30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según las declaraciones del presidente de LaLiga, Javier Tebas, los aficionados no podrán acudir a los Estadios como mínimo hasta enero

Comienza LaLiga más atípica: Partidos sin público y nuevas reglas del Playoff de ascenso

El Real Madrid es el vigente campeón de la Primera División del fútbol español.
El Real Madrid es el vigente campeón de la Primera División del fútbol español.
El fútbol se reanuda en nuestro país en medio de una pandemia mundial. Durante semanas, los diversos organismos responsables del deporte rey han negociado las condiciones de la vuelta a las competiciones. En principio, los partidos se disputarán a puerta cerrada, pero siempre respetando un severo protocolo de seguridad acordado por la Real Federación Española de Fútbol, el Consejo Superior de Deportes y la propia Liga española. A continuación, desentrañamos las claves de la próxima temporada.

Tras meses de incertidumbre, condicionados por una pandemia sanitaria cuya evolución marcará el futuro a corto plazo de todos los sectores de nuestra sociedad, el balón volverá a rodar en el césped de los estadios españoles. Sin embargo, la reanudación de la actividad deportiva no implica, ni mucho menos, que el río vaya a volver a su cauce habitual. Todo lo contrario. Nos adentramos en la que probablemente vaya a ser la temporada más atípica de la historia del fútbol español.

Normalmente, las conversaciones de estas fechas sobre el deporte rey girarían en torno a los nuevos fichajes, entrenadores o predicciones. Sin embargo, el epicentro de la información y el debate este año se centra conocer los protocolos y condiciones que rodearan el espectáculo deportivo ante la amenaza del Covid-19. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la propia Liga llevan semanas negociando en un continuo tira y afloja para determinar las condiciones de la reanudación.

Entre estas instituciones han acordado un nuevo reglamento que será aplicable en caso de que aparezcan positivos entre los miembros de las expediciones de los diferentes equipos que tomarán parte en la competición, o que sus instalaciones no sean aptar para jugar a causa de la pandemia. De esta forma, se pretende evitar polémicas como la que durante semanas salpicó al Fuenlabrada y al Deportivo de la Coruña, analizadas ampliamente por elcierredigital.com.

A puerta cerrada y con estadios alternativos

Lo primero que se pregunta el aficionado al deporte rey es ¿habrá público en los estadios? La respuesta, muy clara: No. En principio, los partidos se seguirán disputando a puerta cerrada. Curiosamente, el CSD, la RFEF y la Liga, que rara vez defienden la misma posición, en este caso están de acuerdo.

Javier Tebas, máximo mandatario de LaLiga, confirmó recientemente esta postura y aportó su opinión sobre la fecha en la que esta vuelta del público podría tener lugar: “Para ver los estadios como los veíamos antes será a partir de la vacuna, espero en febrero o enero, ese es el inicio y el fin de ese mal sueño que estamos viviendo la sociedad mundial”, se atrevió a pronosticar.

Los partidos a puerta cerrada ya fueron la nota dominante de la pasada temporada.

Mas allá de esto, conviene destacar varias medidas que los equipos deberán aplicar en sus estadios. Para comenzar, todos los clubes están obligados a comunicar a la Federación y LaLiga, siempre antes del 18 de septiembre, un estadio alternativo fuera de su comunidad autónoma donde celebrar los partidos en caso de que su propio campo no pueda servir de sede a causa del virus.

En el caso de que este escenario alternativo tampoco estuviera en disposición de utilizarse a causa de la pandemia, LaLiga se reserva el derecho a asignar otra localización, siempre con el beneplácito de la RFEF. Otra novedad es que los equipos contarán con mayor flexibilidad a la hora de presentarse a los estadios. Antes, debían personarse hora y media antes del comienzo de los partidos. Con la nueva normativa, este tiempo se reduce hasta los 45 minutos.

Aplazamientos para Primera y Segunda

El tema de los aplazamientos también ha estado en boca de todos. Estos habían sido un punto de fricción candente durante las negociaciones. Lo que se ha decidido en lo que concierne a esta problemática es permitir que los equipos soliciten el aplazamiento de partidos en caso de no estar en disposición de jugar por motivos sanitarios. Eso sí, esto solo lo podrán hacer antes de la jornada 30 en la máxima categoría, y la jornada 34 en la división de plata.

Sin embargo, esta medida tiene límites. Los equipos de Segunda División podrán pedir, a lo largo de la temporada, dos aplazamientos. En cuanto a los de Primera División, solo podrán desplazar el calendario en una ocasión. A los rivales de los equipos que hayan decidido aplazar partidos, no se les computarán dichos encuentros como partidos suspendidos, pues se entiende que no son responsables de la suspensión de los mismos.  

El castigo para los equipos que rebasen el límite de aplazamientos está claro: El partido se dará por perdido por un resultado de 3-0, una diligencia que también se aplicaría en caso de que se diera el supuesto de que los dos equipos implicados no pudieran jugar un partido por motivos sanitarios relativos al Covid-19. Ambos conjuntos perderían igualmente por un resultado de 3-0.

Mínimo de jugadores de la primera plantilla

Para que los partidos se disputen, los clubes estarán obligados a presentar, como mínimo, a siete miembros de su primera plantilla. De lo contrario, los árbitros, que antes del encuentro recibirán una lista con los futbolistas titulares y suplentes de los conjuntos, suspenderán partido. Posteriormente, competición decidirá el camino a seguir en cada caso.  

Fuenlabrada y Deportivo de la Coruña protagonizaron una gran polémica hace semanas.

Esta medida contempla una salvedad. Y es que, si entre los equipos contendientes se detectan problemas con relación a la pandemia, el número de futbolistas de la primera plantilla que deberían presentar se reduciría de siete a cinco. Si ni por esas los equipos pueden reunir a cinco miembros de su plantel principal, se les permitiría acudir a jugadores de sus filiales y equipos dependientes, claro está, respetando la normativa que limita el número total de jugadores extranjeros.

¿Y qué sucede si la baja es de entrenadores? Muy fácil. En este caso, estos podrán ser sustituidos por sus segundos, por entrenadores de sus filiales e incluso por los preparadores físicos, si tienen licencia para entrenar.

Playoff de ascenso a Primera División

El precedente que la pasada temporada involucró a varios equipos de Segunda División inmersos en la lucha por la promoción a la máxima categoría, fundamentalmente Fuenlabrada CF y el Elche CF, ha hecho que se pongan en marcha nuevas medidas para regular los playoffs. En este sentido, se ha resuelto que estos tendrán lugar antes del 30 de junio, a través de dos eliminatorias a doble partido.

Girona y Elche disputaron la final del playoff de ascenso a Primera División la pasada temporada. 

Si el factor Covid-19 impidiera la celebración del playoff antes de la fecha límite, entraría en juego un nuevo formato a elegir entre dos posibilidades. La primera sería una Final Four (final a cuatro) con sede única a un solo partido. La segunda mantendría las eliminatorias, que pasarían a disputarse en una sede neutral designada por LaLiga, también a partido único.

Los criterios arbitrales

Otro año más, el criterio de los árbitros, los personajes más criticados en el contexto del fútbol, ha experimentado ciertos cambios, una tendencia que se mantiene estable con independencia del coronavirus. El director del proyecto VAR, Clos Gómez, anunció recientemente las novedades más importantes de la próxima campaña. El control por encima de la axila no traerá aparejado castigo alguno. Además, las “manos involuntarias" en jugadas de gol no se penalizarán, siempre y cuando no se produzcan justo en los instantes previos al dicho gol.

También ha generado controversia la decisión relativa a los penaltis. Estos no se repetirán si los guardametas no influyen en los lanzadores o se adelantan y sin tocar el balón. En lo que concierne a las denominadas dudosas, solo si se produce un error arbitral de bulto que se constate desde la sala se llamará al árbitro principal, cuyas decisiones tendrán primacía en todos los casos salvo éste último.

 

COMPARTIR: