrileño siempre mantuvo la esperanza de una victoria. “La plantilla estaba ilusionada, había un entusiasmo de que se podía ganar y se iba a intentar; y se consiguió” admite Ángel González. Además, el hecho de jugar contra un equipo de primera división, aumentó la ilusión de la plantilla: “Fue la alegría de jugar contra un primera. Una alegría para el equipo, la afición y el pueblo”. El vocal asegura que la victoria también ha supuesto un incentivo publicitario para el pueblo, contento de que aparezcan "en casi todos los periódicos y los medios”.

Esnáider celebrando su primer gol

Ahora, el equipo tendrá que enfrentarse a otro club de primera en la siguiente ronda de la Copa. “Estamos esperando el sorteo y nos toque quien nos toque, será un regalo. La ilusión ha ido aumentando. ¿Cuándo nos encontraremos en una como esta?” añade Ángel González, el cual, a título personal ya tiene un rival preferente para el próximo partido: El Barça.

Para el próximo partido el equipo “se seguirá entrenando como hasta ahora”. “Son semanas duras de trabajo y el equipo tiene una línea que sigue todos los días a rajatabla; entrenamos normalmente como lo hacemos el resto de semanas del año”, afirma el vocal.

Una victoria agridulce

Sin embargo, la victoria tuvo un sabor agridulce. A causa de la COVID-19 la afición no pudo apoyar al equipo como en otras ocasiones puesto que solo se permitió el acceso a cuatrocientos aficionados, algo que ha afectado de manera negativa a la economía del club y al ánimo de los jugadores. “La afición es el segundo jugador, no es lo mismo jugar a puerta cerrada como hasta ahora, que hacerlo con las gradas llenas. Es una sensación muy rara”, explica Ángel González. Pero la victoria sin duda ha sido “una inyección de moral”. “Que un club tan humilde se haya plantado entre los 16 mejores es algo que nos hace mucha ilusión”.

El Navalcarnero se fundó en 1961 y en la temporada de 2004/05 el equipo consiguió ascender a Segunda B por primera vez. Tras jugar en tercera, volvió a conseguirlo en 2014/15 y se mantiene hasta ahora en la categoría. En esta temporada, el equipo de Luis Ayllón en la Copa del Rey ya ha vencido al Badajoz, Las Palmas y el Eibar, unas victorias históricas que vaticinan un buen futuro para el club madrileño.

COMPARTIR: