21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las entradas para el partidazo del sábado en el Metropolitano se están revendiendo hasta por 15.300 euros

Final de la Champions: sobrecoste, reventa, entradas falsas y otras cuestiones del Liverpool-Tottenham

Wanda Metropolitano
Wanda Metropolitano / EuropaPress
Hoteles por 6.000 euros la noche, 15.300 euros por una entrada revendida, entradas falsificadas e intervención policial. La final de la Champions que se disputa este sábado en Madrid ha dado muchas escenas poco frecuentes en la capital. Se espera que cerca de 80.000 personas, la mayoría ingleses, visiten la capital española este fin de semana para presenciar el cierre de uno de los eventos deportivos más importantes del año, y eso que en el Metropolitano caben unos 68.000.

La Policía Nacional ha detenido el miércoles 28 de mayo a tres hombres de origen italiano que vendían entradas falsas para la final de la Champions League en las inmediaciones del estadio Wanda Metropolitano de Madrid. Uno de ellos intentó huir pero fue interceptado por las autoridades.  Hubo varias reclamaciones en la oficina de acreditaciones por la presencia de sujetos en los alrededores del estadio intentando vender entradas para la final. Al llegar, los agentes identificaron a un grupo de tres individuos con mapas plastificados del estadio que coincidían con las descripciones.

Uno de los ahora detenidos al observar a los agentes huyó del lugar. Mientras que otro intentó deshacerse de varios sobres blancos con el emblema de la Champions. Ambos fueron interceptados y se encuentran en dependencias policiales. Entre las pertenencias han sido confiscados 21 entradas, 2.180 euros en efectivo y mapas de sillas del estadio.

Según comprobó la Policía, en el lugar, las entradas eran falsificadas. Aunque se parecían a las auténticas, no coincidían en su totalidad y el código QR de la misma, no direccionaba a ningún sitio web. También se utilizó el sistema PDA de acceso al estadio, que no reconoció los códigos. La falsedad derivó en la detención de los individuos.

Desde hace unos días la página web de compra de la UEFA colgó el cartel de “Sold Out” para la final de la Champions. Desde entonces, se produce un fenómeno común en los eventos deportivos, la reventa de entradas. En el caso del juego Liverpool-Tottenham las ofertas oscilan entre 3.000 y 15.300 euros en varias páginas de reventa o venta de objetos.

Para la final de la Champions se han puesto a disposición del público general solo 4.000 entradas. El estadio Wanda Metropolitano dispone de 68.000 plazas. La reventa de entradas se ha hecho común en los alrededores del estadio metropolitano; sin embargo, los riesgos de comprar entradas falsificadas está presente en quienes buscan un espacio en uno de los eventos deportivos más importantes del año.

250 euros por cama y 1.200 por habitación

La ocupación hotelera para la capital ha llegado al 90% durante el fin de semana de la final. Los hoteles y hostales han disparado sus precios por demanda a cantidades que algunos califican de "abusivas".  En algunos hostales los precios por una cama en habitación compartida superan los 250 euros. Los precios se reducen según el número de camas en la habitación, quienes no aventuren a dormir en una habitación con 14 desconocidos pueden encontrar precios entre 150  y 170 euros la noche, una "ganga" este fin de semana.

Compartir habitación con seis u ocho personas puede costar más de 200 euros.

Los hoteles disponen de mayor variedad de precios según el número de personas. Quienes viajen solos podrán obtener habitaciones desde 600 euros hasta los 2.000 euros. Los Airbnb registran una ocupación para la capital de un 85%.

El precio de los hoteles ha crecido de forma importante durante el día del juego.

Un café cortado a cinco euros

Los hoteles no han sido los únicos que han sufrido los precios por demanda. Varios usuarios reportan subidas de los precios en bares y restaurantes en hoteles y proximidades del Wanda Metropolitano, que aunque no se aproximan a los sobrecostes por habitación o entrada, no son comunes en la ciudad.

COMPARTIR: