21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL CÁNTABRO FUE UNO DE LOS MEJORES ÁRBITROS DE PRIMERA DIVISIÓN DESDE LA TEMPORADA 76 HASTA LA 89, Y FUE PRESIDENTE DEL CTA DESDE 1993 HASTA 2018

El triste adiós de Sánchez Arminio: En el punto de mira por el caso Negreira e imputado en la investigación Soule

El Cierre Digital en Victoriano Sánchez Arminio.
Victoriano Sánchez Arminio.
El fallecimiento de Victoriano Sánchez Arminio llega en un periodo marcado por las polémicas. En un primer lugar fue presidente del CTA en la época de Ángel María Villar a la cabeza de la RFEF y su segundo era Enríquez Negreira, actualmente relacionado por una supuesta trama de corrupción tras recibir varios pagos por parte del FC Barcelona. Además, Sánchez Arminio había sido recientemente imputado por el caso Soule, que trata del presunto desvio de 7,9 millones de euros de gastos arbitrales.

Victoriano Sánchez Arminio ha fallecido a sus 80 años a consecuencia de un cáncer de pulmón. Como árbitro, el cántabro debutó en Primera División en la temporada 76/77 en un partido disputado entre el Málaga y la UD Salamanca. En total fueron 149 encuentros los que arbitró Arminio en trece temporadas en Primera División. En 1978 fue designado árbitro internacional, pitó tres finales de la Copa del Rey y obtuvo la escarapela FIFA. En 1989 se tuvo que retirar debido a su edad, ya que tenía casi 50 años.

Victoriano Sánchez Arminio en su época como árbitro.

Pero su futuro ya estaba atado, un año antes de su retirada, Ángel María Villar se hizo con la presidencia de la RFEF de la mano de Joan Gaspart, todopoderoso vicepresidente del FC Barcelona por aquel entonces. Arminio y Villar tenían una estrecha relación y tras la retirada del arbitraje del cántabro, Villar le hizo miembro del Comité de designación de árbitros.

En 1993 Villar ya nombró a Sánchez Arminio presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA). A su lado situó como vicepresidente del CTA al catalán José María Enríquez Negreira, íntimo amigo también de Villar. Desde la llegada de Negreira a la cúpula del Comité se sucedieron numerosos 'neverazos' y descensos arbitrarios de colegiados por haber ayudado al Real Madrid y perjudicado al FC Barcelona.

Su presidencia en el CTA y el caso Negreira


El adiós de Sánchez Arminio llega en medio de todo el escándalo del caso Negreira, por el cual él se encontraba debajo de la tormenta. Villar, Arminio y Negreira mandaban sin rubor en la cúpula de ascensos, descensos y designaciones arbitrales.

El CTA de aquella época presidido por Arminio realizaba extrañas clasificaciones de los árbitros, 'neverazos' poco objetivos y su vicepresidente recibía grandes cantidades económicas por parte del FC Barcelona, por supuesto informes sobre los arbitrajes. Uno de los colegiados más perjudicados fue el árbitro gallego de Primera División Rafael Hernanz Angulo, un universitario que por su sapiencia en todos los terrenos era un peligro para esa cúpula arbitral corrupta. Fue descendido hasta la Segunda B por no plegarse a los dictados personalistas e injustos del clan Sánchez Arminio. 

Ángel María Villar, Victoriano Sánchez Arminio, Enríquez Negreira y Joan Gaspart.

Ángel María Villar, Victoriano Sánchez Arminio, Enríquez Negreira y Joan Gaspart.

Precisamente, las clasificaciones arbitrales de aquella época de Arminio, Villar y Negreira contaban con el denominado ‘índice corruptor’ que permitía modificar las clasificaciones arbitrales como ellos querián, al aplicar un ratio elaborado única y exclusivamente por el CTA.

Además estas clasificaciones iban firmadas por Arminio y Negreira. En la temporada 2008/2009, por ejemplo, el aragonés Clos Gómez fue nombrado el mejor árbitro de la temporada por el CTA tras varios arbitrajes cuestionables como el del derbi madrileño, donde anuló tres goles legales al Real Madrid y expulsó de manera ‘injusta’ a Van Nistelrooy.

Clos Gómez, el 'hombre del VAR', estaba (y sigue) al frente del  videoarbitraje cuando Negreira le ofreció ayuda al Barça

Clos Gómez.

Tras la llegada en 2018 de Luis Rubiales a la presidencia de la RFEF, que sorprendentemente coincide con el abandono de Negreira del CTA y con el cese de los pagos del FC Barcelona a este mismo, se anunció también el cese de Sánchez Arminio como presidente del CTA tras 25 años en el cargo. Toda una vida.

Una vida en la que Sánchez Arminio fue galardonado con el silbato de oro de Primera División en 1981 y con el premio Don Balón en la temporada 88/89. Y es que la trayectoria de Arminio como colegiado nada tien que ver con su labor en los despacho. Fue un colegiado impecable y a él se debe la instauración en España del arbitraje moderno.

Hoy, quizá por ello, el arbitraje español lamenta su pérdida y agradece haber contado con sus servicios, pero su paso por la dirección del CTA cuenta con varias manchas que habrá que ver si las borra el tiempo. 

Imputado en el caso Soule


Precisamente, el pasado 17 de abril Sánchez Arminio acudió a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez sobre la operación Soule. Ese mismo día también declararon el secretario general del CTA, Raúl Massó, y el expresidente de la RFEF, Ángel María Villar. Las investigaciones del caso Soule se centran en el presunto desvío de 7,9 millones de euros de fondos que La Liga remitía a la RFEF para gastos arbitrales. Tanto Arminio como Massó se acogieron a su derecho a no declarar ante el juez que instruye el caso, Alejandro Abascal.

Ángel Maria Villar y Victoriano Sánchez Arminio.

En un primer momento Sánchez Arminio declaró en calidad del testigo, pero la sala de lo penal de la Audiencia Nacional ordenó su imputación pese a que el magistrado se negase a imputarle. Cabe destacar que el caso se encuentra en sus últimos pasos después de que Alejandro Abascal denegase la prórroga de la causa tras seis años de instrucción. Arminio había solicitado que se archivase para el este caso, pero el juez rechazó esta solicitud.

En julio de 2017 Ángel María Villar fue acusado por el primer juez del caso, Santiago Pedraz, de haber elaborado un entramado y una red de clientelismo que permitió el desvío de millones de fondos públicos y privados del ente federativo. Hoy Sánchez Arminio, el amigo de Villar, ya se ha llevado desgraciadamente para siempre todos los secretos que escondía ese fútbol español que creó y moduló a su antojo el vasco Ángel María Villar.

COMPARTIR: