14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El caso de la italiana Giulia Aurora ha escandalizado al colectivo arbitral por la ridícula sanción impuesta al jugador de los insultos y burlas

Loli Martínez, árbitra de fútbol internacional sobre el caso Giulia: “En España nos apoyan mucho, no ocurre lo de Italia”

Giulia Aurora Nicastro, la árbitra insultada en un partido de fútbol en Italia
Giulia Aurora Nicastro, la árbitra insultada en un partido de fútbol en Italia
Loli Martínez, nuestra árbitra de fútbol internacional, nos habla del caso de Giulia Aurora Nicastro, la joven colegiada italiana de 22 años. Ellas nunca lo han tenido fácil, pero hace unas semanas lo ocurrido en uno de los partidos de la liga italiana ha escandalizado a este colectivo femenino. Sobre todo, si tenemos en cuenta la ridícula y humillante sanción que se le ha impuesto a uno de los responsables de los insultos y burlas que sufrió la joven colegiada en el terreno de juego.

Se disputaba un partido de juveniles entre el Treporti y el Miranense por el torneo Giovanissimien Mestre. Los jugadores apenas tenían 14 años, pero tanto ellos como la grada parecía tener un objetivo común,  denigrar, ridiculizar y humillar a la joven Giulia que desempeñaba el papel de árbitro. A los pocos minutos, la colegiada tuvo que escuchar gritos del tipo "Vete y prostitúyete". Giulia lo ignoró y siguió con  su trabajo. Pero las burlas fueron a más cuando uno de los jugadores, de 14 años, se bajó los pantalones y le pidió que le hiciera una felación. Giulia Aurora le sacó una tarjeta roja al futbolista, quien siguió insultándola. El ambiente era insoportable pero la joven aguantó como pudo.

La Federación Italiana ha impugnado la sanción impuesta al jugador por insultar a la árbitra Giulia Aurora.

Sin embargo, la escándalo creció después cuando, tras el suceso, se conoció la sanción de 100 euros al jugador que profirió los insultos y se bajó los pantalones. Fue tal la indignación general que la Federación Italiana ya ha impugnado esa polémica decisión del juez deportivo que sancionó al futbolista en cuestión con una mínima multa.  Ni la Federación Italiana de Fútbol ni el equipo en el que juega el futbolista sancionado han querido responder a las preguntas de elcierredigital.com. Un sencillo comunicado enviado por correo electrónico les ha parecido suficiente para explicar este caso.   

Queda mucho por hacer, a tenor de lo que se ve en sucesos como este en los terrenos de juego. Y en algunos países más que en otros, quizá. En España, la situación ha mejorado muchísimo. Nos los cuentan en la Federación Española de Fútbol, de cuya directiva forma ya parte Loli Martínez Madrona, la árbitra que  Luis Rubiales quiso tener cerca para modernizar el fútbol español y dotarlo de otra visión más plural, amplia y así enriquecerlo.  'Loli', profesora de educación física en primaria en un colegio murciano, tiene 32 años y lleva más de un año y medio dirigiendo encuentros internacionales y también en la Liga Iberdrola. Ella fue la que hizo historia, junto a sus compañeras del equipo arbitral, en el partido en el Wanda Metropolitano entre el Atlético de Madrid y el Barcelona. Un encuentro que marcó un hito histórico en el fútbol femenino mundial tras convertirse en el encuentro entre clubes con más espectadores de la historia, con un total de 60.739 aficionados.

Loli Martínez Madrona durante el encuentro Atlético de Madrid - Barcelona.

Es una de las cinco internacionales que hay en España. No solo eso, sino que LoLi Martínez, arbitró también la final de la Copa de la Reina, en Granada, entre el Atlético de Madrid y la Real Sociedad. Esta mujer decidida y valiente pita  en primera división pero también en tercera, donde arbitra encuentros masculinos.  Hemos hablado con Loli y derrocha mucho más que pasión futbolística.

“Empecé muy pequeña a jugar con mis hermanos y cuando mi rompí una pierna, al volver ya no podía jugar en equipos mixtos. Así que mi padre me animó a ser árbitro. Y es lo mejor que pudo decirme. Siempre se lo agradeceré”.

En cuanto a sus experiencias, solo recuerda un episodio problemático en el que sufrió ataques, “fue en 2015, en segunda B en un Hércules contra Atlético de Baleares, yo iba como asistente. El partido se desarrolló bien pero en un momento determinado un aficionado con un megáfono me dirigió insultos e improperios. Pero el resto de la afición y la Policía le detuvieron y expulsaron. Después me sorprendió que ese individuo el comité de competición le había sancionado con 6.000 euros y con dos años de prohibición de entrar en un recinto deportivo. Es decir, esto ha mejorado muchísimo, la Federación tiene un código muy estricto contra la incitación a la violencia y tipifica muchos delitos y las sanciones respectivas bastante altas, si son profesionales las multas pueden llegar hasta los 90.000 euros, y si no son profesionales hasta los 18.000 euros. Deben ser duras porque son conductas condenables. ”

El equipo arbitral antes de comenzar el histórico partido en el Wanda Metropolitano.

Loli Matínez arbitra desde los 15 años, lleva ya 18, es una experta en el campo y se nota por su determinación y decisión ante los jugadores y las jugadas de cada partido. “En relación a lo que le ha pasado a Giulia en Italia, es importante lo que se está haciendo en España, muchas campañas de concienciación y pedagogía para erradicar estos comportamientos que no se deben permitir. Nos ven menores y no podemos enseñarles esto. Por  ello, todo tiene que ir acompañado por  las sanciones ejemplares y justas. Hay que proteger al árbitro en el campo.”

¿Y en qué se diferencia un partido masculino de uno femenino? “Los hombres van con más dureza, hay más contacto, más fuerza en el juego masculino, y más técnica y más nobleza en el femenino. En el masculino las faltas se presentan con más frecuencia y hay que estar más atenta, pero también en el fútbol femenino me encuentro que algún que otro intento de 'engaño', pero es menos frecuente. Son similares y diferentes al mismo tiempo”.  

Loli Martínez recogiendo un premio de manos de la Reina Letizia tras la final de la Copa de la Reina. 

Loli asegura que “vive con plena emoción cada encuentro desde horas antes del mismo y hasta que vuelve a su casa. Y reconoce que como árbitro, su trabajo ha mejorado en profesionalización, en medios y recursos informáticos para preparar los partidos y plataformas para visualizar vídeos, además del apoyo de la Federación y del Comité de Árbitros, la formación continua que se les proporciona...”. Loli se plantea metas cortas, el día a día, “partido a partido”, la frase de Simeone. Pero su sueño “es llegar a  participar en competiciones internacionales como parte del equipo arbitral en uno de los encuentros. Por ahora solo participa en los encuentros clasificatorios para el mundial y la Champions.

Los patrocinadores también empiezan a apoyar a las mujeres en el fútbol. “Este año Renfe nos ha patrocinado. Antes no había ninguno. Poco a poco lo vamos consiguiendo.  Pero todavía ninguna marca deportiva ha dado un paso en este sentido. Lo más importante es que nos apoyen nuestros compañeros de la Federación y del Comité.”

Entre partido y partido, Loli sigue dando clases a sus alumnos de primaria que no paran de preguntarle por sus encuentros y por el lugar en el que tienen que formarse para ser también árbitros. “Pero yo insisto en enseñarles, sobre todo, los valores del esfuerzo, el trabajo, el respeto, el compañerismo, el trabajo en equipo...es lo más importante para el juego y para la vida.” Una labor pedagógica que realiza tanto en su aula como en los campos de fútbol.  

COMPARTIR: