23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El equipo andaluz certifica así su caída al fútbol no profesional tras años de nefasta gestión por parte del dirigente árabe Al-Thani y "sus fieles"

El descenso del Málaga a los 'infiernos': El poder qatarí asegura el éxito de un equipo que jugó la Champions

/ Rubén Castro, delantero del Málaga.
El Málaga consumó el sábado pasado su caída a la Primera RFEF, tercera categoría del fútbol español. Y es que han pasado diez años desde que el himno de la Champions, en unos cuartos de final históricos, sonara por última vez en la Costa del Sol. Con Al-Thani empezó todo, y con él apartado por la justicia se consolidó el fracaso. Sin embargo, podría llegar un nuevo jeque al club andaluz, ya que una de las opciones para el equipo, ya de sobra conocida, llega de nuevo desde Catar.

El Málaga consumó el sábado pasado su caída a la Primera RFEF, tercera categoría del fútbol español. Un escenario desconocido al que se tendrá que amoldar, ya que la temporada 97/98 fue la última que disputó en el fútbol no profesional. Y es que han pasado diez años desde que el himno de la Champions, en unos cuartos de final históricos, sonara por última vez en la Costa del Sol. De 2013 a 2023, todo un camino de agonía lenta tras tocar el cielo. Con Al-Thani empezó todo, y con él apartado por la justicia se terminó de fracasar. Es la decadencia de un club devorado por una grave crisis institucional, mala gestión y poco cuidado. Excepto por su afición, que nunca lo dejó de lado.

Una vez certificado el descenso, que no pilló a nadie por sorpresa, el malaguismo, una afición fiel y entregada, se lamenta de que se haya dejado caer en picado a este club y son muchas las voces que abogan por un cambio radical desde dentro. El aficionado ya no tiene paciencia tras la decepción mayúscula de este año. El duro comunicado de Fondo Sur 1904 es un gran ejemplo. Todos los problemas vienen de la inacción de un jeque catarí que dejó tirado a su juguete roto, el Málaga.

Fw18i7hWwAAiDyC

José María Muñoz, administrador del Málaga. Twitter

Desde 2020, este club está intervenido judicialmente y a cargo de un administrador, José María Muñoz, que saneó las cuentas y salvó a la entidad, pero que obvió su poder de decisión cuando era necesario. Siguió confiando en Manolo Gaspar, pese al desastre de la campaña anterior. Incluso le pidió que continuara hasta el último mercado de invierno, a pesar de que su credibilidad estaba agotada. Y no creyó conveniente contratar a un director general hasta hace pocos meses, con la llegada tardía de Kike Pérez.

Ahora mismo el club dista mucho de lo que fue un día, ese equipo que enamoró a media Europa con su juego de toque y ofensivo, y del que se esperaba que se convirtiera en el tercer grande de España con la ayuda del dinero catarí. Aunque si se ve con perspectiva la historia del Málaga en Champions adquiere mayor dimensión si cabe.

Un equipo humilde que llegó a unos cuartos de final de Champions y que sólo pudieron parar con un gol en fuera de juego clamoroso en el minuto 92 contra el Borussia de Dortmund. A pesar de ello, siempre quedará en el recuerdo el júbilo de los partidos contra el Oporto, el Milan, el Anderlecht y el Zenit. Encuentros en los que la afición malagueña pudo disfrutar del arte de Joaquín, la calidad de Santi Cazorla, la magia de un joven Isco Alarcón o los goles de Salomón Rondón.

FJhmJfYX0AImmTj

Once del Málaga en la Champions League. Twitter

Las nuevas cuentas del Málaga

El Málaga ha sido víctima de su propia gestión y, paradójicamente, descendió por no saber utilizar la baza de ser el cuarto presupuesto más alto de la categoría en cuanto al límite salarial impuesto por LaLiga. El dinero dio la infelicidad y el proyecto fue más humo que realidad.

Ahora, el club andaluz deberá asumir otra realidad, y es que el fracaso de temporada y el consumado descenso deja flaco al Málaga de cara a afrontar su nueva etapa lejos del fútbol profesional. Su cifra de negocio baja en diez millones de euros. Fuera del paraguas de LaLiga y sin los derechos de televisión, el club recibió unos 6,5 millones en el último reparto, que se esfumará al perder la categoría. En el escenario más optimista, el club podrá percibir unos 300.000 euros en ese concepto. Aún no hay operador asignado y el concurso sigue abierto en subasta pública.

La nueva realidad económica del Málaga será la de un club pobre, sin deuda porque el préstamo de CVC queda congelado, pero con una cifra de negocio menor. Es cierto que tendrá la ayuda al descenso, unos 4 millones de euros, pero no se percibirá de una tacada.

"La cifra de negocio de este año es de 16.995.000. Hay que reducir 6.5 millones, el ticketing será la mitad en un escenario malo y pretendemos bajar 1,5 millones de euros", explicó José María Muñoz. 

FwzqK5EXgAUj7Dc

El Emir de Qatar junto a Al Khelaifi, presidente del PSG. Twitter

A pesar del fatídico descenso del equipo, también hay grandes incógnitas sobre los propietarios del club. El alcalde de la ciudad instó a un acuerdo entre los actuales propietarios para dar paso a savia nueva que lleve al Málaga CF donde merece. La realidad es que podría llegar un nuevo jeque al club andaluz, ya que una de las opciones posibles llega de nuevo desde Catar.

Según el periodista Pedro Morata de COPE, el descenso a la Primera RFEF no ha variado las intenciones de QSI, propiedad del fondo monetario de Catar y del PSG. Tanto es así que los jeques siguen interesados en hacerse con el control del Málaga CF. Esta noticia solventaría las complicaciones, principalmente económicas, a las que tendría que hacer frente la entidad de Martiricos la próxima campaña.

COMPARTIR: