24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los hinchas reclaman más solidaridad y unos repartos no tan desiguales del dinero dentro del negocio que genera el balompié

Los aficionados al fútbol se muestran en contra de la manera en la que los clubes ultra ricos quieren "salvar" este deporte

Aficionado protestando contra la Superliga
Aficionado protestando contra la Superliga
Los presidentes de los equipos fundadores de la famosa Superliga Europea sabían que tendrían que enfrentarse a la UEFA, a la FIFA y que tendrían en contra a los clubes que no participasen en este torneo. Sin embargo, lo que muchos no esperaban fue la reacción que tuvieron los aficionados, quienes cansados de no ser escuchados, demostraron tener más fuerza y valor de lo que se podía pensar en el fútbol mercantilista de la actualidad.

Las protestas de los hinchas, junto a la oposición de la UEFA, con sus sanciones y con Aleksander Ceferin al mando, han conseguido parar un proyecto de miles de millones de euros en apenas 48 horas, hecho que puede ser un punto de inflexión en la importancia que dan los clubs a sus aficionados.

Emilio Abejón, portavoz y secretario general de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE), que engloba a 35 asociaciones de aficionados y clubes democráticos de todo el territorio nacional y que representan a unas 30.000 personas, ha explicado a ElCierreDigital.com los motivos que han llevado a los aficionados a movilizarse de esta forma: “Evidentemente hay múltiples factores. Hay uno principal, y es que la Superliga, por lo general a la mayor parte de los aficionados no nos gusta, ya que va contra alguno de los principios básicos sobre los que se basa nuestro sentido de lo que es el deporte. Los aficionados defienden la recompensa del mérito deportivo, y no apoyan la clasificación porque sí. Además los aficionados quieren la solidaridad en el fútbol, no una pirámide en el que la superélite guarda los ingentes recursos. Y esta Superliga estaba montada para que una serie de clubes se junten entre ellos, organizaran la competición, invitaran a quien quisieran y repartieran sus ingresos con el resto de la pirámide, que es la que nutre de futbolistas hacia la cúspide y la que que digamos que mantiene el ecosistema del fútbol”. A lo que añadió: “El fútbol no son solo 15 clubes de superélite, el fútbol son miles y miles y miles de clubes”.

Superliga Europea: Manifestación de aficionados del Chelsea en Stamford  Bridge:

Manifestación en Londres contra la Superliga.

Además, se muestra muy en contra del comportamiento de los dirigentes de estos grandes clubes, quienes han estado actuando a la espalda de todos para obtener solo su propio beneficio “En estos momentos tan duros, cuando las aficiones se han organizado, han estado haciendo trabajo voluntario, incansable, ayudando a los bancos de alimentos, repartiendo y haciendo labores voluntarias para los más desfavorecidos. Resulta que unos cuantos señores ultra millonarios estaban dedicándose a ver cómo se quedaban con la mayor parte del pastel del fútbol. Es tan vergonzoso que lo raro es que la manifestación de los aficionados haya sido tan poca. Es evidente que lo que está pasando es un escándalo y lo único que los grandes dirigentes de los clubes ultra ricos realmente se merecen es el escarnio público y la vergüenza de ser expulsados de instituciones sociales y culturales tan importantes como los clubes que detentan".

Abejón también ha contado a este medio cómo ha sido la actuación de los aficionados de los clubes que iban a participar “Sobre todo las protestas de los aficionados en Inglaterra han sido vitales. En España también ha habido mucha oposición, en el Atlético de Madrid, que en su inmensa mayoría eran contrarios. Menos confrontación ha habido en los aficionados del Real Madrid y en los del Fútbol Club Barcelona, quienes tienen la posibilidad de votar a favor o en contra de participar en la Superliga", declaró.

Además, sobre si las protestas entre los aficionados eran de esperar o no, expresó: “Creo que algunos lo veíamos más claro que otros, pero los que trabajamos día a día en colectivos de aficionados no nos ha sorprendido. Nos ha sorprendido casi que en España no haya sido más importante de lo que ha sido".

Los hinchas no han estado solos en su oposición contra esta competición elitista, las ligas domésticas de muchos países europeos e incluso políticos muy relevantes se posicionaron del lado del fútbol de los aficionados. Abejón resaltó la importancia de que ciertos políticos mostrasen su oposición a la Superliga “El hecho de que políticos como Boris Johnson o como Macron, en Francia, hayan reaccionado en contra de la Superliga es uno de los baluartes de la fortaleza que ha tenido la protesta”.

El portavoz de FASFE mostró también su opinión acerca de la idea de Florentino Pérez de crear esta competición para salvar el fútbol “Entendemos que el señor Pérez tiene una concepción del fútbol que se diferencia muchísimo de la que creemos los aficionados de gradas, desde luego los aficionados que representamos en FASFE. Si para él el crear una liga cismática entre 15 y 20 clubes superpoderosos, que organizan ellos mismos y reparten los dineros de acuerdo con sus criterios e invitan a quien quieren a jugar su torneo es salvar el fútbol, pues nosotros realmente lo que nos parece es dar la última vuelta de tuerca al proceso de hiper mercantilización del fútbol de los últimos 25 ó 30 años. Si para el señor Pérez salvar el fútbol es que los súper ricos se quedan con todo y a lo mejor repartan algunas migajas con los demás, pues este no es el fútbol que queremos los aficionados”.

Golpe mortal de los equipos ingleses a la Superliga

Un manifestante en contra de la Superliga con una pancarta en la que pone Florentino criminal.

Además, Abejón expresó el disgusto de FASFE con las nuevas reformas de las competiciones UEFAA nosotros no nos gustan absolutamente nada las reformas propuestas. Nos parece exagerado el que haya tantos partidos, por ejemplo de Champions League, ya que esta reforma aseguraría un montón los partidos, si te clasificas. Nos parece que toda inflacción de partidos europeos, aunque suponga mayores ingresos para la UEFA,  lo que hace es bajar el nivel medio y pone a muchos aficionados ante la tesitura de incrementar considerablemente sus gastos para seguir a sus equipos. Por otro lado, también está la difuminación del mérito deportivo y el reparto de los ingresos de los clubes que la UEFA aún no ha hecho público” concluyó.

COMPARTIR: