19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL CONSEJO DEL ESTADO HA CONSIDERADO QUE LAS PROHIBICIONES DEL MINISTRO DEL INTERIOR GALO VULNERABAN "GRAVEMENTE LAS LIBERTADES DE LOS SEVILLISTAS"

La Justicia francesa retira el veto a la afición del Sevilla en el Estadio del Lens tras las críticas

Última hora Aficionados del Sevilla FC y el ministro del interior francés, Gérald Darmanin.
Aficionados del Sevilla FC y el ministro del interior francés, Gérald Darmanin.
A las 18.45 horas del 12 de diciembre el Sevilla se enfrenta al RCL Lens en la ciudad francesa de Lens, en el último encuentro de la fase de grupos de la Champions League. El 10 de diciembre el ministro francés del Interior, Gerald Darmanin, ha prohibido la entrada de aficionados sevillistas al estadio francés. El motivo es el fallecimiento de un aficionado francés el pasado 3 de diciembre. El 12 de diciembre el Consejo del Estado ha suspendido esta orden.

Este martes 12 diciembre el Sevilla CF se juega el todo por el todo contra el Lens, esto es, mantenerse en la competición europea, aunque la máxima es la de optar a la Europa League, ya que matemáticamente no puede pasar a los octavos de final de la Champions League. El encuentro tendrá lugar a las 18.45 en el Estadio Bollaert-Delelis de Lens, Francia. Por si ya era complicada la situación, el gobierno francés anunció el pasado domingo una prohibición anómala. 

Tal y como había anunciado el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, se había prohibido a los aficionados sevillistas acompañar a su equipo en este último partido de la máxima competición europea. La decisión se basaba en los sucesos del pasado 3 de diciembre, cuando un aficionado del Nantes fue acuchillado por un ultra del Niza en la previa de un partido que enfrentaba a ambos equipos en el estadio de la Beaujoire.

De esta forma, el ministro francés había decidido "prevenir la violencia" prohibiendo el acceso de aficionados sevillistas. Estaba previsto que se trasladaran unos 500 seguidores del club andaluz, y tanto es así que muchos de ellos ya tenían sus entradas y se encontraban en territorio francés. En la mañana del 11 de diciembre se publicaba una orden de manera oficial que permanecía vigente, hasta ahora.

El Consejo del Estado anula la orden

Pese a la orden publicada el Consejo del Estado francés ha aceptado el recurso interpuesto por FASFE, Sevilla FC y las asociaciones Association Nationale des Supporters, Footbal Supporters Europe y Accionistas Unidos SFC. El Ministro de Interior llegó a alegar que el recurso a la orden debía desestimarse porque no se había producido una violación grave e ilegal de una libertad fundamental.

El Consejo del Estado Francés ha decidido suspender la ejecución de la orden del Ministro del Interior, siempre y cuando acudan al partido 360 sevillistas o menos. Además, se ha condenado al estado francés a pagar una multa de 5.000 euros a cada una de las entidades solicitantes.

Asimismo, en la resolución se indica que esta decisión se basa en que "se ha producido una vulneración grave y manifiestamente ilícita de las libertades de circulación, asociación, reunión y expresión”. También señala que “no se hace necesario lo exigido por el ministro debido a al nivel de clasificación de partido. La medida impugnada no es adecuada ni proporcional”.

Las reacciones a esta orden


Tras conocer las declaraciones del ministro francés el Sevilla lanzó un comunicado aclarando que no había recibido comunicación oficial ni por parte de las autoridades francesas ni por parte de la UEFA. El club andaluz sostiene, además, que esta prohibición “perjudica a sus aficionados en particular y al fútbol en general, con medidas desproporcionadas y que no parece que estén justificadas”. 

El grupo ultra Red Tigers del Lens ha lanzado un comunicado apoyando a la afición del Sevilla. “Los seguidores sevillanos ya han reservado y pagado sus medios de transporte, sus lugares y sus noches de hotel y no deben sufrir su incompetencia. Nos aseguraremos de recibir a los seguidores del Sevilla, ¡incluso si eso significa ceder nuestros asientos para que entren en nuestras gradas!. Por supuesto, acompañaremos a los seguidores en todas sus gestiones legales si resulta necesario”, señala este grupo ultra en el comunicado dirigido al ministro del interior francés.

Gérald DARMANIN (@GDarmanin) / XGérald Darmanin.

Desde la dirección del club andaluz han hecho todo lo posible para que sus seguidores puedan acudir a ver el encuentro. El mismo domingo 10 de diciembre comenzaron a gestionar con el gobierno español la posibilidad de que esta prohibición no se aplique. 

"No se puede privar a los ciudadanos de sus libertades"


En la mañana del 11 de diciembre FASFE ha presentado un recurso ante el Consejo del Estado francés de manera conjunta con el Sevilla FC y las asociaciones Association Nationale des Supporters, Footbal Supporters Europe y Accionistas Unidos SFC.

En una conversación con elcierredigital.com, Emilio Abejón, presidente de la asociación FASFE, señala que “el principal problema es que hay sevillistas en Lens desde hace varios días. Ya hemos presentado una solicitud de suspensión de esta orden, y somos optimistas porque el abogado que nos lo está llevando ha conseguido la suspensión de varias órdenes similares. Confiamos en que nos toque un juez razonable y pare esta locura. No es solo que haya prohibido el acceso al campo, sino que en la orden también se indican los lugares de Lens en los que no puede haber aficionados sevillistas. Decir a dónde no puede ir una persona es atentar contra las libertades y contra la ley de libre circulación”. 

Image

Afición del Sevilla // Twitter.

“Esto es todo un atropello a los hinchas. Está prohibiendo a diestro y siniestro a los aficionados el acceso a los estadios franceses sin ningún tipo de criterio. La cosa es que hay que ceñirse a casos concretos y no porque se peleen cinco aficionados de otros equipos prohibir la entrada de todos a los campos de fútbol. De hecho, el propio grupo ultra del Lens ha ofrecido sus abonos a los sevillistas desplazados”, añade Emilio Abejón. 

"En la comisión de un delito hay que detener, juzgar y condenar a los involucrados en el delito, pero qué tiene que ver el resto de personas. Para suspender un derecho fundamental tienes que poner en contexto y explicar el razonamiento que ha llevado a esta decisión. En este caso no se trata de un bien mayor porque ni siquiera hay problemas entre las dos hinchadas. Parece que los aficionados al fútbol somos ciudadanos de segunda, donde lo de justos por pecadores se aplica en todas las situaciones. No hay que olvidar que quien ha decidido esto es el ministro de un país que va a acoger los próximos Juegos Olímpicos y eso es algo preocupante”, concluye Emilio Abejón.

COMPARTIR: