16 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta competición internacional aumentaría los ingresos de equipos como Real Madrid o Barça y restaría protagonismo a las competiciones domésticas

Los grandes clubes preparan una NBA futbolística de espaldas a la UEFA y a LaLiga de Tebas

Florentino Pérez, en la Asamblea de Compromisarios
Florentino Pérez, en la Asamblea de Compromisarios / Real Madrid
El proyecto de una Superliga europea, promovida por grandes clubes como Real Madrid o Barcelona, amenaza con provocar una ruptura con la Champions League. Josep María Bartomeu comunicó el día en que dimitió que su equipo había aprobado los trámites para formar parte de una competición así, mientras que Florentino Pérez respaldó recientemente esta idea en la Asamblea de Compromisarios anual. Javier Tebas se opone frontalmente y tacha la iniciativa de “clandestina”.

La idea de una Superliga europea está agitando el mundo del fútbol. El formato tradicional de la Uefa Champions League tiene ya descontentos a cada vez más equipos, especialmente a los grandes, motivo por el que se está gestando una competición aún más ambiciosa y lucrativa. Clubes como Real Madrid, Atlético de Madrid o Barcelona son los promotores de una iniciativa que pone sobre la mesa si el deporte rey debe dar un paso más en pos del espectáculo y los ingresos televisivos.

Se trataría de una Superliga a nivel europeo cuyo formato no ha sido definido todavía de forma oficial. No obstante, la apuesta es organizar una liga con alrededor de 30 partidos y 16 equipos, si bien no se descarta que pudieran llegar a 20. Sin duda, implicaría un mayor protagonismo de las competiciones internacionales, ya que el número de encuentros dobla a los 15 (en el mejor de los casos) de la Liga de Campeones actual.

Esto, irremediablemente, llevaría a reducir los partidos de las competiciones domésticas, dado que, si no se hiciera, el desgaste físico de los futbolistas sería desorbitado. Y es algo que genera rechazo en las ligas nacionales. Mientras, a nivel internacional la propuesta contaría también con el apoyo de la Juventus de Turín, el Liverpool o el Manchester United, entre otros.

Florentino Pérez y Bartomeu, grandes promotores

La idea no es nueva y ha revoloteado con timidez por el panorama futbolístico los últimos años. Sin embargo, el impacto económico que ha tenido la pandemia, que ha afectado especialmente a los clubes grandes, ha provocado que haya aflorado con fuerza. Ha hablado de este posible torneo Florentino Pérez, en la Asamblea de Compromisarios anual del Real Madrid. El presidente del equipo blanco hizo una referencia a la iniciativa, tácita, pero lo suficientemente clara para que todos captaran las intenciones del dirigente.

Florentino Pérez, en la Asamblea de Compromisarios. / Real Madrid

En la asamblea, celebrada el 19 de diciembre, el presidente habló de producir nuevos formatos deportivos que seduzcan a la audiencia. “Se necesitan nuevas fórmulas que hagan el fútbol más competitivo, más emocionante y más fuerte. La reforma no puede esperar y debemos afrontarla cuanto antes”, advirtió.

Las menciones indirectas a la idea fueron reiteradas por parte del presidente, ya que, en la parte final de su discurso ante los compromisarios, volvió a sacar el tema: “Todos abogan por la reforma del panorama competitivo. Los aficionados se encuentran con una saturación del calendario que afecta muy negativamente a las competiciones, hasta el punto de que, incluso, tienen dificultades para identificarlas. También hay consecuencias para los jugadores, que se lesionan por la gran cantidad de partidos, algunos de ellos amistosos”.

Con este discurso, Florentino Pérez respaldaba de pleno las intenciones de Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona hasta el 24 de enero, fecha en la que están convocadas las elecciones a la junta directiva del club. El mandatario blaugrana sorprendió a todos sacando este tema el mismo día en el que anunciaba su dimisión. El 27 de octubre informaba en su comparecencia de que el Barcelona había aprobado “los requerimientos para formar parte de una Superliga europea”. “La decisión de jugar la competición deberá ser ratificada por la próxima asamblea”, añadió.

Tebas y la Uefa, en contra

Javier Tebas, presidente de LaLiga, es uno de los grandes opositores de esta idea. En una entrevista en Goal, la tachó de “clandestina”. “Solo he visto a un presidente, Bartomeu, diez segundos hablar de eso. Si realmente hubiera 10 o 12 clubes queriendo la Superliga, lo dirían y sería público”, aseguró el dirigente. Se quejó, además, de la inviabilidad económica del proyecto, indicando que quienes la respaldan no conocen bien cómo funciona la industria del fútbol, y advirtió de que los equipos grandes están solos en España respecto a este asunto.

Incluso, reveló que el Atlético de Madrid estaría en contra de la Superliga, pese a que no la ha rechazado públicamente y que trascendió en octubre que la apoya de forma oficiosa. También se encuentra en la oposición a esta liga el presidente de la Uefa, Aleksander Ceferin, que vería como, de prosperar, se produciría una ruptura abrupta con la Champions League.

Detrás de todo esto se encontraría la cuestión del reparto de los derechos televisivos, ya que los presidentes de los grandes equipos se quejan de que sus clubes salen perjudicados en esta materia con la Liga de Campeones. Los principales clubes de Europa reclaman más ingresos por una competición de este calibre. El Barcelona, por ejemplo, ingresó en la Champions League de hace dos temporadas 117,73 millones de euros, siendo el conjunto que más ganó. El equipo estima que, con la Superliga, la cifra habría ascendido hasta los 500 millones, una diferencia vital para las arcas del conjunto catalán.

COMPARTIR: