05 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exgerente del club donostiarra sigue señalado como pieza fundamental tras las investigaciones fiscales de la Hacienda Foral de Guipúzcoa

Iñaki Otegui: el hombre clave en los papeles de Panamá de la Real Sociedad Club de Fútbol

Iñaki Otegui, exgerente de la Real Sociedad.
Iñaki Otegui, exgerente de la Real Sociedad.
El exgerente de la Real Sociedad, Iñaki Otegui, dejó este cargo en el club donostiarra hace apenas una temporada y con su jubilación se acaba una época de sorprendentes viajes a Panamá, Suiza y Holanda para la creación y mantenimiento de 68 empresas “off shore” y eludir presuntamente el pago de impuestos por parte de los jugadores más reconocidos del equipo txuri urdin, cuyos contratos están recogidos en los famosos papeles de Panamá.

Fue el hombre de la Real Sociedad durante varias décadas con los mismos poderes que el presidente del club guipuzcoano. Lo hizo como responsable del área económica y financiera. De este modo realizó varias gestiones mercantiles y fiscales que, segúnla oposición, llevaron a la Real Sociedad al abismo económico. Se trata de Iñaki Otegui Arbelaiz, conocido por el sobrenombre de  “El Bárcenas Gipuzkoano". Hace poco dejó la gerencia de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. después de casi 36 años.

El expresidente de la Real Sociedad, Iñaki Badiola, ya denunció varias irregularidades de Otegui, pero finalmente esos informes económicos realizados por la Inspección de la Hacienda Foral de Gipuzkoa nunca llegaron a los Juzgados.

Iñaki Otegui, exgerente de la Real en una entrevista concedida a Mundo Deportivo en 2017.

Estos mismos hechos ya pusieron en la picota al exdirector general de la Hacienda Foral de Gipuzkoa Pedro María Ruiz de Azúa, ahora investigado por prevaricación y en una situación procesal pendiente de juicio, que se iniciará en los próximos meses.

Una vida en La Real

Iñaki Otegui Arbelaiz dejaba hace dos años la gerencia de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. después de casi 36 años cobrando, según las denuncias del expresidente Badiola, un sueldo en A y otro en B, como así se destapó durante la “due diligence” llevada a cabo pormenorizadamente sobre los ejercicios 2003-2007, ambos inclusive. En esta investigación afloró el cobro de un sueldo millonario anual en dinero negro de 186.000 euros anuales que presuntamente recibía el gerente mencionado.

Iñaki Otegui acabó reconociendo en sede judicial que si se llevaba en el club donostiarra una contabilidad B. Con la jubilación de Otegui se acaba una etapa de viajes a Panamá, Suiza y Holanda para la creación y mantenimiento de 68 empresas “off shore” en paraísos fiscales. Todo con el fin de eludir el pago de impuestos por parte de la Real Sociedad y de sus jugadores estrella: Darko Kovacevic, Nihat, Claudio Bravo y Víctor López. En lo que posteriormente se conoció como los papeles de Panamá de la Real Sociedad, un escándalo que estalló tras el caso Fonseca–Mossack, en relación al famoso despacho de abogados panameño que tramitaba los planes de muchos millonarios y empresas, entre ellas, la Real Sociedad SAD y las estrategias ideadas por Iñaki Otegui y ciertos directivos del equipo txuri urdin.

Otegui también diseñó la operación realizada con el futbolista Mikel Arteta  a través de la utilización de la empresa Sunday Morning, una operación de “ingeniería fiscal” obviada por el ex diputado foral de la Hacienda Foral de Gipuzkoa, Juanjo Múgica. Una plan que hizo posible que el jugador vasco no pagase un euro de impuestos en su periplo en el club donostiarra.

Su relación con la Hacienda Foral

 Otro de los viajes de Iñaki Otegi consistía en un desplazamiento a la Hacienda Foral de Gipuzkoa. Todos los veranos, casi siempre en el mes de julio, el gerente llevaba todas las declaraciones de IRPF de los jugadores de la Real Sociedad.

El documento contenía una importante rebaja para los intereses del club guipuzcoano. Según la oposición, se trataría de "un fraude fiscal oculto de millones de euros que Iñaki Otegi entregaba en mano a la Dirección de la Hacienda Foral de Gipuzkoa que, sin ningún tipo de fiscalización, posibilitaba, entre otros desmanes fiscales, dar cobertura a los sueldos de los jugadores estrella de la Real Sociedad que alcanzaban importes no superiores a los 1.500 euros mensuales, al mismo tiempo que se dejaban de ingresar cientos de miles de euros por la falta de consignación en sus declaraciones por rendimientos en especie relacionados con la utilización de coches de lujo, pisos y hoteles. Asimismo, se dejaba sin fiscalizar el importante patrimonio inmobiliario adquirido por algunos jugadores", afirman estos exdirectivos a elcierredigital.com.

Puestos en contacto con el gabinete de comunicación de la Real Sociedad de Fútbol SAD no han contestado a nuestro requerimiento de información al respecto.  

COMPARTIR: