28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otros jugadores, como Felipe Melo y Lucas Moura, tuvieron que defenderse en sus redes sociales por apoyar al líder del Partido Social Liberal

Fitipaldi, Rivaldo, Ronaldinho o Cafú, algunas de las estrellas brasiñelas que se decantan por el candidato de ultraderecha, Jair Bolsonaro

Emerson Fitipaldi (dcha.) con su familia junto a Jair Balsonaro (izda.)
Emerson Fitipaldi (dcha.) con su familia junto a Jair Balsonaro (izda.)
El candidato del partido de ultraderecha ha recibido el apoyo de grandes estrellas del deporte brasileño. Los exfutbolistas, Ronaldinho, Rivaldo y Cafú, y el expiloto de Fórmula 1, Emerson Fittipaldi, son alguno de los nombres que se posicionan a favor de Bolsonaro

La segunda vuelta de las elecciones a la presidencia en Brasil serán el próximo 28 de octubre. El candidato ultraconservador, Jair Bolsonaro, fue el más votado en la primera con un 42% de los votos, mientras que en la intención de voto para la segunda ha conseguido subir hasta el 49%.

La popularidad de Bolsonaro sigue subiendo como la espuma, lo que ha llevado a famosos deportistas de élite del país brasileiro ha ponerse de su lado. Del mundo del fútbol jugadores en activo como Felipe Melo o Lucas Moura, y ya retirados como Ronaldinho, Rivaldo y Cafú, se han sumado a la ola de apoyos que está recibiendo el candidato de ultraderecha. El doble campeón del mundo de la Fórmula 1, Emerson Fittipaldi, también se ha declarado seguidor.

Críticas por apoyar a Balsonaro

El jugador de fútbol, Felipe Melo, fue el primero en apoyar al líder del Partido Social Liberal a través de un vídeo de Instagram en 2017. El que fuera jugador del Mallorca, Racing de Santander y Almería recibió las críticas por parte de los aficionados de su actual equipo, el Palmeiras. Aun así, decidió mantenerse fiel al ultraconservador.

Felipe Melo (centro) con Jair Bolsonaro (izda.)

Otro ejemplo es el del jugador del Tottenham, Lucas Moura, el cual explicó en su Twitter: “Ningún candidato es el salvador de la patria, pero creo que es necesario un cambio radical”. El atacante del equipo inglés se vio en la obligación de responder a un seguidor, tras haber acusado de racista al antiguo capitán del ejército: ‘’Si fuera racista ahora mismo estaría en la cárcel’’.

Pero el apoyo no sólo es en el fútbol, jugadores de las selecciones masculinas de baloncesto y voleibol se han declarado seguidores del candidato del Partido Social Liberal. La última estrella del deporte en posicionarse a su favor fue el bicampeón de Fórmula 1, Emerson Fittipaldi. El expiloto publicó en sus redes sociales una foto con su hijo menor y un kart con el número 17 de Jair Bolsonaro. “Este es mi número, el que deseo para mis hijos y las próximas generaciones de brasileños, citó. Además, cuando apuñalaron al candidato, Fittipaldi fue a visitarlo al hospital.

Estos apoyos fervientes también pueden volverse en su contra, pues clubes, asesores y empresarios desaconsejan estas manifestaciones políticas, ya que este posicionamiento puede generar malestar no sólo en los aficionados, sino en los patrocinadores.

El deporte y la política, mala combinación

En Brasil, la figura del jugador politizado no suele ser bien asimilada dentro del fútbol, el deporte rey del país. El defensa del Atlético Paranaense, Paulo André, tuvo que denunciar represalias de dirigentes por sus posicionamientos en defensa de los derechos de los deportistas al frente del movimiento Bom Senso FC.

Por su parte, Reinaldo Lima, delantero del Atlético Mineiro en las décadas de los setenta y los ochenta, asegura que sufrió una persecución por el régimen militar debido a sus manifestaciones contrarias a la dictadura instalada en aquellos años.

El Corinthians, cuna de Democracia Corinthiana, movimiento surgido en los ochenta en el club de fútbol cuyos líderes eran figuras célebres del balompié como Sócrates, no cuenta en la actualidad con tantos futbolistas dispuestos a inmiscuirse en movimientos políticos-ideológicos. Hasta ahora sólo dos jugadores se han posicionado a favor de Balsonaro.

Los futbolistas se meten en política cuando se retiran

Muchos jugadores sólo deciden imbuirse en temas políticos cuando dejan el fútbol. Uno de estos casos es el del exjugador del Olympique de Lyon, Juninho Pernambucano, seguidor de Lula Da Silva y contrario a Balsonaro. Otro es el exjugador del Real Madrid y Barcelona y, actual máximo accionista del Real Valladolid, Ronaldo Nazario, que fue agente de Aécio Neves durante los comicios a la presidencia de 2014. El exdelantero ha decidido no involucrarse en política de nuevo, sobre todo tras las críticas recibidas después de que Neves fuera acusado por corrupción.

Ronaldo Nazario con Aecio Neves en la campaña de 2014

“Me revuelco cuando veo jugadores y exjugadores de derechas. Nosotros venimos de abajo, somos pueblo. ¿Cómo vamos a ponernos del otro lado? ¿Vas a apoyar al fascista Bolsonaro, hermano?”, afirmaba Pernambucano.

Otros jugadores directamente pasan a convertirse en políticos. El caso más famoso es la del exdelantero del Barcelona y Valencia entre otros, Romario, que ahora es senador. El ex futbolista del Deportivo de La Coruña y Sevilla, Bebeto, también es diputado en Río de Janeiro. Ambos jugadores, medallistas olímpicos por Brasil, forman parte del partido de centro-derecha, Podemos.

COMPARTIR: