19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La demolición está dividida en varias partes: arrancó el pasado mes de enero y finalizará en noviembre de 2021

Así es el plan establecido para derribar durante los próximos dos años el mítico Estadio Vicente Calderón

Vicente Calderón y aledaños
Vicente Calderón y aledaños / Europa Press
En los próximos meses está previsto que se derribe el lateral del estadio colchonero que da al Paseo de los Melancólicos y el fondo norte y el sur. No se utilizarán explosivos, para tranquilidad de los vecinos que viven en las calles cercanas del viejo campo del Atlético de Madrid.

Las obras de derribo ya han comenzado en el Vicente Calderón. Según el plan que sacó el pasado mes de diciembre el Ayuntamiento de Madrid, la operación Mahou-Calderón durará hasta noviembre de 2021. En enero se realizaron las primeras inspecciones del estadio para dilucidar cómo llevaran a cabo las obras.

Durante este mes se ha procedido al derribo de aquellas zonas del estadio que no afecten a la Calle 30 a su paso por debajo de la tribuna, el túnel situado bajo la grada lateral que da al río Manzanares. En ningún caso se emplearán voladuras con explosivos para la tranquilidad de los vecinos, ya que hay una serie de viviendas muy cercanas al antiguo estadio del Atlético de Madrid.

Terminada la primera fase, el próximo mes de junio comenzará la segunda. Se iniciarán las obras de urbanización de la bautizada como ‘Zona de los Melancólicos’. En esta operación el Ayuntamiento llevará a cabo un desvío provisional de la M-30 para que se tire abajo la tribuna situada sobre el túnel de la M-30. "Cumplir estos plazos en esta primera fase es imprescindible si se quiere que la parte más compleja, el desmontaje de la grada junto a la conexión con Calle 30 se pueda iniciar al acabar el curso escolar y realizar durante el periodo vacacional", informaba en diciembre el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS), José Manuel Calvo.

Calle_30_de_Madrid

Calle 30 | YouTube

En la segunda fase hay tres ‘minifases’. La primera, la ya mencionada en junio, la segunda en julio con el señalado desvío de la M-30 y la tercera, ya en septiembre, con el derribo de la tribuna. En esta última parte, se llevarán máquinas para tirar los palcos, unos trabajos que podrían extenderse, previsiblemente, hasta el mes de noviembre.

La siguiente fase comenzará en diciembre de 2019 con el inicio de un nuevo desvío de la Calle 30 para permitir las obras de un cubrimiento de esa zona, las cuales se iniciarán en marzo de 2020.  Según el diario ABC, el tramo de carretera que discurre bajo la tribuna es una obra que depende de la Administración y que va ligada a la aprobación del Presupuesto General del Ayuntamiento de Madrid para realizar ese ejercicio.

Boceto_de_Mahou-Calderon

Boceto de la operación Mahou-Calderón | Europa Press

Posteriormente, el Consistorio tendrá que licitar y contratar las obras estructurales de esta acción con el visto bueno de los técnicos municipales. Si el plan marcha bien, en agosto de 2021 se demolerá la desviación provisional y se repondrá la M-30 con un trazado definitivo.

Ampliación de la zona Madrid Río

La tercera fase, la calificada como ‘Zona Parque del Río’, comenzará en septiembre de 2021 con en el inicio de los trabajos de compleción y continuidad del parque Madrid Río sobre la nueva losa que cubra la Calle 30. Con ello el Gobierno de Manuela Carmena habrá logrado uno de los retos que se había propuesto: ganar más zonas verdes al planeamiento.

Sobre el vacío que dejará el Vicente Calderón, se creará una pradera con montículos que será denominada ‘Parque del Río’, un gran jardín que rendirá tributo al lugar que ocupó el estadio.

‘’Se plantea un calendario que permite la máxima velocidad posible para ejecutarlo. El objetivo es poder disfrutar del nuevo parque cuanto antes y concentrar las afecciones’’, añadió el responsable del urbanismo de Madrid.

Un plan retocado

José Manuel Calvo dejará así resuelta otra operación urbanística en Madrid antes de terminar el mandato, un plan parcial que tuvo que reconfigurarse tras someterse a una consulta ciudadana en 2016.

El plan original, llevado a cabo durante el gobierno de Ana Botella (PP) tenía una edificabilidad de 174.000 metros, mientras que el plan de Manuela Carmena (Ahora Madrid) se rebajó a 147.050 metros. También se han reservado dos mil metros cuadrados de uso residencial de vivienda libre para entregárselo al uso terciario.

Madrid_Rio_Europa_Press

Zona actual de Madrid Río | Europa Press

Además, de las 2.000 viviendas que se proyectaron en rascacielos de 20 alturas, con Calvo se rebajaron a 1.305 viviendas en edificios tipo torre de ocho plantas, salvo algunos excepcionales que, de manera excepcional, tendrán doce. De estas viviendas, 132 se reservarán con carácter de protección oficial.

Lo único que de momento han hecho las obras, es producir malestar en el vecindario, que se queja por los ruidos que produce la maquinaria, algo a lo que tendrán que acostumbrarse hasta que acabe el plan de la operación Mahou-Calderón.

COMPARTIR: