20 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una mujer de 55 años de edad y con problemas económicos asegura ser hija del deportista conocido como 'la galerna del Cantábrico'

Presentan una demanda de paternidad contra el mítico futbolista Paco Gento, presidente de honor del Real Madrid

Exclusiva Paco Gento.
Paco Gento.
El escándalo de paternidades no reconocidas ha llegado al Real Madrid. Después de Etoo, ahora es un nombre mítico en la historia del club merengue: Paco Gento, conocido por su velocidad en el campo como 'la galerna del Cantábrico' que jugó en las filas del equipo entre 1953 y 1971 y hoy es presidente de honor del club. Además, dos de sus hermanos también fueron futbolistas y está emparentado con la saga deportiva de los Llorente. La demandante tiene 55 años y dispone de muchas pruebas.

El abogado Fernando Osuna se pone al frente de una nueva reivindicación de paternidad. En este caso el protagonista es el mítico futbolista Paco Gento, presidente de honor del Real Madrid y conocido como ‘la galerna del Cantábrico’ y que militó en las filas del equipo merengue durante 18 años, desde 1953 hasta 1971, y fue varias veces internacional, llegando a participar en los Mundiales de Chile 62 e Inglaterra 66. Este astro del balompié tiene dos hijos (Julio y Francisco) y varios nietos de su matrimonio con su esposa Mari Luz.

La demandante es una mujer de 55 años que nació fruto de la relación del archiconocido madridista y una mujer, que se mantuvo soltera toda la vida. Posteriormente el famoso se casó y tuvo hijos. La relación extramatrimonial duró varios años. Con el embarazo se rompió la relación entre ambos.

Paco Gento y su mujer Mari Luz, en una imagen reciente. 

La reclamante tiene una situación económica débil. Tanto la entonces niña como su madre no recibían ningún tipo de ayuda económica por parte del futbolista. Según la demanda existe "un gran parecido físico entre padre e hija". Debido a la negativa del presunto progenitor de reconocer la paternidad ”no cabe otra salida que poner los hechos en conocimiento de la Justicia, dado que el futbolista se niega a reconocer a su hija. Se podría evitar el proceso judicial si el padre biológico acude al registro civil" a admitir su paternidad, explica Osuna.

La demandante posee varias pruebas, como fotografías del padre y algunas cartas recibidas. Pero la más contundente puede ser la muestra de ADN recogida por un detective en un lugar público con restos biológicos del exdeportista. Asimismo, existen muchos testigos de tal relación sentimental.

Actualmente el futbolista vive y tiene nietos de su mujer. "Varios estudios demuestran que la ausencia del padre, física o simplemente psíquica, puede tener efectos devastadores sobre los niños, incluyendo problemas de salud serios, ya que su sistema inmunológico se ve afectado por el estrés que genera tal situación de desamparo, y ello a pesar de los esfuerzos de las madres en estos casos para compensar las carencias afectivo-educativas desde el ángulo paterno", explican desde el bufete Osuna.

‘La galerna del Catábrico’

Francisco Gento nació el 21 de octubre de 1933 en Guarnizo (Cantabria). Inició su trayectoria deportiva en el Nueva Montaña y de ahí paso al Astillero, al Rayo Cantabria y finalmente el Racing de Santander, al que llegó en 1953. Rápidamente lo fichó el Real Madrid, club en el que destacó. La velocidad a la que se desplazaba en el campo de juego hizo que le apodasen como ‘La galerna del Cantábrico’.

El Real Madrid Ye-Ye con Paco Gento. 

Su temporada de debut, la 1953-54, no le fue demasiado favorable, pero se adaptó mejor al año siguiente, en el que fue convocado por vez primera para jugar con la selección española. Así su nombre formó con los de Kopa, Ríal, Di Stefano y Puskas, una de las más exitosas delanteras de la historia de nuestro fútbol.

Participó en la consecución de seis Copas de Europa para el Real Madrid: 1956, en París, 4-3 frente al Stade Reims; 1957, en Madrid, 2-0 frente a la Fiorentina; 1958, en Bruselas, 3-2 frente al Milán; 1959, en Stuttgart, 2-0 de nuevo frente al Stade Reims; 1960, en Glasgow, 7-3 frente al Eintracht de Frankfurt, y 1966, en Bruselas, 2-1 frente al Partizán de Belgrado. Disputó 83 partidos de Copa de Europa.

Permaneció un total de 16 temporadas en el Real Madrid y ganó 13 títulos de Liga, uno de Copa, y la Copa Intercontinental. Fue 44 veces internacional, disputó dos Mundiales, Chile 1962 e Inglaterra 1966, y formó parte del triunfo merengue en la Eurocopa de 1964, aunque no llegó a jugar la final. Consiguió, además, el gol número 2000 de la historia del Real Madrid y, en total, jugó 761 partidos oficiales y anotó 253 goles. En 1971 terminó su etapa en el Real Madrid, pero nunca se ha desligado del todo del equipo y en diciembre de 2015 se le nombró presidente de honor del Real Madrid.

Entre otras distinciones en 1996 el Gobierno de Cantabria le concedió la Medalla de Oro al Mérito en el Deporte Cántabro. Además, es hijo predilecto de El Astillero, donde se le ha dedicado el nombre de una calle. Asimismo, ha recibido dos Medallas de Oro al Mérito Deportivo, la Cruz de Isabel La Católica, Medalla de Cisneros de la Ciudad de Madrid y las Insignias de Oro y Brillantes del Racing de Santander y el Real Madrid Club de Fútbol.

Una dinastía deportiva

A Paco Gento le siguieron los pasos sus hermanos pequeños Julio y Antonio. Julio, que se formó en el Plus Ultra, equipo menor del Real Madrid, ascendió a la primera plantilla en 1957. Sin embargo, el extremo diestro únicamente jugó amistosos. Tras cinco años en el Madrid acabó en el Deportivo de la Coruña. Antonio sí debutó de forma oficial en la temporada 1961-1962. Meses más tardes tomaría el mismo camino que Julio, aunque con destino al Levante. Los tres hermanos vistieron justos los colores del Real Madrid el 28 de enero de 1959 en un partido amistoso contra el Zurich ganando por cinco goles a dos.

Aquí no acaba la dinastía deportiva de los Gento. Los Llorente son sobrinos de Paco Gento. Julio y Paco Llorente. Este último, nacido en Valladolid en 1965, y tras debutar en 1986 en el Atlético de Madrid acabó formando parte del Real Madrid y de la mítica Quinta del Buitre. Un salto de equipo, pero al revés, que también ha protagonizado su hijo Marcos Llorente, sobrino-nieto de Paco Gento, que pasó del Real Madrid al equipo colchonero.

Julio Llorente. 

Julio Llorente debutó en el Madrid en 1984 y acabó su carrera deportiva en la Unión Deportiva Salamanca en el año 2000. Hermanos de Julio y Paco, y también sobrinos de Gento, son los jugadores de baloncesto José Luis, que debutó en el Madrid en 1979 para acabar en el Baloncesto Fuenlabrada en 1997, y Toñín, que se mantuvo en activo hasta 2002, retirándose, cómo no, en el Real Madrid.

Marcos Llorente. 

La nueva generación está compuesta no sólo por Marcos Llorente, sino también por sus primos Juan y Sergio Llorente, hijos de José Luis. Sergio es actualmente base del Oviedo Club Baloncesto.

COMPARTIR: