01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se desplegarán entre 4.000 y 5.000 agentes de diferentes cuerpos: antidisturbios, policías nunicipales, de información y demás personal de seguridad

Las 'Barras Bravas' y el poco tiempo para el dispositivo de seguridad, retos policiales de la final en Madrid de la Copa Libertadores

La Policía Nacional vigila  una de las gradas en El Sadar
La Policía Nacional vigila una de las gradas en El Sadar
Entre los efectivos policiales existe preocupación por el poco tiempo que hay para planear un dispositivo de seguridad de cara el partido entre River Plate y Boca Juniors. La Policía Nacional espera a que la Policía argentina les proporcione datos sobre las barras bravas para que no haya ningún riesgo.

Tras confirmarse que la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se iba a jugar en el estadio Santiago Bernabéu, la Policía Nacional se ha visto en una carrera contrarreloj para realizar un plan de seguridad de cara al encuentro.

Desde los sindicatos policiales afirman que habrá entre 4.000 y 5.000 agentes de diferentes cuerpos: antidisturbios, policías nacionales, de información y demás personal de seguridad. La cantidad variará dependiendo de la gente que se desplace a Madrid.

Además del escaso margen de tiempo, la preocupación que rodea al cuerpo policial es la llegada de los ultras más extremos del fútbol argentino, las ‘barras bravas’. Aunque, desde los sindicatos afirman que están colaborando con la policía argentina para que les proporcionen datos y fichas sobre la gente que va a venir.

Un plan inédito para un partido de equipos sudamericanos

Con una rivalidad tan fuerte entre Boca Juniors y River Plate (ambos de Buenos Aires), la Policía Nacional tiene ante sí un reto mayúsculo, ya que nunca han realizado un plan de seguridad con equipos sudamericanos.

Un_policia_custodia_a_alos_aficionados

Agentes de Policía Nacional custodian el corteo de los ultras del Legia Varsovia polaco

Uno de los portavoces de la Unión Federal de la Policía (UFP), Serafín Giraldo, asegura que, en relación con la prevención de riesgos, la policía se va a tomar esto como un ‘’reto, que hay que afrontar ya que nos han dejado escaso tiempo’’.

El único precedente que existe de un partido similar es el Bayern de Múnich contra el Inter de Milán cuando jugaron en el Santiago Bernabéu en la final de Champions League del año 2010.

Entonces hubo un número similar de policías al que habrá de cara al encuentro entre River Plate y Boca Juniors. En la final de 2010 el dispositivo de seguridad resultó muy efectivo y los policías recibieron felicitaciones por parte de la UEFA.

El peligro de que viajen aficionados radicales

El otro portavoz de UFP, José María Benito, también ha asegurado que existe preocupación por si viajan hasta nuestro país barras bravas, ya que el sistema de información no es el mismo que hay cuando se desplazan equipos europeos.

La cantidad de aficionados y el carácter de las aficiones es importante, ya que la Policía tiene que saber a qué podrían estar expuestos el día de la final entre River y Boca. El peligro existe en el hermanamiento que hay entre las aficiones argentinas y españolas, como por ejemplo es en el caso de las ‘barras bravas’ de Boca Juniors que están, en teoría, hermanadas con los ‘UltraSur’ del Real Madrid.

Uno de los puntos señalados como claves en el entramado de seguridad, es el aeropuerto de Madrid-Barajas, para prevenir infiltraciones de aficionados radicales, sobre todo tras los altercados ocurridos en Buenos Aires antes del partido que iba a ser la vuelta de la final en el Monumental de River.

Aquella batalla campal obligó a suspender el choque y el líder de una de las barras bravas de River, Héctor ‘El Caverna’ Godoy, ha sido situado como principal sospechoso por una supuesta venganza que quiere llevar acabo, después de que el operativo policial le requisara una importante cantidad de entradas y de dinero que tenía este hincha.

COMPARTIR: