29 de septiembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras una sequía, la Roma luchará primero por la Europa League y después el Inter de Milán por la Champions contra el Manchester City

El 'Calcio' vuelve a triunfar en Europa con un equipo en cada final como la de este miércoles contra el Sevilla F.C.

Imagen del estadio Puskás Aréna y de los futbolistas Jesús Navas y Lorenzo Pelegrinni.
Imagen del estadio Puskás Aréna y de los futbolistas Jesús Navas y Lorenzo Pelegrinni.
El campeonato que dominó Europa desde los 80 hasta principios de 2000 llevaba una irreductible mala racha. La Conference de su Roma fue la señal de que algo estaba a punto de cambiar, y lo ha confirmado la Serie A. Ahora son la primera liga en toda Europa que consigue tener al menos un club en cada final europea: el Inter Milán contra el Manchester City en la Champions, la Roma contra el Sevilla en la Europa League y la Fiorentina contra el West Ham United en la Conference League.

La Serie A, el campeonato que dominó Europa en los 80, los 90 y los principios de 2000 llevaba una mala racha persistente. Mourinho, último técnico de un conjunto italiano capaz de levantar una Champions, cerró en 2022 una sequía que había comenzado justo con su Inter campeón de Europa en 2010.

La Conference de su Roma fue la señal de que algo estaba por fin a punto de cambiar, y hoy la liga italiana recoge los frutos al llevar este año a tres equipos a los cuartos de la Champions (no pasaba desde 2006) y a tres más entre la Europa League y la Conference League.

Ahora son la primera liga en toda Europa que consigue tener al menos un club en cada final europea. Con el Inter de Milán en la Champions, la Roma en la Europa League y la Fiorentina en la Conference League. Además, la Roma puede volver a ganar su segundo trofeo europeo consecutivo frente al Sevilla, y marcar el comienzo de lo que puede ser un triplete histórico para el fútbol italiano.

La última vez que la Serie A alcanzó algo parecido fue en la temporada 97/98, cuando la Juventus de Turín llegaba a la final de la Champions frente al Real Madrid y la Europa League se la disputaban el Inter y la Lazio. Claro está que por aquel entonces había otros futbolistas de renombre. En aquella Juve resonaban nombres como Alessandro del Piero, Didier Deschamps, el actual seleccionador francés, Antonio Conte o el mismísimo Zinedine Zidane, que a pesar de su calidad perdieron la final 1-0 contra los merengues.

Mientras tanto, en la entonces llamada Copa de la Uefa se veían las caras dos de las potencias italianas del momento. En el bando neroazurro militaban Javier Zanetti, que precisamente estaría tiempo después en la última Champions ganada por un equipo italiano, el Cholo Simeone y Ronaldo Nazario. Mientras que el equipo de las águilas tampoco se quedaba corto con jugadores de la talla de Alessandro Nesta, Pavel Nedved o Roberto Mancini. Durante el partido el Inter arrolló a la Lazio por 3 a 0. 

BXRilkECYAAHZOG

ZInedine Zidane regateando a Karembeu y Seedorf en la final de Champions del 98. Twitter

A partir de ahí el dominio italiano todavía continuó unos años hasta que poco a poco las superestrellas se comenzaron a interesar más por el dinero de la Premier League y el dominio del fútbol español. Ahora el ‘calcio’ parece haber resucitado, apostando más por el talento joven y creando ellos a las estrellas en vez de comprarlas a golpe de talonario. Nombres propios que se han hecho un hueco en el panorama internacional como Lautaro Martínez, Nicolò Barella, Victor Oshimen, Khvicha Kvaratskhelia, Andrea Tonali o Rafael Leao. Jugadores que han visto cómo su precio se ha multiplicado en los últimos años en la Serie A.

Los equipos italianos finalistas

Inzaghi ha devuelto al Inter a lo que un día fue, y es que los interistas, a pesar de los altibajos ligueros, en la Champions se han convertido en un rival complicadísimo. El Liverpool, en el curso pasado, tuvo que sufrir para eliminarlos y, en este, los neroazzurri supieron eliminar al Barça en el peor grupo de la primera fase y superaron al Oporto gracias a un solo gol en 180 minutos, el de Lukaku. En las siguientes rondas frente a Benfica y Milán no mostraron síntomas de debilidad y pasaron plácidamente ambas eliminatorias para poner rumbo a Estambul, donde volverá a disputar una final trece años después ante un rival aparentemente invencible, el Manchester City de Pep Guardiola.

FwcI5niWYAMdoBb

José Mourinho posando con la copa de la Conference League que ganó el año pasado. Twitter

En la Europa League, la Roma ha protagonizado una clasificación espectacular. Eliminar a la Real Sociedad sin encajar un gol, al Feyenoord endosándoles un 4 a 1 y, por último, al Leverkusen de Xabi demostrando una solidez defensiva implacable ante el asedio alemán, confirma lo que ya se intuía el año pasado, cuando lograron el título de la Conference League. Y es que el conjunto de José Mourinho en Europa es competitivo y temible. Sin duda, Mou no se lo pondrá nada fácil al Sevilla de Mendilibar, que llega de derrotar al Manchester United y la Juventus de Turín.

Por último, en la segunda edición de la Conference League repite un finalista italiano. Tras la Roma del año pasado, ahora es el turno de la Fiorentina de Vicenzo Italiano, que ha ido arrollando durante su recorrido en la competición, destacando un 1 a 4 al Sivasspor en octavos y otro 1 a 4 al Lech Poznan en cuartos. Un camino que han liderado Nicolás González y Arthur Cabral con sus goles, y Amrabat e Ikoné con su creación de juego y asistencias. Ahora se deberá enfrentar al West Ham United, el otro favorito del torneo. 

COMPARTIR: