16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las drogas, la depresión, el éxito mal asumido y el abandono del público los abocaron a destinos trágicos en muchos casos

El fatal destino de los deportistas de élite, cómo se convirtieron en ídolos de barro y juguetes rotos

Algunos de los deportistas más famosos de la historia.
Algunos de los deportistas más famosos de la historia.
Algunos consiguieron remontar su carrera, otros vieron la luz al final del túnel y se dedicaron a temas como la autoayuda y unos pocos llegaron a quitarse la vida debido a una incurable depresión. Son deportistas de élite, héroes para muchos, reconocidos por todos, pero injustamente tratados a menudo. Humanos al fin y al cabo, víctimas de su propio éxito, con fortalezas y debilidades como cualquier otra persona. La desaparición de Blanca Fernández Ochoa nos hace recordar sus historias.

Muchas carreras se apagaron. Cuando los focos ya no apuntan ni los flashes recogen la foto finish o el golpeo de un balón que va a la escuadra, quedan los deportistas que brillan y que de repente caen al más profundo abismo. Dicen que algo así pudo pasarle a la esquiadora Blanca Fernández Ochoa.

Lo cierto es que no es fácil ser deportista de élite. Muchos de ellos han visto como su vida ha dado un giro de 360 grados por culpa de problemas completamente ajenos al deporte. Otros incluso se han quitado la vida cuando han terminado su carrera. Un mundo lleno de contrastes en los que a veces no todo es la fama y el dinero.

Es una realidad, muchos deportistas muestran su mejor cara en las pistas, mientras que fuera de ellas tienen una vida casi hundida. En ciertas ocasiones, los familiares e incluso los medios han llegado a tarde a la hora de conocer esta situación, por lo que no ha dado tiempo a evitar que el deportista siguiera derecho por su camino.

Casos claros como el de Tiger Woods, uno de los mejores golfistas pagados de la historia, que vio como su vida se derrumbaba por sus problemas extramatrimoniales, Diego Armando Maradona y la droga, que casi acaba con él, o en España el caso de Pedro García Aguado, que truncó su carrera también por culpa del consumo de ciertos estupefacientes.

Pedro García Aguado: Waterpolo, drogas y ahora en el PP

Pedro García Aguado es más conocido en las últimas generaciones por ser el presentador del programa “Hermano mayor”. En él, el exdeportista trataba de reconducir a jóvenes que se habían dado a la mala vida y tenían problemas con sus padres.

Pero, antes de ello, Pedro fue uno de los mitos del deporte español. Coincidió con la generación dorada del waterpolo español, pues consiguió una plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92 y el oro en los de Atlanta ’96. Las luces que se reflejaban frente a él en el agua comenzaron a tornarse oscuras. Empezó a consumir cocaína y otros tipos de drogas, algo que casi acaba con su vida.

Pedro García Aguado.

Aguado pudo superar ese bache y salir adelante. No corrió la misma suerte su compañero de filas Jesús Rollan. El que fuera portero de la Selección Española, tras retirarse, se dio a las drogas y se hundió en la depresión. Las malas lenguas que todo eso vino orquestado porque su amor por la infanta Cristina no fue correspondido, ya que ella prefirió a Iñaki Urdangarín. Rollán se suicidó en 2006 a los 38 años, solo dos años después de dejar el waterpolo.

Por su parte, Pedro García Aguado, tras rehacer su vida ha sido fichado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular), como director general de Juventud bajo las órdenes del consejero Enrique Ossorio.

Tiger Woods: hundido por problemas conyugales

Eldrick Tont Woods, más conocido como Tiger Woods, es uno de los mejores golfistas del mundo. A la edad de 43 el californiano sigue jugando con sus palos e incluso se permitió el lujo de ganar un Tour Championship en septiembre del año pasado.

En 2009 era el mejor golfista pagado de la historia y desde 2002 el mejor deportista pagado en el planeta. Lo tenía todo: reconocimiento, títulos, patrocinadores por doquier, etc. Pero todo aquello se fue al traste cuando se convirtió en un adicto al sexo, al alcohol y a las drogas. Casi diez años de calvario desde que ganara su último gran título.

Un día de Acción de Gracias, la por entonces esposa del golfista, la modelo sueca Elin Nordegren, descubrió que su marido había tenido varias relaciones con otras mujeres a sus espaldas. Los dos estaban dentro del coche de Woods y con un palo de golf golpeó uno de los cristales mientras intentaba sacar al golfista de su interior.

El golfista Tiger Woods.

Borracho y bajo los efectos del Vicodin, un fármaco analgésico, intentó huir en su Cadillac. Pero ella siguió persiguiéndole con el palo de golf. La persecución terminó con Woods estampando su coche contra una boca de riego y después contra un árbol enfrente de su casa.

Aquel accidente dio un giro a su vida, ya que decenas de mujeres empezaron a reconocer públicamente que habían tenido sexo con el golfista, mientras este estaba casado.

Tras varios juicios y pleitos, Tiger Woods pudo reconducir su vida y, pese a perder mucho poder de patrocinadores y de aficionados, se vuelto a colocar entre los mejores de este deporte.

Maradona: la mano de Dios y las drogas

El argentino es y será uno de los mitos del fútbol. El “jugón” argentino es considerado en su país por muchos como el mejor jugador de la historia por encima incluso de Lionel Messi.

Habría que escribir demasiado para hablar de lo que hizo Maradona por el fútbol, simplemente se podría detallar todo lo que era en la mítica jugada que se fue de media Inglaterra para marcar uno de los goles más antológicos de la historia durante el mundial de México ’86. Incluso aquel día fue capaz de meter un gol con la mano sin que se diera cuenta el árbitro. Toda esa mezcolanza junta mientras Argentina tenía el conflicto de las Malvinas con Inglaterra.

Pero Maradona comenzó a dañar su imagen dándose a las drogas y con actuaciones poco deportivas que afeaban su imagen profesional. Todo ello culmino en el Mundial de Estados Unidos ’94, cuando después de terminar la fase de grupos, donde marcó un gol a Grecia, se descubrió que había dado positivo por cocaína.

La carrera del “pibe” había terminado en el césped. Después lo intentó como entrenador, pero sin fructificar. Ahora simplemente salta a la palestra cuando hace alguna de sus “gracietas” bajo los efectos de alguna sustancia. Aun así, es considerado un Dios. Las cosas del fútbol.

Óscar Pistorius: mito del deporte paralímpico y asesino

Era un atleta que no tenía piernas, por lo que tenía que correr con prótesis de titanio. Su velocidad era endiablada, tanto que se llegó a cuestionar porque decían que los implantes le ayudaban a ser más rápido. Nada más lejos de la realidad, él era un súper deportista.

Su buen hacer en la pista le permitió ser el primer deportista amputado en participar en unos Juegos Olímpicos, en concreto en los de Londres 2012, donde hizo historia clasificándose para las semifinales.

Pistorius corriendo.

Todo aquello se derrumbó en una noche de San Valentín (14 de febrero) del año 2013 cuando asesinó a su novia a tiros, la modelo también de origen sudafricano, Reeva Steenkamp.

Pistorius fue condenado en 2016 a seis años de cárcel, pero un año más tarde esa pena subió hasta los trece años y cinco meses. La última vez que Pistorius pudo ser visto fue en octubre de 2018 cuando asistió al funeral de su abuelo.

Suicidios tras dejar el deporte

El ciclista José María “El Chava” Jiménez Sastre, el mencionado waterpolista Jesús Rollán, el atleta Yago Lamela y el boxeador José Manuel Urtain fueron algunos de los nombres que coparon portadas debido a sus muertes. Todos ellos tocaron la cima en sus respectivas disciplinas, pero las depresiones y las deudas acabaron arrojándolos a una muerte prematura.

El Chava Jiménez junto a Roberto Heras.

José María Jiménez Sastre, alias “El Chava”, fue uno de los mayores talentos que dio el ciclismo español con varias victorias en la Vuelta a España. El corredor, originario de Ávila, era uno de los mejores escaladores, pero fue su retirada la que trastocó completamente su vida.

“El Chava” entró en una profunda depresión, lo que le provocó una embolia que acabó con su vida en el año 2003. El cuerpo del ciclista fue encontrado en su casa de Madrid. Tenía 32 años y sólo llevaba un año retirado.

Un año después del caso de Pistorius, el mundo del volvió a sufrir un varapalo con la muerte del que fuera uno de sus mejores saltadores de la historia. Yago Lamela, medalla de plata en los mundiales de Sevilla en 1999 y que pasó a los anales de la historia del deporte por su salto histórico de 8,56, falleció a causa de un infarto.

El saltador Yago Lamela.

Tras dejar las pistas, Lamela, como tantos, entró en una profunda crisis que desembocó en una depresión. Intentó superar el vacío que le había dejado la retirada del atletismo en otras actividades como ser piloto de helicópteros, pero la muerte llamó a su puerta cuando sólo tenía 36 años.

El boxeo español quedó conmocionado en 1992 cuando el púgil José Manuel Urtain se suicidó. Fue uno de los mejores boxeadores españoles de la historia ganando 56 peleas. El vasco peleó en seis ocasiones por el título europeo, el cual levantó tres veces.

José Manuel Urtain.

Un 21 de julio de 1992, Urtain, abrumado por las deudas y sin el respaldo de su mujer e hijo decidió suicidarse arrojándose por el balcón del piso donde vivía. Urtain dejó un legado a otros deportistas, al igual que los anteriores mencionados.

Fueron símbolos de lucha y superación en el mundo del deporte, pero con lo que no pudieron luchar fue con su propio mito.

COMPARTIR: