28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Kosmos, la empresa del futbolista catalán, recibió 24 millones por el pacto llevado a cabo con la RFEF para que Arabia Saudí acogiera la Supercopa

El fútbol español y sus 'mordidas': Las comisiones millonarias de Rubiales y Piqué

Gerard Piqué y Luis Rubiales, protagonistas del polémico pacto millonario por la Supercopa en Arabia.
Gerard Piqué y Luis Rubiales, protagonistas del polémico pacto millonario por la Supercopa en Arabia.
La polémica se ha desatado en el fútbol español después de que este lunes se haya desvelado que Luis Rubiales, el presidente la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) pactó con Gerard Piqué el cobro de una comisión de 24 millones de euros por llevar la Supercopa de España a Arabia Saudi, mientras que la RFEF se garantizó 40 millones de euros por cada edición, habiendo firmado seis.

El escándalo saltó el lunes cuando se conoció el pacto realizado por Luis Rubiales y Gerard Pique para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí. En este acuerdo, según ha informado El Confidencial, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) “presionó a las autoridades de Riad para que abonaran al jugador del FC Barcelona hasta 24 millones de euros por disputar el torneo en ese país y trató luego de ocultar la participación del futbolista en el contrato”.

Todo comenzó en 2018, cuando Gerard Piqué, a través de su empresa de organización de eventos deportivos llamada Kosmos Holding, propuso que la Supercopa se convirtiera en una "final-four” entre los dos mejores equipos de la Liga y las dos mejores de la Copa del Rey con el fin de aumentar el espectáculo y el valor de los derechos televisivos de este trofeo. Tras la iniciativa, según las informaciones que han sido publicadas durante estos días, Rubiales dio el visto bueno y autorizó al futbolista a sondear en secreto el mercado audiovisual. A partir de ahí, Piqué comenzó a trabajar para la Federación.

Sin embargo, antes de que el campeonato fuese llevado a Arabia Saudí sondearon la posibilidad de realizarlo en España, poniendo como sede un mismo estadio. 

Piqué en Jeddah. Supercopa de España en 2020.

Rubiales le comentó a Piqué que iba a reunirse con el Real Madrid para plantear la posibilidad de que los tres partidos se disputasen en el Santiago Bernabéu aunque, por lo que parece en los audios publicados, el objetivo de ambos no era ese: “Yo lo voy a ver también esto con el Madrid. Yo creo que el Madrid me va a decir que no. Como el Madrid me va a decir que no, eso nos viene de puta madre para justificarnos de cara al futuro y decimos que es el estadio con más capacidad [el Camp Nou], que es el campeón de Liga [el FC Barcelona], que es el campeón de Copa o finalista de Copa [el FC Barcelona]... Yo creo que legitimidad tenemos”, explica el presidente de la Federación Española de Fútbol a Piqué quien, pensando en hacer negocio, habla de la rentabilidad que podía suponerle esto al conjunto blaugrana: “A lo mejor, en vez de alquilar por medio kilo cada partido, lo puede alquilar por más y sacar dos kilos o dos kilos y medio. Entonces yo creo que ahí también tiene un margen de negocio el Barça”.

Piqué convence a Rubiales a pesar de las dudas

Sin embargo, finalmente este escenario no se llevó a cabo porque las negociaciones con Arabia Saudí llegaron a buen puerto, a pesar de las dudas. El Real Madrid no contemplaba salir fuera de España por menos de ocho millones de euros y su único interés era el mercado estadounidense. Sobre el asunto, Piqué le dice a Rubiales: “A ver, Rubi. Si es un tema de dinero, si ellos (el Madrid) por 8 irían, hostia tío, se paga 8 al Madrid y 8 al Barça... a los otros se les paga 2 y 1... son 19, y os quedáis la Federación 6 kilos, tío. Antes de no quedaros nada, os quedáis 6 kilos. Y apretamos a Arabia Saudí y a lo mejor le sacamos... le decimos que si no el Madrid no va... y le sacamos un palo más o dos palos más...”.

Pero todo se complicó por unas filtraciones cuando la Federación estaba a punto de cerrar el contrato con Arabia Saudí a causa del temor de Rubiales por la reacción de los españoles al llevar la competición a un país donde no se respetan los derechos humanos y las mujeres son consideradas inferiores a los hombres. Finalmente, con la ayuda de Gerard Piqué, que convenció a Rubiales de seguir adelante la Federación, se firmó el acuerdo para que se celebrase la Supercopa en Arabia Saudí durante los siguientes seis años. 

De esta forma, la RFEF consiguió 40 millones de euros y la comisión de 24 millones que Kosmos, empresa de Piqué, cobraría a Sela, compañía pública saudí. “Geri, enhorabuena. Y no me refiero ni al partidazo de ayer ni a tu gol. Me refiero a que ya son más de las 12 y por lo tanto ya es firme el acuerdo con Arabia Saudí. Un abrazo, gracias por todo y aquí estoy para lo que necesites. Bueno, menos para algunas cosillas que casi mejor no me necesites. Venga, un abrazo enorme. Cuídate mucho, amigo”, le dijo Rubiales tras hacerse oficial el acuerdo.

Piqué en su canal de Twitch.

Tras la confirmación, Luis Rubiales anunció la nueva sede de la Supercopa expresando que se iba a hacer allí porque “Queremos ayudar a la juventud saudí, a que la mujer mejore, y lo vamos a hacer sobre el terreno", y admitió que la empresa de Piqué había intervenido en las negociaciones. Sin embargo, negó haber pagado ninguna comisión al futbolista: “La Federación no ha pagado ninguna comisión a Piqué ni a nadie”, sentenció Rubiales, que no exento de polémica con la publicación de su sueldo —634.518,19 euros brutos, cuatro veces más que lo que recibía su antecesor, Ángel María Villar, cuando este abandonó el cargo en el 2017— ahora vuelve a protagonizar otro escándalo.

Pique pone la mano en el fuego por Rubiales

Con la publicación de estos audios la polémica esta servida. Hay quienes piden la dimisión de Rubiales mientras que otros lo normalizan defendiendo que Piqué es un empresario más y no tiene por qué estar mal hecho.

Tras salir a la luz el negocio, Piqué quiso tomar la palabra y responder a través de su canal de Twitch. El capitán del Barça se mostró “orgulloso” del acuerdo y la comisión percibida y explicó que todo es “totalmente legal” y que “lo único ilegal” de todo lo que ha salido a la luz este lunes “es coger audios y filtrarlos por interés”. Además, el barcelonista expresó que no entendía el revuelo y que él ponía “la mano en el fuego” por el presidente de la Federación, Luis Rubiales.

COMPARTIR: