23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otro claro ejemplo es el jugador Anthony Edwards que no tuvo reparo en decir que si fuera drafteado para el fútbol americano, abandonaría el basket

El base Patrick Beverley afirma que a más de la mitad de los jugadores de la NBA "no les gusta su trabajo"

Patritck Beverley en un partido con los Chicago Bulls
Patritck Beverley en un partido con los Chicago Bulls
El jugador de baloncesto Patrick Beverley, considerado como uno de los más sucios y polémicos de la NBA , ha declarado que "el 50% de los jugadores de la NBA no aman el baloncesto". Beverley quiso explicar sus palabras y destacar que esos jugadores con tanto talento no focalizan su tiempo y sus esfuerzos en el juego ni en mejorar. Por ejemplo el joven Anthony Edwards dijo que si fuera drafteado en la NFL dejaría el baloncesto sin dudarlo.

El jugador de baloncesto Patrick Beverley, nacido en Chicago, considerado como uno de los deportistas más sucios y polémicos de la Liga Profesional de baloncesto americano (NBA), que incluso llegó a ser sancionado por su "historial de actos antideportivos", ha declarado que "el 50% de los jugadores de la NBA de no aman el baloncesto". El veterano base de 34 años, que empezó la temporada en Los Angeles Lakers y la ha terminado en los Chicago Bulls, ha dicho en su podcast 'The Pat Bev' que "la mayoría de los compañeros de equipo que conozco que no aman el baloncesto son jodidamente buenos y son los más habilidosos.

Además apuntaba que "la preparación es diferente cuando tienes tanta habilidad, ya que puedes simplemente presentarte al partido y meter 30 ó 40 puntos. Eso podría funcionar contra otros equipos que no son tan buenos, pero no puedes hacerlo en los playoffs".

Sobre el porcentaje de jugadores NBA que no les gusta el baloncesto la respuesta de Beverley fue contundente: "El 50%... y estoy siendo amable". Patrick Beverley quiso explicar sus palabras y destacar que esos jugadores con tanto talento no focalizan su tiempo y sus esfuerzos en el juego ni en mejorar: "¿Puedes tener toda esa energía y ponerla en el baloncesto? ¿Es analizar un vídeo? ¿Son tiros extra? ¿Son más tiros libres? ¿Está trabajando en tiros que quizás ni siquiera use, sólo para tener algún comodín en la pista? ¿Estás preparado? ¿Conoces la filosofía del entrenador? ¿Sabes lo que los entrenadores quieren de ti? Puede ser diferente de lo que tú quieres de ti mismo".

edwards

Anthony Edwards. Twitter

De hecho hay muchos jugadores que han llegado a afirmar públicamente que el baloncesto no era precisamente una de sus pasiones, y que únicamente jugaban porque lo veían como una oportunidad de ganar grandes cantidades de dinero. Por ejemplo el joven Anthony Edwards, que al poco de ser drafteado dijo que “el baloncesto… no es precisamente lo mío. Lo llevo en el corazón, me encanta… pero empecé en el football y no se me olvida. Pero para mí el baloncesto es lo más importante porque es lo que siento que me va a ayudar a conseguir muchas de las cosas que quiero conseguir. Es lo que hago, jugar al baloncesto. Es un trabajo, mi sensación es que estoy trabajando. Me encanta”. 

Además llegó al punto de decir que si fuera drafteado en la NFL dejaría el baloncesto: “En el football puedes hacer lo que quieras en el campo. Puedes lanzar la bola contra el suelo, bailar… hacer lo que sea en las celebraciones. Puedes ser todo lo irrespetuoso que quieras ser. En la NBA no puedes hacer nada de eso o te multan”. Unas declaraciones que dejaron patente la nueva tendencia de los jugadores que llegan a la NBA. Muchos de ellos aprovechan el talento innato que tienen para abrirse paso en el mundo del baloncesto únicamente para conseguir un mejor estilo de vida y no porque el baloncesto sea su pasión.

Otros deportistas a los que no les gusta su trabajo

Pero no solo pasa en el baloncesto, porque en el fútbol también hay numerosos casos, como por ejemplo Gareth Bale. El jugador galés, conocido por ser gran aficionado al golf y sobre todo practicarlo con asiduidad, siempre ha mostrado su predilección por el deporte de los hoyos antes que por el de las porterías, el cuál consideraba únicamente como su trabajo. Otro ejemplo es el siempre polémico delantero italiano Mario Balotelli, que es tan conocido por su talento como por su indomable temperamento. ‘Super Mario’ es otro de esos jugadores diferentes, que simplemente considera el fútbol un oficio. “No celebro mis goles porque es mi trabajo. Cuando un cartero entrega una carta, ¿acaso lo celebra?”. Esa fue la explicación de Balotelli al ser cuestionado por su escasa emoción al celebrar los tantos. 

bale

Gareth Bale jugando al golf. Twitter

Si hablamos de jugadores españoles, Víctor Valdés, uno de los mejores guardametas del mundo durante su etapa en el Barcelona (cinco Zamoras y 24 títulos) es otro jugador que admitió públicamente que escogió la portería por obligación. “Me auto convencieron de que yo era bueno de portero y no me quedó más remedio que coger ese camino”. Sin dejar nunca indiferente a nadie, Valdés tiene claro que en otra vida no volvería a ser portero. “No me ha compensado los años que he sufrido con los que me han ido bien. En otra vida, me dedicaría al cine, a otra cosa. Fútbol no”.

COMPARTIR: