19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excampeón juvenil de lucha libre, Sagar Dhankhar, falleció tras un ajuste de cuentas entre dos grupos de luchadores rivales el pasado 4 de mayo

Arrestan al glorioso luchador indio Sushil Kumar por asesinar presuntamente a un compañero de ring

Sushil Kumar, mordiendo su medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Sushil Kumar, mordiendo su medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Sushil Kumar, doble medallista olímpico indio de lucha libre, ha sido arrestado en relación con el asesinato de Sagar Dhankhar, otro luchador. Los hechos por los que se encuentra detenido se remontan al pasado 4 de mayo, fecha en la que tuvo lugar una pelea entre varios luchadores a las puertas del estadio de Chhatrasal, en la que ambos peleadores estaban inmersos. El luchador tras tres semanas fue detenido y ahora se enfrenta a cargos de asesinato, secuestro y conspiración criminal.

A última hora de la noche del 4 de mayo, se escucharon disparos en la capital india, Delhi, en el famoso estadio de Chhatrasal. Cuando la policía llegó al conocido templo de la lucha libre india, encontraron cinco vehículos estacionados en el exterior, uno de ellos contenía una escopeta y tres cartuchos en los asientos traseros. También encontraron sangre seca en palos de bambú que estaban amontonados en el aparcamiento.

Según indican fuentes policiales hubo una pelea en el estadio que involucró a entre dieciocho y veinte personas. Debido a la trifulca tres heridos fueron trasladados al hospital y unas horas después, un luchador de 23 años, Sagar Dhankar, murió a causa de las heridas que le habían causado en la disputa.

Entre los luchadores, dijo la policía, estaba Sushil Kumar, uno de los deportistas más galardonados de la India. El luchador de 37 años es el único indio capaz de conseguir dos medallas olímpicas en un evento individual y el único del país en ganar un campeonato mundial de lucha libre. Esta es una hazaña extraordinaria en un país que tan solo ha ganado dos medallas olímpicas individuales en el último siglo.

Kumar además ocupa un cargo oficial en el departamento de deportes del gobierno de Delhi y vive en un complejo de viviendas dentro del estadio, donde comenzó a entrenar a los catorce años bajo la tutela de su exentrenador, y ahora su padrastro, Satpal Singh.

Durante tres semanas, la policía buscó a Kumar. Lanzaron redadas y ofrecieron una recompensa de 100.000 rupias (1.125 euros) por cualquier información que llevase a la captura del luchador. Finalmente, el 23 de mayo, Kumar fue arrestado frente a una estación de metro en Delhi.

Ahora el luchador se enfrenta a los cargos de asesinato, secuestro y conspiración criminal relacionados con la pelea del estadio. La policía ha informado que están buscando imágenes de las cámaras de seguridad de esa noche y los medios de comunicación se han inundado de afirmaciones sobre la pelea, que parece que se desencadenó por disputas de propiedad, y sobre los presuntos vínculos entre gánsteres y luchadores.

Police make 9th arrest in Sagar Rana case: Thrashed wrestlers on Sushil  Kumar's instruction, claims accused - Sports News

Sushil Kumar detenido.

Kumar niega los cargos, su abogado Pradeep Rana explicó "Dos grupos de luchadores estaban peleando, pero cuando Kumar llegó al lugar del enfrentamiento, ya se habían ido", dijo Rana. "No hay testigos presenciales. Algunas personas poderosas están detrás de escena para implicar a mi cliente y ajustar viejas cuentas". Pero el arresto de Kumar ha puesto el foco en lo que muchos dicen que es el lado más sórdido de la lucha libre en India.

A un luchador en la India a veces se le llama "pehelwan", que significa hombre fuerte. "Tenemos mala fama porque los gánsteres también se llaman a sí mismos pehelwan en India. Y la gente piensa que los luchadores son gánsteres. Nosotros no lo somos", dijo Kripa Shankar Bishnoi, entrenadora senior de lucha libre y excompañera de Kumar. Sin embargo, es cierto que la lucha libre en India parece tener un lado más oscuro.

"A veces, los políticos utilizan a luchadores jóvenes que no han podido triunfar para maltratar a sus rivales. Es difícil para un luchador no conocer a los gánsteres", dijo Rudraneil Sengupta, autor de Entra en el Dangal: viaja a través del Paisaje de lucha de la India. No es raro que estallen peleas durante las competencias. Un entrenador de lucha libre, Sukhwinder Mor, se encuentra actualmente a la espera de juicio por el asesinato de cinco personas en febrero, incluido un entrenador rival.

Sengupta, un periodista deportivo, siguió a Kumar durante siete años mientras investigaba su libro, y declaró que el luchador había pasado rápidamente de un entorno modesto (su padre era conductor de autobús y su madre, ama de casa) para convertirse en un icono deportivo rico después de sus victorias olímpicas. Como otras estrellas de la lucha libre, siempre tuvo un séquito adulador de jóvenes luchadores siguiéndolo, viajando en una flota de vehículos y portando armas con licencia. "Cuando les pregunté porqué llevaban armas de fuego, dijeron que era para protegerse", dijo. 

La leyenda olímpica india Sushil Kumar, acusada de asesinato | Marca

Sushil Kumar peleando.

Según todos los informes, Kumar era un luchador cerebral, ferozmente trabajador, que llevaba una vida casi monástica. En su apogeo, era un "luchador elegante, poderoso y flexible, una combinación fascinante de violencia y armonía", dijo Sengupta, quien lo acompañó durante más de 60 sesiones de entrenamiento. "Lo encontré muy cálido y servicial, siempre ayudando y entrenando a los luchadores jóvenes. Nunca lo vi perder la calma" añadió.

Sin embargo, Kumar no era ajeno a la controversia. En 2016, Narsingh Yadav, un luchador, le acusó de haberle echado algo a su comida tras dar positivo en un test de drogas previo a los Juegos Olímpicos de Río, por lo que Yadav fue sancionado cuatro años y Kumar, tras ser investigado, fue absuelto de todos los cargos.

El arresto de Kumar ha sido un "gran revés" para la lucha libre india, dijo Bishnoi. No hay dos peleas iguales, dijo en su momento Kumar, quien ahora se enfrenta posiblemente el combate más difícil de su vida.

COMPARTIR: