13 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su hija menor evoluciona favorablemente de su delicada enfermedad, lo que ha llevado a la RFEF a nombrar sucesor a su ayudante Robert Moreno

Rubiales llega a un acuerdo con Luis Enrique, que deja el cargo de seleccionador con la esperanza de volver a tiempo para la Eurocopa

Luis Enrique y Luis Rubiales el día de su presentación.
Luis Enrique y Luis Rubiales el día de su presentación.
Luis Enrique continuará dedicando todo su tiempo a su familia y, en particular, a su hija pequeña durante los próximos meses, pero la enfermedad de la niña evoluciona favorablemente y por eso, Luis Rubiales, presidente de la RFEF, confía todavía en que el exseleccionador llegue a tiempo para dirigir a España en la Eurocopa de 2020. De hecho, la Federación ha nombrado a una persona de la entera confianza del entrenador asturiano y no ha buscado un nuevo perfil de seleccionador.

El exseleccionador nacional, Luis Enrique Martínez, podrá dedicar ahora todo su tiempo a su familia y, en particular, a su hija pequeña. Como ya desveló elcierredigital.com, una de sus hijas, la pequeña de siete años, tiene serios problemas de salud y eso le ha mantenido fuera de los banquillos desde el pasado mes de marzo. Ahora sin embargo, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, ha optado por nombrar a Robert Moreno, su primer asistente, como sustituto del asturiano, una vez que éste ha decidido dar el paso de retirarse momentáneamente de los banquillos.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) se marcó un plazo para tomar una decisión definitiva, que iba a ser en septiembre, pero ha sido el propio Luis Enrique quien ha decidido adelantar esta decisión, antes del próximo partido de clasificación para la Eurocopa del año 2020.

Luis Enrique Martínez ha optado por dedicarse de lleno a su familia, debido a que su hija pequeña de 7 años, tiene serios problemas de salud. Una enfermedad de la que está siendo tratada por los mejores especialistas del mundo, en concreto en Alemania, y cuidada durante su estancia en España en el Hospital San Juan de Dios, de Barcelona. Los médicos están esperanzados y dicen que la niña evoluciona favorablemente, pero necesita tiempo, cuidados específicos y la compañía de sus padres.

Luis Enrique en la selección.

Luis Rubiales y su equipo en la RFEF confiaban en que el entrenador se pudiese sentar en el banquillo el próximo 5 de septiembre durante el partido que España deberá jugar frente a Rumanía en el Wanda Metropolitano y, sobre todo, esperaban que Luis Enrique estuviese el 8 de septiembre al frente de la selección nacional de fútbol en el encuentro contra las Islas Feroe en Gijón, ciudad natal del entrenador. Pero es demasiado pronto y ahora deberá ser el nuevo seleccionador, Robert Moreno, quien lo haga.

A pesar de todo, Luis Enrique estuvo tomado decisiones en la distancia, la principal fue prescindir del portero David  De Gea, como guardameta titular de la selección, y apostar por el vasco Kepa Arrizabalaga. Pero el plazo de septiembre ya quedó atrás y ahora el nuevo seleccionador, Robert Moreno, hombre de su confianza, tiene tiempo de sobra para preparar bien la Eurocopa del año que viene, donde hay muchas posibilidades de que Luis Enrique vuelva a dirigir a la Roja.

La Federación quería y sigue queriendo a Luis Enrique de seleccionador, pero también ganar la Eurocopa, y eso se antojaba complicado con un entrenador que no esté con sus jugadores en las concentraciones. El silencio hermético en torno a los problemas del seleccionador nacional de fútbol hizo que los rumores se disparasen. Los jugadores y el presidente de la Federación Nacional de Fútbol, Luis Rubiales, mantuvieron siempre su apoyo al entrenador y guardaron silencio absoluto, a pesar de conocer la importante problemática que le afectaba.

Entrenador blaugrana en 2008

Nacido en Gijón (Asturias) el 8 de mayo de 1970, Luis Enrique tiene 49 años. Tras pasar por el Real Madrid y el F. C. Barcelona, como centrocampista, debutó como entrenador en el equipo blaugrana en 2008. Después, pasó por el Roma y Celta de Vigo, entre otros equipos.

Su esposa, Elena Cullel, familiar de una conocida y reconocida periodista catalana, también alto cargo de la Caixa en su día, sufrió mucho cuando el asturiano se puso al frente de la Roma durante la temporada 2011-12 y las cosas no fueron bien.

Tras esta etapa, pudo devolverles a los suyos la estabilidad al ser fichado por el Celta de Vigo. Luis Enrique vivía entonces a caballo entre Vigo y Barcelona. “He dejado a mi mujer y a mis hijos en Barcelona y a mí me cuesta mucho vivir lejos de mi familia. Este es un punto en contra que he valorado mucho”, dijo en su momento a los medios de comunicación.

Luis Enrique y Elena Cullel.

En el aspecto personal, contrajo matrimonio el 27 de diciembre de 1997 con Elena Cullell, una azafata de la que se enamoró un año antes, cuando fichó por el Barça, y con la que lleva más de dos décadas. Ella pertenece a la alta burguesía catalana, ya que su padre, Francesc Cullell, es un reconocido curtidor de pieles, con negocios en toda España.

Elena estudió en el prestigioso Liceo Francés de Bon Soleil, de Gavà. Mejoró su inglés en Estados Unidos y se licenció en Económicas en Barcelona, aunque nunca ha ejercido su profesión. Cuando Luis Enrique aterrizó en Barcelona, después de su paso por el eterno rival blanco del Real Madrid, enseguida se enamoró de esta joven catalana. Ella tenía por entonces 25 años y era azafata de tierra de una conocida compañía aérea.

La pareja tiene tres hijos: Pacho de 19 años, Sira de 18 y una pequeña niña de siete años. Es la "niña de los ojos" de toda la familia y ahora todos están volcados en ella. Mientras que el primogénito combina sus estudios con su pasión por el fútbol y el paddle-surf, la segunda descendiente se ha convertido en una reconocida amazona, que ya ha conseguido sus primeras medallas.

Una casa de 800 metros

La pareja vive en Gavá, un conocido y rico municipio de la comarca del Bajo Llobregat, provincia de Barcelona. Allí mandaron construir una casa de 800 metros cuadrados sobre un terreno de 2.400 metros, con piscina y pista de paddle incluidos. Una de sus pasiones es su parque automovilístico. Por eso, Luis Enrique tiene un garaje de 60 metros cuadrados, donde guarda tres coches de alta gama.

Además del fútbol, Luis Enrique es un asturiano apasionado de otros deportes, como el ciclismo y la natación. Entre sus logros figuran subir el Mortirolo, el Tourmalet y la Marmolada. Además, ha corrido la Quebrantahuesos y completó el Ironman de Klagenfurt (Austria), una prueba durísima compuesta por 3.800 metros de natación, 180 kilómetros de bicicleta y la prueba reina del atletismo, la Maratón.

El asturiano siempre consideró que su familia es su mayor tesoro y siempre ha querido mantenerlos lejos de los flashes, por eso ahora ha dado el paso adelante y ha decidido que su familia es más importante que su trabajo al frente de la Selección Nacional.

Luis Enrique y Elena Cullel el día de su boda. 

Con esta decisión tomada este martes y que solo conocía Rubiales y su entorno, se confirma lo que ya adelantó elcierredigital.com, que Luis Enrique habría puesto su cargo a disposición de Luis Rubiales, pero que el presidente de la Federación Nacional de Fútbol habría confirmado su confianza en el seleccionador permitiéndole quedarse en Barcelona todo el tiempo necesario e, incluso, ausentarse fuera de España. Ahora, sin embargo, el exseleccionador ha entendido que era el momento de dar un paso a un lado por el bien del combinado nacional.

 Así es Robert Moreno

Nacido en Barcelona, tiene 40 años y ahora le ha llegado la mayor oportunidad de su carrera profesional. Formado en Comercio y Relaciones Internacionales, Robert Moreno está especializado en 'scouting', es decir, ojeador de jóvenes promesas. Moreno ha formado parte del cuerpo técnico de Luis Enrique en todos los proyectos del asturiano como entrenador (Roma, Celta, Barça y Selección). Además fue segundo entrenador de Juan Carlos Unzué en el Celta de Vigo durante la temporada 2013/14, donde se encargaba de dirigir las jugadas de estrategia en los entrenamientos.

El catalán Robert Moreno, nuevo seleccionador.

El  26 de marzo se hizo con los mandos de La Roja, por sorpresa, en el partido contra Malta, cuando Luis Enrique se tuvo que ausentar por los ya conocidos problemas familiares. Desde ese momento ejerció como seleccionador nacional en los dos encuentros siguientes ante Islas Feroe y Suecia, correspondientes a la fase de clasificación para la Eurocopa 2020.

De hecho, fue el propio Robert el que valoró la última convocatoria de la Selección, en la que destacó la vuelta de Cazorla y la suplencia de De Gea. Queda por ver si ahora de verdad es su momento o sólo es un cargo provisional mientras vuelve el asturiano.

COMPARTIR: