14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los jugadores, cuatro de ellos españoles, llegaban a ingresar hasta mil euros por ganar un solo juego

La desarticulación de una mafia armenia que amañaba partidos de tenis deja quince detenidos y cerca de una treintena de tenistas implicados

En esta operación se han efectuado un total de once registros domiciliarios simultáneos en nueve provincias españolas, en los que se han intervenido 167.000 euros en efectivo. Han sido investigadas 83 personas y hay 28 tenistas profesionales salpicados por el fraude, algunos de ellos españoles aunque ninguno de primera línea.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización mafiosa, integrada por ciudadanos armenios, que ha manipulado docenas de partidos de tenis para lograr apuestas ganadoras. En el marco de la operación ‘Bitures’, a Benemérita, en colaboración la Oficina Europea de Policía (EUROPOL) ha desarticulado a esta organización delictiva dedicada a amañar partidos de las categorías ITF Futures y Challenger con sobornos a jugadores, para posteriormente coordinar la realización masiva y simultánea de apuestas deportivas al evento que previamente se pactaba con el tenista corrupto.

Hasta quince personas han sido detenidas en distintos lugares de España, entre las que se encuentran los cabecillas de este grupo mafioso, pero se ha investigado en total a 83. Serían 28 los tenistas profesionales implicados, ninguno de ellos de primera línea, aunque uno participó en el último Abierto de Estados Unidos. Estos deportistas podían llegar a ganar hasta mil euros por vencer en un solo juego o seis mil por un partido, dependiendo de la modalidad de la apuesta.

La operación se inició a raíz de la denuncia que interpusieron los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), organismo anticorrupción de carácter internacional responsable de velar por la integridad en el mundo del tenis. A partir de la denuncia, la Guardia Civil centró su investigación en "un tenista español", logrando desenmarañar finalmente el complejo entramado que la banda había establecido. Queda por verse, tras la disolución de la organización, las consecuencias a nivel internacional, ya que este grupo tenía contactos en varios países.

Para conseguir sus objetivos, la organización criminal usurpó miles de identidades de ciudadanos, con las que realizaban las apuestas, vinculando las mismas a cuentas de apostantes y monederos electrónicos, donde revertían las ganancias obtenidas con el fin de enmascarar su verdadera identidad y no tributar a la Hacienda Española por el dinero obtenido fraudulentamente.

Un grupo de armenios se valían de un tenista profesional que era el nexo entre ellos y el resto de los miembros de la red. De hecho, en octubre la Guardia Civil ya detuvo a cuatro tenistas españoles implicados en la trama: Marc Fornell-Mestres, Jordi Marsé-Vidri, Marcos Giraldi y Marcos Torralbo-Arbos, todos ellos por colaborar con esta mafia armenia.

Los_tenistas_corruptos

Marc Fornell-Mestres, Jordi Marsé-Vidri, Marcos Giraldi y Marcos Torralbo-Albos.

Una vez logrado el soborno, los delincuentes se desplazaban a los lugares donde se disputaban los partidos con la finalidad de asegurarse de que el tenista cumplía con lo previamente pactado aprovechándose de su imponente corpulencia. Asimismo, daban la orden de que se efectuasen las apuestas deportivas en diversos puntos de ámbito nacional e internacional.

La Guardia Civil ha comprobado que la organización venía operando al menos desde febrero de 2017, estimando que han podido generar unas ganancias millonarias.

Registros en nueve ciudades

Durante la operación se realizaron once registros domiciliarios simultáneos en nueve provincias españolas, donde fueron intervenidos 167.000 euros en efectivo, un arma corta, prueba documental de las identidades usurpadas, más de 50 dispositivos electrónicos, ordenadores, piezas de joyería y bolsos (invertían las ganancias en objetos de lujo), tarjetas de crédito de monederos electrónicos donde acumulaban los ingresos y cinco vehículos de alta gama.

También se ha procedido al bloqueo e intervención de los saldos de 42 cuentas bancarias de los investigados, varios inmuebles, saldos de numerosas cuentas asociadas a monederos electrónicos donde guardaban el dinero utilizando ingeniería financiera.

OperaciAn_bitures_de_amaAos_en_el_tenis

La Guardia Civil durante un registro | Guardia Civil

Los ahora detenidos transferían el dinero a diversas cuentas para finalmente acumularlo en una bajo su total control, siempre valiéndose de identidades usurpadas. A ellos se les atribuye responsabilidad penal según el caso por los delitos de integración en organización criminal, corrupción entre particulares (ámbito deportivo), estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.

Las apuestas por Internet son un fenómeno en auge y mueven grandes sumas de dinero, especialmente las relacionadas con el ámbito deportivo, siendo la investigación de las actividades delictivas relacionadas con el juego una prioridad para la Guardia Civil, tal y como demuestra esta operación de ámbito nacional con conexiones internacionales, teniendo como perjudicados a cientos de personas cuya identidad fue usurpada para apostar en su nombre sin tributar ante la Hacienda Pública las ganancias generadas.

Dinero y objetos incautados en la operación de la Guardia Civil.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes pertenecientes al Equipo de Delitos Económicos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid y, por su trascendencia internacional, ha contado con la colaboración de miembros de la EUROPOL, así como de la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda. El operativo ha sido coordinado por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Lejos de la élite

La razón por la que esta red delictiva se fijaba en tenistas profesionales, pero alejados de los primeros puestos de las listas, es casi evidente: las grandísimas estrellas del tenis son insobornables, jamás podrían tentarles con cantidades económicas porque ellos ya ganan cifras astronómicas legalmente.

Sin embargo, con jugadores modestos como protagonistas las apuestas levantan menos sospecha, sobre todo si de trata de tenistas ya resignados a disputar únicamente competiciones menores y a ganarlas si quieren lograr ingresos. Algunos de estos sí se ven atraídos por estos ingresos extra y acaban formando parte del negocio.

COMPARTIR: