14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las fichas, el gran sacrificio del Barça

Para seguir a flote en las principales competiciones de fútbol, es siempre importante mantener alto el nivel del plantel del que se dispone.

Lo sabe muy bien el Fc Barcelona, que lleva más de diez años en la élite europea y es un habitante habitual de la Champions League. El club catalán, en el que militan algunos de los mejores jugadores del mundo, ha emprendido desde hace años una serie de reformas en su organigrama y también en sus instalaciones, como por ejemplo la del estadio: el Nou Camp Nou que deberá tener su nueva forma hacia el año 2022, si los programas originarios siguen en pie. 

Las cuentas del Barça y de Leo Messi

Sin embargo, lo que más cuesta a la directiva del Barça es hacer cuadrar las cuentas relativas a las fichas de los futbolistas, que al fin y al cabo son los principales protagonistas del juego. Como muchos sabrán, de hecho, hace poco más de un año Lionel Messi ha prolongado su contrato con la entidad catalana y ha llegado a ser el futbolista más pagado del planeta, como destaca un informe relativo a los sueldos de los jugadores de fútbol que juegan en la Liga.

El argentino, que prácticamente desde toda su vida ha jugado en el Barça y que ahora es el capitán indiscutible, cobra en este momento la barbaridad de 70 millones de euros brutos por año, algo que sin duda refleja su categoría de mejor jugador del planeta. El que probablemente gane el próximo Balón de oro ha demostrado durante más de diez años de estar en lo más alto del fútbol mundial, y por esta razón el Barça no ha querido en ningún momento deshacerse de él pese a que tuvo que realizar un importante esfuerzo a nivel económico. 

Las sirenas de otros equipos, como por ejemplo el Manchester United y el Paris Saint Germain, los únicos que disponen de la posibilidad económica para poder hacer frente a una ficha tan abultada, han sido apagadas por la renovación con el Barcelona, el club de toda la vida del rosarino, que siempre quiso quedarse en el Camp Nou. 

Para mantenerse en los máximo niveles del fútbol mundial, el club catalán ha decidido entonces no prescindir del mejor producto de siempre de su cantera, haciendo hincapié en su amor por la camiseta blaugrana. El sacrificio económico de ofrecer a Messi un sueldo más elevado al de Cristiano Ronaldo, su gran rival, ha significado algo importante para el argentino, que está devolviendo al Barça su dedicación a través de goles y de grandes jugadas.

Pero Messi no es el único jugador por el que el Barça haya hecho un sacrificio. El último flamante fichaje, es decir el del francés Antoine Griezmann, se ha llevado a cabo ofreciendo al galo una cantidad de casi 46 millones de euros brutos por año, prácticamente el doble de lo que cobra Luis Suárez, mejor amigo y socio de Messi. Las fichas, entonces, representan el gran esfuerzo del Barcelona para seguir en la élite del fútbol mundial. 

COMPARTIR: