17 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exvicepresidente de los árbitros bajo el mandato del 'villarista' Victoriano Sánchez Arminio se embolsó 1,3 millones de euros entre 2016 y 2018

Escándalo en el arbitraje del fútbol: El Barcelona niega que comprase a Enríquez Negreira para favorecerle

/ Enríquez Negreira
El Fútbol Club Barcelona pagó al menos 1,3 millones de euros a una empresa del exvicepresidente de los árbitros españoles, Enrique Negreira, que fue número dos del Comité Técnico de Árbitros durante 24 años bajo el mandato del 'villarista' Victoriano Sánchez Arminio. El cuadro blaugrana también es noticia porque, según los Mossos d'Esquadra, dio dinero a periodistas a cambio de que hablasen bien del entonces presidente, Josep Maria Bartomeu.

Joan Laporta parecía frotarse las manos ya que la instrucción del Barçagate está ensuciando la imagen de uno de sus antecesores, Josep Maria Bartomeu, que según los Mossos d'Esquadra habría impulsado pagos desde el Fútbol Club Barcelona a diversos periodistas para que hablasen bien de él, y mal de sus enemigos. 

Este escándalo tapaba en parte la polémica por la adjudicación de las obras de remodelación del Camp Nou a la polémica empresa turca Limak Holdings, que es una de la 'banda de las cinco' que construye la mayoría de las obras públicas bajo el gobierno de Recep Tayyip Erdoğan

Pero el giro de ayer pone al club a los pies de los caballos tras conocerse que el exárbitro José María Enríquez Negreira, vicepresidente de los árbitros españoles entre 1994 y 2018, cobró 1,3 millones de euros del club durante tres años, entre 2016-18.

A cambio, el hijo del histórico árbitro, Javier Enríquez Romero, hizo "asesoramiento verbal" sobre arbitraje al Fútbol Club Barcelona cuando los trencillas estaban en manos de Victoriano Sánchez Arminio, presidente del Comité Técnico de Árbitros,  y la presidencia de la RFEF en la de Ángel María Villar

Enríquez Negreira negó ayer que favoreciese al Fútbol Club Barcelona a pesar de estos cobros que alientan la teoría del 'villarato' que supuestamente favoreció al club en la época como jugador del actual técnico Xavi Hernández

2018

Enríquez Negreira ejerció como vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros, actuando de mano derecha del presidente, el 'villarista' Victoriano Sánchez Arminio entre 1994 y el año en el que se cortaron los pagos blaugranas, 2018. Estos pagos, según fuentes policiales, habrían arrancado antes de 2003, bajo la presidencia blaugrana de Josep Lluís Núñez o Joan Gaspart. 

Cabe recordar que en 2018 Ángel María Villar perdió al presidencia de la RFEF tras ser detenido, Victoriano Sánchez Arminio se jubiló como presidente del Comité Técnico de Árbitros, su mano derecha Enríquez Negreira hizo lo propio y los mandos de la federación futbolera recayeron en Luis Rubiales, que designó como sustituto a Carlos Velasco Carballo, relevado a su vez por Luis Medina Cantalejo. 

Los pagos

La empresa DASNIL 95 SL, propiedad de Enríquez Negreira y dirigida por el hijo de este, cobró 1.392.680 euros en tres temporadas, tal y como ha destapado la Cadena SER. 

agencia_tributaria

Informe de la Agencia Tributaria con los pagos del FCB.

El Barça reconoce los acuerdos, pero niega irregularidades: "Que el FC Barcelona contrató en el pasado los servicios de un consultor técnico externo, quien suministraba, en formato vídeo, informes técnicos referidos a jugadores de categorías inferiores del Estado español para la secretaría técnica del Club". 

"Adicionalmente, la relación con el propio proveedor externo se amplió con informes técnicos relacionados con el arbitraje profesional a fin de complementar información requerida por el cuerpo técnico del primer equipo y del filial, una práctica habitual en los clubes de fútbol profesionales", añade. 

El FC Barcelona lamenta que esta información aparezca justamente en el mejor momento deportivo de la presente temporada y anuncia que "emprenderá acciones legales contra quien estropee la imagen del club con posibles insinuaciones contrarias a la reputación de la entidad que se puedan producir a raíz de estas informaciones". 

Trama mediática

Por otra parte los Mossos d'Esquadra destapan una presunta trama mediática impulsada por Bartomeu en un informe que forma parte de la instrucción del 'Barçagate': "Se han identificado mensajes en los que el expresidente del Barça habría diseñado un sistema para desviar dinero a periodistas. Estos pagos se materializaban a través de sociedades interpuestas, con unas transferencias ordenadas por Bartomeu, quien también daba instrucciones precisas sobre cuál era el concepto que debían tener las facturas". 

Albert Lesán. 

El informe dice que se llegaron a "falsificar facturas para desviar dinero hacia los periodistas escogidos por Bartomeu" y que "en diversas ocasiones Bartomeu también ordenaba a terceras empresas hacer los pagos a los periodistas".

"Los conceptos de las facturas son ficticios y, hasta en algún caso, la sociedad que Bartomeu ordena que emita la factura ni existe en el período en el que teóricamente había prestado los servicios facturados", explica el cuerpo policial. 

Difícil defensa parece tener Marçal Lorente, recién expulsado de Radio Kanal tras conocerse que cobraba 70.000 euros anuales del club blaugrana por una tertulia sin oyentes que se emitía a través de la citada emisora pirata y que tenía a tertulianos que no cobraban ni un céntimo. En una conversación intervenida Bartomeu le pide a Lorente que cambie el concepto de la factura y ponga "periodo de formación de cuatro meses en comunicación empresarial".

El caso de Albert Lesán es diferente, pero también complica su horizonte. El expresentador de 'El rondo' se ha defendido: "Hablo por mí y sólo haré un comunicado. Es absolutamente falso que yo haya cobrado un solo euro del Barça. Se firmó un contrato de publicidad de 2.000 euros mensuales en el que se anunciaba las tiendas del club y allí están los programas. Lógicamente está todo en manos de abogados". 

"El primer año de contrato era con la junta de Bartomeu y el segundo año con la junta de Laporta y el contrato no era conmigo sino con la productora del programa por publicidad. Y por último. El programa apoyó la candidatura de Laporta y en Youtube están todos", añade. 

Lorente, por su parte, se ha victimizado: "Hay muchas envidias en esta profesión y hay gente que le gustaría tener lo que tú tienes. Hay ataques personales. Las cifras no son ciertas sino una interpretación errónea y perversa de conversaciones entre diferentes personas, periodistas y ejecutivos de las que se extraen posteriores suposiciones y pruebas no fehacientes". 

Bartomeu, por su parte, ha negado la máxima: "Niego categóricamente que, por mi orden o con mi consentimiento, se pagara desde el FC Barcelona a periodistas con la finalidad, o cambio, de defender la gestión o mi persona". 

COMPARTIR: