19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El próximo 19 de diciembre algunos de los bienes del 'Pelusa', como casas, coches y objetos personales, serán subastados para pagar sus deudas

Un año sin Diego Armando Maradona: Esto es lo que se sabe de su vida, su muerte y su herencia

Diego Armando Maradona
Diego Armando Maradona
Esta semana se ha cumplido un año de la muerte de Diego Armando Maradona. Aquel 25 de Noviembre de 2020 Argentina se paralizaba y lloraba la muerte de su astro. Se enterraba el mito, pero se empezaba a destapar todo tipo de escándalos del que fuera el mejor jugador del mundo. Así fue la vida de Maradona, sus escándalos, su muerte y los problemas con su herencia.

Maradona nació el 30 de octubre de 1960, en Lanús, cerca de Buenos Aires, Argentina. Fue el quinto de los ocho hijos de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco, conocida como Tota. Se crió en Villa Fiorito, provincia de Buenos Aires, entre los potreros y la pobreza.

Se inició en el mundo del fútbol a los nueve años, en un equipo infantil, Los Cebollitas. A los dieciséis, ya era convocado por la selección argentina y en 1979 fue elegido mejor jugador sudamericano del año.

Su llegada a Europa fue procedente del Argentino Juniors y Boca Juniors, sus equipos de referencia. La directiva del Barça perseguía el fichaje del jugador aunque la llegada de éste al equipo blaugrana se retrasó un año, por el que pagó seis millones de euros.

Dos años fueron los que residió el pibe en la Ciudad Condal, instalado en una lujosa vivienda del privilegiado barrio de Pedralbes, calle de San Francisco, por donde transitaban sus suegros y otros familiares, allegados como se dice ahora, amigotes y caraduras aprovechados que bebían, comían y se divertían a costa de Dieguito.

Ni qué decir que la vida cotidiana del jugador no era la apropiada de un deportista, de un astro de su categoría. Las fiestas que allí se celebraban  no se terminaban hasta el amanecer. Modelos y admiradoras del 'Pelusa' se paseaban por las habitaciones de la casa, y Diego Armando no perdía la oportunidad de acostarse con ellas.

Al poco tiempo, a Maradona oficialmente le diagnosticaron una hepatitis, lo que provocó que se ausentase durante tres meses de su actividad futbolística. Ahora se sabe que la tal hepatitis no era sino una contagiosa enfermedad venérea, que se ocultó a la afición del Barça por motivos fácilmente comprensibles.

A pesar de la vida frívola que seguía el jugador, la directiva barcelonista trataba de no amonestarlo ya que los goles que conseguía y el buen juego en general proporcionaba al club muchos beneficios, ganancias aparte por el negocio del merchandising. En el Barça jugaría cincuenta y ocho partidos marcando treinta y ocho goles.

Lo peor vino en un decisivo encuentro del Barça contra el Atletic de Bilbao: fue lesionado por una violenta entrada de Goicoechea. Y allí se quebró la estancia de Maradona en el equipo blaugrana. El presidente del club, José Luis Núñez, estaba harto de todo lo que le sucedía a su estrella, en el campo y fuera del césped, así que acordó traspasarlo al Nápoles por mil doscientos millones de pesetas.

Por él, hubiera seguido viviendo en Barcelona, donde fue muy feliz y su familia se había adaptado a la vida barcelonesa. Allí, éxito deportivo aparte, es cuando comenzó su bajada a los infiernos, no ya por su relación constante con mujeres, sino por su inicio con las adicciones de sustancias que iban a llevarlo después, en Nápoles, a ser un drogadicto.

Dejamos a un lado ese paso por el equipo napolitano para contarles lo que le pasó después en Sevilla, una vez transcurridos los quince meses que estuvo suspendido por la FIFA al comprobarse que consumía habitualmente cocaína. Setecientos cincuenta millones de pesetas fue el precio del traspaso que hubo de satisfacer el club sevillista, al que llegó por la insistencia del entrenador Carlos Salvador Bilardo por tener a sus órdenes a su compatriota. Lo recibieron en la capital de la Giralda como si fuera un héroe, magnificando demasiado su personalidad. Y él, que ya acusaba su declive físico, se aprovechó de aquella admiración que despertaba entre la simpática afición sevillista.

Por lo pronto lo instalaron en un chalé lujoso, a las afueras de la capital, en la urbanización "Simón Verde", que era propiedad del matador de toros Juan Antonio Ruiz "Espartaco", ajeno por supuesto a lo que, nada más irse a vivir allí el Pelusa, su mujer y sus dos hijas, ocurrió entre aquellas paredes en muchas fiestas hasta altas horas de la madrugada

Alberto Marchena Jr. on Twitter:

Maradona de fiesta.

Tras estas noches, Diego Armando se saltaba su obligación de entrenar cada mañana a las diez porque estaba absolutamente destrozado por sus hábitos nocturnos. Su esposa, Claudia Villafañe, se resignaba. Y las hijas, Giannina y Dalma, que sólo tenían tres y cinco años, poco parecían importar al jugador, por mucho que las quisiera. Las drogas circulaban por aquella casa con la mayor impunidad, sin discreción alguna.

La directiva sevillista, avisada del ritmo de alegre vida de Maradona, contrató a tres detectives privados cuyos informes daban cuenta puntualmente a los directivos de los excesos que a diario protagonizaba el astro argentino. No llegaría a jugar una temporada completa, sólo veintinueve encuentros. Hartos de sus devaneos, el club lo facturó a Buenos Aires. Maradona iba cayendo cada vez más bajo en el fútbol y en su vida privada, en tanto su salud ya daba muestras de empezar a resquebrajarse.

En 1995, Diego regresa al equipo de sus amores, el Boca Juniors. Su regreso al gol fue el 15 de octubre, nada más ni nada menos que contra su Argentinos Juniors, ganándole 1-0. En este paso por su querido club jugó 29 partidos marcando 7 goles entre 1995 y 1997.

El 25 de octubre de 1997 fue la última vez que Diego jugó profesional y oficialmente al fútbol, fue el clásico contra River donde Boca lo derrotó 2-1. En diciembre de 1999, Maradona recibió los premios Clarín y Olimpia al mejor deportista argentino del siglo.

Fue cinco veces máximo goleador y obtuvo diez títulos: Boca (1981), Barcelona (Copa del Rey 1983), Nápoli (Scudetto 1987 y 1990; Copa Italia 1987, Copa UEFA 1989 y Supercopa italiana 1991), Selección argentina (Mundial juvenil 1979, Mundial de México 1986 y Copa Artemio Franchi 1993). Jugó 90 partidos oficiales con la celeste y blanca y marcó 33 goles, 8 de ellos en mundiales.

Diego, entrenador

Diego, en octubre de 2008, fue presentado como nuevo director técnico de la Selección de fútbol de Argentina y fue vicepresidente de Consejo de Fútbol de Boca Juniors desde junio de 2005 hasta agosto de 2006.

Desde el 28 de marzo de 2009 y hasta el último partido en el Mundial de Sudáfrica, el 3 de julio de 2010, fue director técnico de la Selección Argentina. Después dirigió al equipo del Al Wasl de Dubái de mayo de 2011 a julio de 2012.

Así terminó el ciclo de Maradona como DT de Argentina en el Mundial 2010 -  Fútbol Internacional - Deportes - ELTIEMPO.COM

Maradona como entrenador seleccionador de Argentina.

En 2017, fue fichado entrenador por el Fujairah, pero dejó de serlo antes de finalizar la temporada. En mayo de 2018, se presentó como presidente del club bielorruso Dynamo Brest.

En septiembre de 2018, fue nombrado entrenador del club mexicano Dorados de Sinaloa. En junio de 2019, comunicó a los Dorados, de la Segunda División de México, que no seguiría como su entrenador por consejo médico debiendo someterse a dos operaciones: de hombro y de rodilla.

Muerte

El 3 de noviembre de 2020 fue operado de un coágulo en el cerebro. Diego Armando Maradona falleció el 25 de noviembre en su casa del barrio San Andrés, en la localidad de Tigre, al sufrir un paro cardíaco. Varias ambulancias se desplazaron hasta su domicilio para atenderle pero no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

Fue enterrado sin corazón y sin otros órganos que además fueron analizados para esclarecer cómo murió. Siete personas relacionadas con los cuidados médicos del campeón del mundo con Argentina en México 1986 son investigadas por presunto "homicidio simple con dolo eventual" buscando determinar si los cuidados al exfutbolista fueron deficientes.

Los investigados son:

Leopoldo Luque: neurocirujano, señalado por allegados y familiares como el médico de cabecera de Maradona, aunque él lo niega y asegura que el astro solo le hacía caso porque lo veía como "un amigo". Dalma y Gianinna Maradona, hijas del exfutbolista, lo acusan de ser uno de los máximos responsables de la muerte de su padre junto al abogado Matías Morla.

Agustina Cosachov: es la psiquiatra que estuvo a cargo de sus medicamentos y, según se desprende de los mensajes filtrados por la prensa, de coordinar con Luque el trabajo del equipo médico. También es investigada por presunta "falsedad ideológica" tras ser acusada de certificar que el astro del fútbol se encontraba bien de salud sin haberlo visto.

Carlos Díaz: es el último psicólogo que tuvo. Era el médico que más determinaciones tomaba después de Luque y Cosachov. Hombre de confianza de Morla, amigo, abogado y encargado de manejar las finanzas de Maradona.

Nancy Forlini: es la médica que coordinaba los cuidados domiciliarios.

Mariano Perroni: era el coordinador de los enfermeros.

- Dahiana Gisela Madrid: es la enfermera que estaba en la casa cuando falleció Maradona.

Ricardo Almirón: enfermero que estuvo en la casa la noche previa al deceso. Fue la última persona en verlo vivo.

Cada uno de los investigados negó haberle dedicado cuidados deficientes al astro del fútbol y señaló a otro como responsable de los cuidados médicos. Sin embargo, Luque y Cosachov son, para la mayoría, los que tomaban decisiones sobre la salud del paciente.

El último pecado del 'Dios' en salir a la luz

El último escándalo del pelusa se conoció hace apenas unos días. El testimonio desgarrador de una de sus novias, Elia, acusándolo de violación y de todo tipo de abusos. En un testimonio brutal,  que se producía justo después de que esta misma mujer testificase ante el tribunal en la causa abierta contra el entorno de Maradona por trata de personas, Mavys Álvarez contaba en televisión su calvario con él cuando ella solo tenía 16 años.

Quién es Mavys Álvarez y de qué lo acusa a Diego Maradona | TN

Maradona y Mavys Álvarez.

La cubana Mavys Álvarez aseguró haber sufrido abusos por parte de Maradona cuando ella tan solo tenía 16 años. Entre 2000 y 2004, Maradona vivió en La Habana donde se sometió a tratamiento por su adicción y mantuvo una relación íntima con Álvarez. Ahora, la justicia argentina recibió la declaración de la cubana en una causa por trata de personas contra allegados del legendario futbolista.

Mavys y Diego estuvieron juntos cinco años. Empezaron la relación sentimental cuando ella era menor de edad. Hoy, esta mujer de 35 años, habla de que Maradona fue quien la introdujo, además, en el mundo de las adicciones. 

Pero su relato va más allá, y cuenta episodios de maltrato y vejaciones. Sin embargo, parece ser que ella no es la única mujer que ha confesado haber sido víctima de abusos por parte de Maradona.

Herencia

Otro tema polémico y difícil de resolver que gira entorno a Maradona es el de su herencia. A día de hoy, los beneficiarios son Dalma, Gianinna, Diego Junior, Jana y Dieguito Fernando, pero hay dos hijos no reconocidos del astro pendientes de una prueba de paternidad, por no hablar de la cantidad de bienes e inversiones repartidas por todo el planeta, las  deudas millonarias y la marca Maradona que sigue ingresando dinero.

Maradona también dejó elevadas deudas y por eso, la juez que instruye la causa de la sucesión acaba de dar luz verde a una subasta de bienes de Maradona para conseguir dinero y hacer frente a esos pagos. Una subasta internacional en la que se pujará online por dos de sus propiedades, que han sido tasadas en novecientos mil euros; tres coches de alta gama, que salen con un precio de cuatrocientos mil euros en total; y objetos más personales que pertenecían a Maradona pero que no tienen un alto valor sentimental para la familia, la única condición que establecieron los futuros herederos.

La subasta se celebrará el próximo 19 de diciembre y se podrá pujar desde cualquier parte del mundo. Se fijará un depósito de capital inicial para poder participar y con lo obtenido se pagarán las deudas que dejó Maradona. Tan solo en Italia dejó 26 millones de euros a deber a Hacienda.

COMPARTIR: